Morales: “Sería muy negativo para el país que se intente avanzar sobre la autonomía de Jujuy”

Gerardo Morales estuvo en el diario Perfil para hablar sobre las elecciones nacionales, las provinciales y los siguientes pasos de cara a la asunción de Fernández y la relación que va a tener con la provincia.

Aquí la entrevista completa:

— ¿Es todo de Mauricio Macri ese 40,28% de Juntos por el Cambio?

—Es una parte del pueblo argentino que expresa una idea de valores. Pudo observarse en la movilización que se dio especialmente en las grandes ciudades. Una expresión que tuvo una vía espontánea. Nació con las expectativas de gente que desea un país diferente en el que funcionen las instituciones. Un país donde haya respeto y paz y se tenga la conciencia de que a veces hay que hacer esfuerzos para tener un país mejor. Es una expresión representada en ese poco más del 40%. Mauricio Macri es un dirigente de ese proceso, es presidente todavía. Y tuvo un rol central. Tomó la decisión después de las PASO y de ese resultado tan tremendo, de sobreponerse y de demostrar que tiene fibra y de recuperar el vínculo con la gente. Apostó a la política, algo que muchos veníamos planteando, reclamando por bastante tiempo. En definitiva, acá la clave es la política, antes que la economía. Los mercados se alteran cuando hay debilidad política. También cuando hay crisis.

—¿El fracaso económico fue consecuencia de un fracaso político?

—El fracaso económico tuvo que ver con componentes específicos. Pero hubo componentes políticos. Después de la crisis del tipo de cambio del año pasado y de su profundización de la crisis, hubo un componente político central.

—Aun en los mejores momentos del peronismo con Juan Perón de candidato  hubo un 40% de gente que no votaba a aquella fuerza. ¿Hay un campo político antiperonista que el radicalismo encarnó y que tiene en Juntos por el Cambio continuidad, independientemente de quien lo pueda encarnar como candidato?

—Esta pregunta pone el punto en un tema positivo que deja esta elección: tenemos la oportunidad de que se recomponga el sistema de partidos, seguramente en otro formato, distinto del tradicional peronismo/radicalismo. En un formato de coaliciones de partidos. Una de ellas tendrá al radicalismo como parte importante. Estoy esperanzado con el resultado y la composición de las cámaras. La política tiene una gran oportunidad de recomponerse y salir de la atomización que profundizó la crisis de 2001. Los argentinos tenemos la oportunidad de ir hacia un sistema político democrático, mucho más ordenado. Cambiemos termina con 119 diputados. Ese es el camino para resolver el problema de la grieta, conseguir un equilibrio en el Congreso fundamentalmente. Pero también en la política. Nos brinda la necesidad de que todas las fuerzas políticas tengamos que dialogar: gobierno y oposición, y oposición con gobierno.

—¿La destrucción que produjo el sistema de partidos políticos en 2001 hoy se estaría cerrando?

—Estamos frente a una oportunidad. Por eso tenemos un desafío en Cambiemos: consolidar una fuerza política de una coalición de partidos. El desafío de lograr mayor institucionalidad.

—¿El peronismo también será una coalición de partidos?

—Siempre tuvo una concepción movimientista.

—“Nada nuevo bajo el sol”: Juntos por el Cambio encarna lo que fue el radicalismo con otros nombres y el Frente de Todos representa al peronismo, que siempre existió. Tampoco son novedosas las marchas de Macri luego de las PASO. Durante el kirchnerismo hubo autoconvocados con la 125, con los cacerolazos en el último tramo del gobierno de Cristina; ante la muerte de Nisman se llenó la Plaza de Mayo.

—Es un fenómeno de movilizaciones que tuvieron disparadores. Esta vez tuvieron que ver con una cuestión eminentemente democrática. Todas las movilizaciones que detallás son importantes. Pero tuvieron otros componentes. Esta vez me parece que lo importante es que fue una movilización del pueblo detrás de un conjunto de ideas. Detrás de una propuesta.

—Raúl Alfonsín tuvo su 9 de Julio. Y fue una concentración aun mayor.

—Fue aún mayor. Pero en otro tiempo. En ese momento hubo una gran expectativa por recuperar las libertades, la democracia, el Estado de derecho, salir de las dictaduras.

—Si se liberara a Julio De Vido, o si la sociedad percibiese que los juicios por corrupción se manipulan de manera que genere una sensación de impunidad. ¿No saldría nuevamente una enorme cantidad de gente a manifestarse?

—Sí. Precisamente por una cuestión de valores. Predominaría el tema del fin de la impunidad, la necesidad de que haya justicia en la Argentina. También ahí hubo mucha gente movilizada espontáneamente.

—¿Las redes sociales pueden ser potenciadoras?

—Las redes sociales juegan un rol en términos de conexión entre la gente, de comunicación.

—¿Fue un error de Jaime Duran Barba y de Marcos Peña haber polarizado con el kirchnerismo?

—Fue un error, claramente. El Frente de Todos gana por el acuerdo que se hizo con Sergio Massa. El Frente Renovador le aportó ese poco más del 10% que tenía a nivel nacional. Dejaron de ser una alternativa entre los dos extremos o entre las dos puntas, y llegaron al Frente de Todos. El 15% que tiene en la provincia de Buenos Aires le sirvió a Axel Kicillof para potenciar un resultado. La falla estratégica de Duran Barba y de los que lo siguen tuvo que ver con esta idea de polarización. Fue lo que llevó a que Alberto Fernández y Cristina Kirchner obtuvieran una diferencia importante en las PASO.

—¿Para que pudiera repetirse el escenario de 2015 se necesitaría también que hubiera una tercera vía importante?

—Sí. Si el Gobierno lo hubiese visto estábamos hoy en segunda vuelta.

—Si en Jujuy no hubieras adelantado las elecciones gubernamentales, ¿habrías estado arrasado también por la ola anti Macri?

—Por eso mismo adelantamos la elección. Socialmente, es diferente el centro del país que el norte, que es mucho más complicado. La naturaleza del voto del norte es casi como la del Conurbano.

—¿Se podría decir que vos ganaste en el Conurbano?

—Gané en el Conurbano adelantando. Me parece que María Eugenia Vidal debió hacer lo mismo.

—¿Si ella hubiese desdoblado las elecciones el resultado provincial hubiera sido otro?

—Obviamente. Ella hubiera ganado. Y además, el rol de Sergio Massa en términos de territorio hubiera sido otro con elecciones anticipadas. Sergio se hubiera incorporado de todos modos al Frente de Todos, pero hubiera ganado María Eugenia Vidal. Además, le hubiéramos sacado al Frente de Todos el 50% del manejo de la estructura territorial, que se potencia cuando hay elección de concejales, intendentes, legisladores provinciales. Ahí hubo otro error de estrategia.

—¿Los dos errores fundamentales de estrategia política fueron no haber contribuido a que se generaran las condiciones para que se mantuviese una tercera vía, como en 2015, y al mismo tiempo no desdoblar las elecciones?

—Fueron los dos errores que pusieron el resultado electoral. Todo en el marco de una situación económica crítica que haría impensable que alguien pueda obtener el 40% de los votos. Me refiero a la épica que se generó después de las PASO y que llenó plazas. Una épica que puso a Cambiemos también en una situación de una derrota digna, algo que también debería ser leído por el próximo gobierno.

—¿Fue otro error no haber hecho internas en Juntos por el Cambio como pedía la UCR?

—No lo sé. No estuve de acuerdo en su momento y me parecía que Mauricio Macri tendría que haber sido el candidato.

—En junio dijiste que la estrategia duranbarbista de apostar todo al ballottage era “muy arriesgada, temeraria y una gran irresponsabilidad”.

—Lo dije antes de las PASO. Lo que había que trabajar era llegar con el mejor resultado para octubre. El error de Duran Barba ha sido este. Fue el mismo error de 2015.

Sobre Milagro Sala

—Alberto Fernández fue a visitar a Milagro Sala en prisión. ¿Generará expectativas en su grupo que asuma la presidencia?

—Fue en 2016. Ella tiene expectativas en recuperar la libertad con el nuevo gobierno. Salió Eugenio Zaffaroni a pedir la intervención del Poder Judicial para liberarla. Ese sería un límite. Voy a hacer todo para que se respete la autonomía de la provincia. El Poder Judicial actuó bien y fue validado por la Corte, que validó los procesos. Se retificó la prisión preventiva. También hay una causa con condena en la justicia federal, que fue tres veces a Casación. Hay varias condenas ya en la provincia. Voces como las de Zaffaroni no son las únicas. A ellas se suman referentes del kirchnerismo. Esperemos que el presidente no se sume a ellas.

—¿Qué condenas le quedan por cumplir a Milagro Sala?

—Tiene una condena en el caso de “pibes villeros” de 13 años, una por el caso Lucas Arias, una agresión que termina con muerte, de cuatro años. Hay otra condena de cuatro años más en el caso de un ataque a una comisaría. Está la condena en la justicia federal de tres años que Casación pidió que se impute por otro delito.

—Si la mayor condena es la de 13 años, le queda una gran cantidad de años.

—Sumando todo, tenés 24 años. Y a eso se suma la megacausa. Tuve que sacar una ley que me autorice a poner de nuevo la plata que ya había puesto el Estado para terminar de construir las 3 mil viviendas que dejaron a medio construir, cuyos fondos habían cobrado el 100%. Estoy terminando unas dos mil viviendas. Estoy empezando el último tramo de las mil viviendas que faltan, 600 en Alto Comedero, en Finca Nación, en El Carmen. Voy poniendo unos 1.200 millones de pesos. En realidad, el pueblo es el que ha puesto los 1.200 millones para que esas viviendas se terminen. Un dinero del que tengo que rendir cuentas en la Legislatura. Sería muy negativo para el país que se intente avanzar sobre la autonomía de Jujuy, sobre lo que está haciendo su Justicia. A nosotros nos monitoreron organismos internacionales de derechos humanos que funcionan en el mundo.

— ¿Cuál es el nivel de popularidad hoy de Milagro Sala? ¿Cuál es el nivel de aprobación que ella tiene?

—El 90% de la gente la rechaza y comparte que esté presa.

—¿Y a qué atribuís que personas como el Papa o como Alberto Fernández tengan una visión tan distinta?

—Se tiene mucho desconocimiento al respecto. La causa es ese desconocimiento. Lo que hicimos en Jujuy es construir ciudadanía. Garantizar derechos. Hicimos obras en el country de la Tupac. En todos los barrios de la Tupac, desde Humahuaca, que no tenían ni agua potable. Entregamos títulos de propiedad: ya vamos entregando mil, vamos a entregar mil más que ya tenemos casi listos. Son familias que iban a las marchas de la Tupac, que hoy tienen su título. Lo que las hace más libres.

—Si Milagro Sala fuera liberada, ¿podría ser candidata y recibir votos?

—Creo que no. Por sus condenas tampoco tiene derechos cívicos.

—¿Y si los tuviera?

—El pueblo de Jujuy no la votaría.

—Pero los que la apoyan no son Cristina o Zaffaroni únicamente. Los apoyos vienen del Papa y de Alberto Fernández.

—El Papa se equivoca, está mal informado por lo menos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Política

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...