El Palacio Quemado vuelve a ser sede de gobierno en Bolivia

La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, volvió a elegir al histórico Palacio Quemado como sede de la Presidencia, una función que había perdido hace más de un año tras la inauguración de la Casa Grande del Pueblo, el nuevo edificio gubernamental erigido por el exmandatario Evo Morales.

Poco después de proclamarse gobernante interina, Áñez se trasladó de inmediato a la antigua sede del Ejecutivo, situada a unos metros del Congreso, y entró con una Biblia y entonó el himno nacional, un acto simbólico que rompe con los emblemas del gobierno de Morales.

Fuentes del entorno de Áñez confirmaron a Télam que la nueva presidente dirigirá su gestión desde el edificio colonial, que entre 1853 y 2018 fue sede de la Presidencia.

El Palacio Quemado, que tomó su nombre después de sufrir un incendio en 1875, pasó a albergar desde el 9 de agosto de 2018 un museo y oficinas de Diremar, una instancia técnica que fue parte central en el juicio planteado a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el reclamo por una salida al mar.

La histórica sede de gobierno fue reemplazada entonces por la denominada Casa Grande del Pueblo, un moderno rascacielos de 29 pisos ubicado también en la plaza Murillo de La Paz, justo detrás del antiguo edificio.

En sus 120 metros de altura, el inmueble, visible desde casi toda la capital, alberga las oficias de la presidencia, vicepresidencia y cinco ministerios del Poder Ejecutivo.

Criticado por contrastar con la arquitectura colonial paceña y su alto coste -de 34,4 millones de dólares según el gobierno y de más de 40 millones de acuerdo a los medios locales-, la nueva sede presidencial es también conocida como "el Palacio de Evo".

Sus críticos lo denominan así por ser también la residencia oficial del jefe de Estado.

Según el diario Página Siete, el alojamiento que usaba Morales es una suite de lujo de más de 1.000 metros cuadrados que incluye un gimnasio, una sala para masajes, un jacuzzi y un sauna.

Sin embargo, para el ex mandatario la Casa Grande del Pueblo, cuyo diseño recoge diferentes elementos indígenas, era un símbolo de la nueva Bolivia, pujante y plural.

El Palacio Quemado, en cambio, era para Morales un vestigio del colonialismo que representa a los gobiernos neoliberales que despojaron al Estado de su riqueza, su patrimonio y su memoria.

El Alto resiste

Una multitud de simpatizantes del expresidente de Bolivia Evo Morales desafió en las calles de La Paz, incluso con piedras y choques con la policía, la “vuelta a la normalidad” que buscó instalar la mandataria interina Jeanine Áñez, tras proclamarse en ese cargo luego de la renuncia y la salida del país del líder izquierdista.

Por un lado, la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, bastión de la oposición a Morales, a unos 855 kilómetros al sureste de la capital, amaneció con el fin del llamado “paro cívico” y una vuelta gradual a la cotidianeidad tras las protestas de las últimas semanas. El intento de Áñez en la capital se vio frustrado por la muchedumbre que bajó desde la vecina El Alto.

Derogación

La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, anunció que además de convocar a elecciones, el otro objetivo de su gobierno será la derogación de la sentencia constitucional que permitió que Evo Morales fuera candidato a un cuarto mandato.

“Este mandato presidencial de carácter estrictamente provisional tendrá dos objetivos fundamentales: la derogación de la sentencia inconstitucional 0084/2017 de 28 de noviembre de 2017 y la convocatoria a elecciones generales en el tiempo más breve posible tal y como lo establece la Constitución”, dijo Añez en conferencia de prensa.
La mandataria aseguró que se garantizará un proceso electoral limpio y transparente.

Cúpula militar

La presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, removió a la cúpula de las Fuerzas Armadas y tomó juramento a los nuevos jefes militares, en un acto que incluyó un crucifijo y dos cirios junto a la Constitución.

Áñez designó comandante en jefe de las Fuerzas Armadas al general del Ejército Carlos Orellana para suceder a su polémico camarada Williams Kaliman, quien el domingo sugirió públicamente a Evo Morales que renunciara a la Presidencia de la República. Kaliman había asumido ese puesto en diciembre de 2018, momento en el que se declaró “soldado del proceso de cambio”, tal como llamaba Morales a su gestión, y se refirió al entonces mandatario como “hermano presidente”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...