Bodegas se diferencian con vinos de altura

En Purmamarca, una de las bodegas que produce uno de los vinos de altura es "Amanecer Andino", que trabaja desde hace diez años con sus propias plantaciones de vid en Chañarcito, primero en tres hectáreas y que en el último año se expandieron a dos más. Produce dos tipos de vino: "Amanecer andino" que se elabora con uvas de Purmamarca y otra con uva del valle de Monterrico.

"La uva es 100% local, no compramos", explicó Mariano González de la bodega "Amanecer Andino", agregando que están a 2500 msnm, aunque hay otros proyectos a más de 3000 msnm, y recordó que "están clasificados como vinos de altura".

En la línea "Amanecer andino" cuentan con un malbec 100% de uvas producidas, en tanto la línea del "Corte de la Quebrada" se hace en bodega con uvas de Monterrico y producen varietal tinto de malbec, merlot y cabernet sauvignon.

Además lanzaron una nueva línea de "Amanecer andino" denominado "Vino naranja", hecho con uva sauvignon blanc y se deja fermentar como si fuera un tinto con el ollejo de la fruta, que le da una oxidación y con ello el tinte naranja; y que fue una novedad durante la Feria del Vino. Mientras el corte de blancas lo hacen con sauvignon blanc, chardonnay y torrontés.

Es una bodega chica con 15 mil botellas anuales, y actualmente se aboca a garantizar stock para proveer al mercado local y el producto más requerido es el malbec. Si bien hicieron las gestiones para exportar a Francia y Alemania, prefieren esperar porque se requiere volumen.

Mientras, buscan ser competitivos y es que tienen muchos más costos que otros, ya que si bien la uva es local todo el resto que utilizan deben traerlo desde Mendoza, con lo cual tienen gasto de flete. Actualmente incursionan en el servicio turístico, por lo que están ampliando la infraestructura para recibir turismo internacional con servicios de "picada", ya que no tienen manera de tener gastronomía.

Otra de las experiencias vitivinícolas netamente jujeñas es la "Bodega del Perchel", a 13 kilómetros al norte de Tilcara donde se ubica el viñedo que se creó hace trece años. "Tenemos el entusiasmo de haber logrado un vino diferente a lo largo de los años, mucho esfuerzo y dedicación", precisó Mabel Vargas, la encargada. "Empezamos con implantaciones de syrah, malbec, tanat, cabernet sauvignon y pruebas piloto para ver cómo se van adaptando las cepas a la altura, viñedos a 2.700 metros sobre el nivel del mar, que hace que sea uno de los más altos del mundo", agregó.

Actualmente están produciendo dos etiquetas, "Runa" es bivarietal 100%, un tanat etiqueta "Cactus" y un malbec "Runa". "Cada bodega de la Quebrada tiene un potencial enológico impresionante, pero también hay diferencia en cada proyecto que lo marca el lugar, el agua, la ubicación, el concepto mismo. Nosotros marcamos la diferencia porque trabajamos totalmente natural, sin herbicidas, pesticidas ni químicos", precisó. Cuentan con 6 has, uvas singulares que tienen algo de las aromáticas de la zona. Apuntan a un mercado nacional, y al enoturismo, por lo que atrajo a sommeliers del país y esperan desarrollarlo más.

Reunión de más de treinta bodegas en Jujuy

El sector vitivinícola en crecimiento tuvo en Jujuy una gran vidriera comercial, que permitió un gran acercamiento con los amantes del vino y los potenciales clientes. Fue en la séptima edición de la Feria del Vino que recientemente se concretó en un hotel de Alto La Viña, y logró reunir en dos jornadas a miles de jujeños que degustaron de variedad de vinos de bodegas de todo el país.

Fue también lugar donde las bodegas de distintas regiones mostraron sus nuevos productos, y sirvió para conocer sus características.

Gastón Peppa, gerente comercial de la bodega “San Huerto” de La Rioja (Valle de Aminga), dio una de las charlas durante la Feria del Vino presentando uno de sus productos de alta gama Nina Gold y Grandina, tanto en cabernet franc, petit verdó y moscato ialo.

Explicó que las dos cepas emblema en uva blanca en torrontés y el petit verdó en la uva tinta, se dan de una manera muy particular por la amplitud térmica del valle, que permite obtener un varietal 100%. “Es un vino totalmente liviano y equilibrado 100% para que sea un varietal genuino. El petit verdó que muchas veces se utiliza para hacer cortes, tenemos un suelo y amplitud térmica que sale uno excelente”, precisó.

Presentó entre ellos un cabernet franc, de edición limitada y con el de la cosecha 2017, que en Alemania sacó medalla de oro con 97 puntos en Mundo Vinis. También prevén sacar un Nina malbec rosado dulce, y prevén sacar una línea orgánica nueva, con tinto, rosado, y es que se abren al mercado de la nueva generación y el consumo tradicional. “Queremos estar en las veinte bodegas que hacen vinos para el paladar argentino”, aseguró Peppa

La diferencia de estos vinos riojanos se da por el suelo, la gran amplitud térmica, y viñedos de muchos años, superior a 40 años, que permite sacar vinos con sus características y personalidad.

En el país comercializan en Patagonia, Centro, La Rioja, Córdoba y Santa Fe, llegaron a Misiones, Buenos Aires y están incursionando en el NOA. Además abren mercados nuevos en Europa, Brasil, Estados Unidos, Canadá, y cuentan con una bodega en China, donde se elaboran.

Llegaron de todo el país

La séptima edición de la Feria del Vino reunió alrededor de 30 bodegas de todo el país, de Mendoza, San Juan, Jujuy y Salta, organizado por Antonio Ferreyra.

Participaron las bodegas Domingo Hermanos, Yacochuya, El Itinerante, Quara, Rutini Wines, Familia Falasco, Chandón, Nanni, López, Salentein, Viniterra, Mosquita Muerta, Zuccardi, Colomé, Los Haroldos, Ruca Malen, El Transito, Bianchi, El Perchel, Amanecer Andino, Fernando Dupont, El Esteco, Etchart, Ernesto Catena, San Huberto, Crotta, Clos de los Siete, California. Hubo ongs y productores que se sumaron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...