Preocupa deterioro de los frescos de la San Francisco

Entre los monumentos históricos nacionales de Jujuy se encuentra la Iglesia San Francisco, un bien que fue construido en 1927 y que por el paso de los años, la humedad y la falta de iluminación adecuada, su cúpula presenta daños y corre un alto riesgo de perder la capa pictórica original de los frescos de la base la misma.

Las pinturas de la basílica son del año 1930 realizadas por los decoradores de iglesias Julián Martínez y Franco Bússola.

En diálogo con El Tribuno de Jujuy, el padre de la basílica Sergio Martín expresó que se encuentran preocupados por la situación estructural de la iglesia debido a que "tiene deteriorados los frescos de la base de la cúpula, sus laterales, el crucero y tiene también filtraciones por las constantes lluvias".

Por su parte la coordinadora del Museo Franciscano, Cristina Jorge, informó que durante la guardia del anterior padre Juan José Núñez lograron que una empresa realice un presupuesto solicitado por la Comisión Nacional de Monumentos, que dicho sea de paso arrojó costos de restauración "inalcanzables para la iglesia". Pero pese a la realización del mismo, el proceso no siguió con su curso debido a que desde la Provincia "nos pidieron que hagamos dos presupuestos más", comentó Jorge.

En este marco expresó que "lo que nos está faltando es información acerca de cuáles son las empresas idóneas para intervenir este edificio. Este es un dato que desconocemos por completo y más que en Jujuy no hay gente especializada en restauraciones de este tipo y quién mejor que desde la Dirección de Monumentos para que nos oriente en este tema".

Detalles del proceso

La directora provincial de Patrimonio, Valentina Millón, explicó que "lo que está frenando un poco su proyecto es que hubo observaciones y la falta de realización de pruebas químicas específicas para asegurar que la intervención necesaria sea la mejor posible", informó.

Y sobre la disyuntiva sobre a quién le corresponde correr con los gastos de las pruebas faltantes, la funcionaria aclaró que "no es real que los propietarios de los edificios declarados (monumentos históricos) no pueden hacer nada (obras). Lo que es real, es que el proyecto de intervención tiene que estar aprobado por la Comisión Nacional de Monumentos", remarcó.

Sobre el caso de esta basílica, explicó que "al ser un edificio privado dependemos de la Comisión Nacional y de los tiempos de los franciscanos".

Por último, destacó que la Comisión Nacional no posee fondos propios y que por lo tanto no puede avanzar con las obras de los más de 1.700 bienes de todo el país. Pero para asegurar una adecuada preservación de los monumentos y para evitar intervenciones indebidas en el patrimonio nacional, un equipo técnico se mantiene asesorando los proyectos existentes, tarea que justamente solicita la basílica.

Restauración de Bandera de la Libertad Civil

 

Sobre la Bandera Nacional de Libertad Civil, Símbolo Patrio Histórico, se encuentra trabajando el equipo de restauradoras en el marco del programa de Restauración y Puesta en Valor, proceso que está en su etapa final.

El equipo está integrado por las especialistas Patricia Lisa, María Dora Lasalandra, Ivana Rigacci y María Sol Balcarde.

“Estamos iniciando la etapa final de la restauración, trabajando en la consolidación de la capa pictórica con completamiento de faltantes y la limpieza de manchas en la tela de raso blanca de la bandera. El trabajo también incluye solucionar algunos problemas de costura que están muy visibles y diferentes procesos para estabilizarla”, expresó la directora provincial de Patrimonio, Valentina Millón.

De acuerdo al diagnóstico que culminó el año pasado, los resultados químicos obtenidos este año indican que la Bandera Nacional de la Libertad Civil presenta diferentes tipos de daños, teniendo en cuenta que fue una bandera que durante mucho tiempo estuvo en diferentes lugares, motivo por el cual se la llegó a llamar “bandera viajera” porque no sólo estuvo en Jujuy, sino también en Tucumán, Santa Fe, etc, y al ser de una naturaleza tan frágil, se le observan muchas y diferentes costuras, roturas y manchas.

Decisiones clave

Se trata de un textil que se encuentra totalmente adherido a un lienzo, situación que se descubrió cuando se hizo la restauración del año 1950 por un incendio que se produjo en la Casa de Gobierno. “La persona que vino hacer el trabajo tomó la decisión de adherirla completamente con un tipo de goma laca, por consiguiente, eso ayudó a que haya más tensiones debido a su posición vertical, pero esta fue una decisión de la que no se puede volver atrás”, contó Millón para dar un panorama desde dónde se encuentra trabajando el equipo. “Estamos haciendo lo mejor que se puede hacer y es en eso que están trabajando las restauradoras. Lo que importa no es tener una bandera bonita, sino que este bien tan preciado por los jujeños y del que tenemos que estar muy orgullosos se mantenga para las generaciones futuras y que no tengamos que verla a través de un libro, sino que podamos visitarla. La intención es hacer el mejor trabajo para su preservación por muchos años más”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...