"No sé si conviene una reforma constitucional o una nueva Constitución"

Argentina atraviesa un momento muy particular, con un cambio de Gobierno en puerta. ¿Cómo ve a la Justicia Argentina en este contexto?

Es un momento especial de cambios importantes, no solo por el recambio del presidente de la Nación y equipos, sino porque es un cambio que, a mi entender, es importante teniendo en cuenta que estamos saliendo de una gestión tremenda, triste, dramática y entrando en una gestión que, todo hace pensar que va a ser positiva, así que desde ese punto de vista estamos encaminados; estamos en un momento crucial en la región, muy convulsionado por distintos focos, todos graves, interesantes. Menuda tarea la de Alberto Fernández y Cristina.

¿Debería haber juicio político para Mauricio Macri?

Habrían motivos de sobra, pero hay que analizar los mecanismos de esos juicios políticos y de otros mecanismos de control que este Gobierno se encargó de desactivar. De hecho yo he denunciado al presidente Macri en varias oportunidades pidiendo juicio político. Pero estas denuncias fueron hechas en la Cámara de Diputados, que es donde hay que hacerlas y esas denuncias que hicimos con el doctor Barcesat, se presentan dirigidas al presidente de la Cámara de Diputados, y no tuvieron trámite, es decir las causales estaban, están y seguirán estando. La primera fue referida al caso Chocobar, es decir un presidente de la Nación que recibe a un hombre que mató por la espalda a una persona desarmada, y que al Presidente le consta que esto fue así porque ha visto las imágenes previas y decide invitarlo a Casa de Gobierno y felicitarlo, es un mensaje social gravísimo que después causó más muertes. Luego cuando matan de un balazo en la nuca a Facundo Ferreira en Tucumán, el niño de 12 años, ahí ampliamos la denuncia contra Macri y no funcionó. Si los mecanismos de juicio político y otros controles son desactivados como hizo este Gobierno adrede desde el primer día que asumieron, las causales van a seguir estando, el tema es qué tratamiento se le va a dar. Yo imagino y espero que la nueva gestión, que de hecho ideológicamente tiene una visión muchísimo más favorable a los derechos humanos que Mauricio Macri, realice algún tipo de investigación y haya una especial sanción, porque los daños que ha generado este Gobierno son realmente enormes.

¿Además de estas que menciona, hay otras cuestiones sobre las que se debería indagar al presidente?

Sí, comenzando por Chocoar, las muertes posteriores como las de Santiago Maldonado, todos los presos políticos, que es gravísimo y que son producto de una persecución pensada y sistematizada por este Gobierno desde el primer día de gestión, algo que no se puede discutir y que personalmente me consta porque lo padecí. Eso llevó a la persecución con procesamientos, incluso con prisión de mucha gente en la República Argentina, una actividad completamente incompatible con la democracia al punto de que Naciones Unidas recibió denuncias sobre este tema, le dio curso y el viernes de la semana pasada ha intimado al Gobierno argentino que en 60 días informe sobre esto, de modo que los únicos que discuten estas situaciones son los que han violado la ley, o sea el Gobierno. A eso habría que agregar otra cantidad importante de delitos que se han cometido incluso desde el punto de vista económico. Queremos que esto se aborde porque se lo deben a quien fue perseguido, a quien perdió su trabajo, a quien por un plan de gobierno económico completamente egoísta como es el neoliberalismo que aplica el Gobierno de Mauricio Macri, hubo mucha gente afectada que tiene que ser resarcida.

El contexto regional en sí esta convulsionado. ¿Qué opina de lo que ocurrió en Bolivia con el presidente Evo Morales?

Es un golpe de Estado desde cualquier punto de vista que se lo mire, no hay duda de eso y hay que estudiarlo en el contexto regional; estamos en un momento de avance de la derecha muy fuerte en la región. En Brasil, la asunción de Bolsonaro no es una cuestión menor, un hombre con pensamientos absolutamente extremos, de extrema derecha inédita; tenemos a un Piñera que desconoce la realidad chilena por completo con un pueblo en la calle reclamando, después de 30 años de postergación. Con una Bolivia, no solo con el derrocamiento de Evo Morales, sino con todo lo que eso significa, el contenido racista que conlleva porque si bien el conflicto tiene un origen económico, donde está involucrado el litio, el gas, como han sido todos los golpes de Estado de la región, además esto tiene un componente agregado que es el racismo. Esto implica un doble retroceso, por una lado político por haber vuelto a un golpe de Estado que creíamos que no iban a volver y después un retroceso ético como lo son estas expresiones racistas en un pueblo como Bolivia.

¿Cree que a Argentina le hace falta una reforma constitucional?

Yo creo que sí. Hay gente muy capaz que está estudiando esto y lo afirma hace tiempo. Yo coincido en que sí es necesario, pero no sé cuál es el apuro, yo creo que cuando se desea hacer las cosas rápido se hacen. Argentina ya tuvo una reforma en el año 94 que más allá de la reelección que perseguía quien la impulsó, la verdad es que se incorporaron las comisiones sobre Derechos Humanos con la máxima jerarquía, lo cual es un hecho revolucionario, aunque es lógico que no se utilicen del todo en regímenes como este por la ideología de este Gobierno, pero aun así fue una adquisición importantísima. Igualmente a mi parecer se quedaron a mitad de camino o fue útil para esa etapa y hoy, 25 años después, estamos viviendo nuevos desafíos. Yo creo que las sociedades tienen que tener la flexibilidad necesaria para que esos nuevos desafíos encuentren una respuesta en reformas. Incluso yo no sé si conviene una reforma constitucional o directamente una nueva Constitución,

¿Qué aspectos de la Constitución urgen más actualizar?

Si tuviera que elegir uno, inequívocamente elegiría la Justicia. El Poder Judicial es un lugar muy sensible en nuestro país, un sector del Poder Judicial ha sido de los cómplices más efectivos que ha tenido el régimen de Mauricio Macri, sino hubiera sido imposible llevar adelante un plan de saqueo como el que llevó y todavía no terminó. Recordemos que la Justicia federal ha acompañado los golpes de Estado en la República Argentina desde 1930, que fue el primer golpe de Estado y 4 días después la Corte Suprema de la Justicia de la Nación convalidó el golpe de Estado. Es decir ninguna dictadura en Argentina necesitó cambiar la Justicia, entonces yo creo que un gobierno democrático, como tengo la convicción de que vamos a empezar a tener a partir del 10 de diciembre tiene un desafío, dentro de otros desafíos, y si tuviera que elegir el más importante sería el de una reconversión completa de la Justicia argentina, porque sin la Justicia reconvertida no vamos a poder aplicar aquellas normativas que en el 94 incorporó la Constitución. Tenemos una normativa extraordinaria, las convenciones son la legislación máxima de Argentina, pero no se ve en la calle todos los días.

Con el cambio de Gobierno, en Jujuy se instaló la idea de que esto podría ser favorable a Milagro Sala. ¿En qué medida puede tener injerencia la gestión de Fernández en el caso Sala?

Milagro Sala está incluida en causas de la provincia de Jujuy, por lo tanto la que tiene injerencia es la Justicia provincial, y en segundo lugar, más allá de mi convicción personal de que Milagro Sala es una presa política, y no estoy entrando en el contenido de cada una de las causas, lo que sucede con Milagro Sala y su encarcelamiento debe ser analizado en el contexto de un plan de persecución que tiene objetivos políticos más allá de los ingredientes que cada causa contra ella tengan. Sé que fue absuelta en una de las causas, de modo que sin entrar en detalles que uno no conoce, tengo la fuerte convicción de que en ese plan de persecución, nacional y provincial, Milagro Sala es una de las personas perseguidas, con independencia de los detalles de cada causa. Acá lo que hay que analizar es en perspectiva la decisión de la Justicia federal, nacional y provincial, que han acompañado este proceso, a mi entender de ilegalidad, que ha llevado adelante el Gobierno de Mauricio Macri.

Ya trascendieron los nombres de quienes conformarían el gabinete de Alberto Fernández ,¿qué expectativa tiene sobre todo para el Ministerio de Justicia?

Mi expectativa es alta. En primer lugar porque el régimen que se va es delincuencial, y en segundo lugar porque creo que Alberto Fernández es un hombre honesto, sensible y que con su conocimiento, sobre todo en materia judicial, va a trabajar de otra forma. No conozco al ministro que se menciona como posible ministro de Justicia, pero en realidad vamos a tener que esperar cuando asuman y comiencen a gobernar. Cada día que pase después del 10 de diciembre, nos va a ir confirmando o no si estamos ante un hecho auspicioso para el país.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...