Subastarán el auto que utilizó "Toretto" en la escena final de Rápido y Furioso 7

Los coleccionistas podrán adquirir el Dodge Charger Maximus de 1968 que manejó Vin Diesel en la escena final de Rápido y Furioso 7. Será subastado en los Estados Unidos mañana, sábado 23 de noviembre, por un precio inicial que no fue informado.

El Charger Maximus con el que Vin Diesel hizo de las suyas en la séptima entrega de Rápido y Furioso tiene características únicas. Entre ellas, se destaca el chasis personalizado (lo hizo Scott Spock Racing) con un 400 por ciento más de rigidez y 5 pulgadas más ancho.

El trabajo de preparación del Charger Maximus no fue fácil: Scott Spock Racing tardó más de 16 mil horas en tenerlo listo.

Debajo del capot lleva un infernal motor Hemi V8 biturbo 9.4 litros construido por Tom Nelson y capaz de producir 2.250 caballos de potencia. Gracias a esto, acelera de 0 a 100 km/h en 1,8 segundos y llega a 257 km/h en apenas 8 segundos.

También cuenta con suspensión coilover totalmente ajustable, frenos de 14 pulgadas con pinzas de seis pistones y sistema de control de tracción basado en el GPS.

En el interior, tiene tapizados en cuero italiano, alfombras alemanas, sistema de sonido SSR personalizado y un aislamiento acústico y térmico.

Una de las escenas más recordadas de la película lo tiene como protagonista al vehículo en cuestión y a un Toyota Supra, conducidos por Vin Diesel y Paul Walker, respectivamente. En la que, además de marcar el final de la película, es una emotiva despedida al personaje Brian O'Conner. 

Mirá la emotiva escena en el que se homenajea al emblemático coprotagonista de la saga, Paul Walker.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...