Dolor preocupación y protagonismos

Todavía duelen las muertes de ocho trabajadores en el Ingenio La Esperanza. Cuesta sacar de la memoria las llamaradas, los restos humeantes y retorcidos. Aún resuenan las declaraciones de esos hombres duros hechos al trabajo pesado y al sacrificio, que recordaban entre lágrimas a sus compañeros relatando anécdotas de la tragedia. Aún emociona el trabajo de los bomberos, los servicios de salud, los policías, y la gente que sin tener otra cosa a mano, acercaba agua fresca para dar de beber a los gladiadores que luchaban contra el fuego y el calor sofocante de La Esperanza. Todavía se debe valorar la rápida y positiva reacción de la empresa propietaria y del sindicato local; de los organismos del Gobierno provincial, con todos sus recursos puestos al servicio de mitigar la angustia; y la reacción de sectores políticos y sociales que ofrecieron sinceramente su ayuda y su corazón. También cuesta entender la rapidez de algunos (ratas!) que, olfatearon ganancias y salieron a buscar culpables y réditos políticos o económicos sobre las cenizas aún ardientes y los muertos sin reconocer. Al que le quepa el sayo... Hoy se impone la prudencia, el silencio respetuoso, y dejar que dos protagonistas actúen para poner fin al horror vivido: Dios, que con su infinita bondad, acaricie los corazones de los deudos y los llene de consuelo y resignación. Y la Justicia, que sin interferencias, sin concesiones y lo más rápidamente posible deslinde o cargue responsabilidades, sea a quienes sea que les toque asumir una u otra decisión final.

La vida sigue y la vorágine de la actualidad no da tregua. El aborto reabre grietas, el "Huracán K" bajó de La Habana a Buenos Aires, removió versiones, reacomodó nombres e hizo sentir su potencia. Los legisladores rechazaron aprobar la ley de "ficha limpia" para los candidatos, reforzando la idea popular de que para ellos la política seguirá siendo un aguantadero. Papelones e incoherencias de los gobiernos saliente y entrante siguen al orden del día. Pero una preocupación gigante para los jujeños asomó entre los preparativos del cambio de gobierno. Voceros del presidente electo dicen estaría dispuesto a frenar el desarrollo de los proyectos de energía renovable. Afirman sus asesores en la materia que los esfuerzos de Alberto se concentrarían en la producción hidroeléctrica, gasífera y petrolera con Vaca Muerta como nave insignia, desalentando los proyectos eólicos y solares, donde particularmente Jujuy tiene apostado su futuro. Se condenaría a estos desarrollos por sus altos costos, por su lejanía de los grandes centros de consumo, lo que obliga a realizar grandes gastos en las redes de transmisión para su aprovechamiento. Si bien es cierto que el monumental Parque Solar Cauchari está casi listo (hace horas inversores del EximBank Chino aplaudieron el avance del proyecto), resta el final de su estación de transferencia. La ralentización de los trabajos y la eventual paralización de su ambiciosa ampliación, afectaría notablemente a Jujuy. A eso se debe añadir la versión del equipo de "energéticos" del nuevo gobierno, que aseguran que "Alberto pesificará las tarifas de la energía", con lo que quedarían en jaque los contratos en dólares a 20 años, que por el sistema de PPA (Power Purchase Agreement) -base del desarrollo de los parques- deberían recibir altos subsidios en dólares, algo que comenzó a cuestionarse fuertemente. Lo cierto es que los saldos exportables del gas y petróleo aportarían dólares frescos y rápidos, pero solamente si la matriz energética renovable no se deja de lado. Aquí juega el ingrediente político que indica que el Gobierno del Frente de Todos va dispuesto a borrar todos los rastros de la gestión de Cambiemos, entre cuyos ejes se encontraban esos parques solares y eólicos. Por ahora, el gobernador Sergio Uñac y funcionarios de San Juan, también provincia solar, pusieron el grito en el cielo, y se supone que Jujuy hará lo propio. El gobernador Morales tiene en el centro de su gobierno el cambio de la matriz energética y seguramente lo defenderá con todas sus fuerzas. El destino de Jujuy está altamente comprometido en ello y es uno de los puntos más altos de la aprobación de la gestión de GM. Por ahora las indefiniciones y el "pivoteo" del presidente electo alimentan la incertidumbre. No se trata de generar zozobra, sólo de advertir que el respeto de los contratos firmados y la continuidad jurídica de los estados, no pueden quedar subsumidos a caprichosos cambios de signo político. Y menos aún, cuando se juega el futuro de una provincia.

El PJ adelantó parte de su futuro. El diputado provincial y presidente del Partido en el distrito Jujuy Rubén Rivarola, confió a sus pares del bloque "que en un año o año y medio" a partir de su reasunción en su banca presentará su renuncia a ese cargo, "con el propósito de dedicarme desde el llano a organizar la campaña con miras a la candidatura a gobernador en el 2023". Aunque no fue novedad -RR ya había adelantado varias veces su aspiración por la Gobernación-, el anuncio formal disparó especulaciones e interrogantes. Rivarola los minimizó señalando que alejado del compromiso parlamentario, se dedicaría "a armar equipos de campaña y de gobierno y a recorrer la provincia todas las veces que sea necesario". "No hay compañeros de fórmula ni acuerdos de superestructura. Hay que tener el claro que la discusión previa se deberá llevar a una interna partidaria que legitime cualquier aspiración y después se verá el resto". La aclaración igual encendió el reguero de pólvora que recorre los caminos del peronismo en toda la provincia. Seguramente apurará alineamientos -y "desalineamientos"- entre los más apurados. Y ya prendió alertas en algunos que con el Gobierno nacional en manos de Fernández y Fernández ya se sentían "números puestos" y con la bendición en mano para buscar llegar a sentarse en el mítico sillón que estrenó José María Fascio un 18 de noviembre, hace 185 años.

Los radicales tienen lo suyo. Todos detrás de Gerardo Morales esperan que las piezas se acomoden en la Nación. La UCR tendrá su round interno, y luego buscará sin romper su alianza con el PRO, el protagonismo que mereció y nunca tuvo en cuatro años. GM tallará fuerte. Ya alzó el volumen de sus críticas y si bien es frentista, no regalará más espacios. Mauricio Macri no está dispuesto a que le recorten su condición de jefe de la oposición. Quiere ocupar el lugar en el centro del ring que él le asignó a Cefk para esperar el 2023 con optimismo. No son los planes del GM. En Jujuy siguen aprestos para la Convención Provincial. Un actor inesperado, Normando "Chiqui" Álvarez García deja la embajada en La Paz, Bolivia y se suma a la escena jujeña donde la UCR consagrará presidente del partido a Alberto "Piqui" Bernis, en reemplazo de Mario Fiad, listo para nuevas ocupaciones. Mientras persiste el interrogante cuál será el rol reservado al poderoso intendente de la capital, Raúl "Chuli" Jorge; y qué niveles alcanzará la reprogramación de la relación con los socios peronistas de Primero Jujuy, algunos de los cuales remedando a los radicales a nivel nacional, esperan mejor trato de parte del radicalismo local que poco y nada los hizo participar en este tiempo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Importante ahora

cargando...