Hemolinfoide, estómago y próstata en los hombres

Jujuy a diferencia del resto del país, tiene tumores que afectan más, y la característica se repite en ambos sexos. "En hospitales de Buenos Aires los más frecuentes en el hombre son de pulmón, colon y de vejiga urinaria, y en Jujuy son hemolinfoide, estómago y próstata. En las mujeres en casi todos lados es más frecuente el de mamas, y nosotros tenemos al revés, mayor cantidad de cuello uterino, segundo mamas, tercero hemolinfoide, y vesícula biliar que es una característica de la región", precisó Oscar Marín, patólogo del hospital "Pablo Soria" a cargo del registro.

Explicó además que una particularidad dentro de los linfomas, que habitualmente está identificado con los ganglios linfáticos, es que en este registro hospitalario del Soria "tenemos el 82 % de extra ganglionares, completamente al revés de cualquier estadística. Nosotros tenemos como sucede en Corea o en Japón mucha mayor frecuencia de extra- ganglionares que ganglionares, y entre los más frecuentes son de aparato digestivo, de piel y de médula ósea", precisó. El restante, 18 % es de linfomas ganglionares.

Otra particularidad que es en linfomas de células T, que son raros en cualquier lugar, y casi duplican al linfoma de Hodgkin. "Es toda una rareza la casuística nuestra, que predominan los extraganglionares, y que los linfomas de células T son más numerosos que linfoma de Hodgkin", precisó el patólogo. Es que los casos de linfomas de linaje celular B son 228 casos; linfomas de linaje celular T 43, y linfoma de Hodgkin 27, en el mismo lapso entre 2013 y 2018.

Explicó que probablemente tenga que ver con que, "los aymaras están infectados con virus de HTLV-1 y son muy sensibles al virus de Epstein Bar (EBV)", dijo. Es que comparado con otras provincias Jujuy tiene frecuencia de tipos de cáncer distintos.

Dentro del cáncer al aparato digestivo en general con 289 casos, el más frecuente es de estómago con 104 casos; colon con 54 y recto con 27 casos. En ese marco, el de vesícula biliar es muy frecuente en mujeres jujeñas.

"El cáncer de vesícula biliar es de toda la vida, justamente es una característica acá. Acá es endémico; y la mujer amerindia es la de mayor riesgo mundial en cáncer de vesícula biliar, toda la vida hubo", explicó al respecto el patólogo Oscar Marín. El registro entre 2013 y 2018 es de 80 casos y la mayoría afecta a mujeres.

Recordó que en el 2000 presentó un trabajo en el Congreso Argentino de Gastroenterología donde registró 129 casos en Jujuy que para sus pares de Buenos Aires el número parecía inverosímil frente a la estadística nacional, sin embargo sus colegas de Bolivia y Chile coincidieron en que tenían el mismo problema en las poblaciones mapuches y aymaras

En las glándulas anexas al tubo digestivo son 11 los casos de cáncer primitivo de hígado, 80 de vesícula biliar, y 11 de páncreas. "O sea que 76 % son de cáncer de vesícula biliar, y de eso entre 80 y 90 % de mujeres, claro predominio", precisó.

En cáncer de mamas en 1 mes llegan a tratamiento

En el hospital “Pablo Soria” también se lleva adelante otro registro, a cargo del Instituto Nacional del Cáncer, y determina otros datos vinculados al seguimiento del paciente oncológico, haciendo cruce de datos.

Está a cargo de Carla Bertello, quien lleva adelante otro tipo de gráfica sobre diagnóstico de tumores ya que al recibir la historia clínica, y puede determinar la intención del tratamiento, la respuesta al mismo, evolución de pacientes, situación del último contacto, cuántos abandonaron el tratamiento, datos que pueden dar origen a políticas sanitarias y prevención. Es que se hace un cálculo de oportunidades del paciente, es decir contemplando cuánto tiempo de demora se registra entre la aparición de los síntomas y la primera consulta que varía según el tipo de cáncer.

“Entre que hace la primera consulta hay unos cuatro meses de demora en piel, 4 en estómago, 3 en médula ósea, 2 meses en mamas. Pero dentro de la primera consulta al diagnóstico estamos dentro de un mes en realidad, entre que se hace la biopsia y el diagnóstico estamos en 2 semanas”, precisó el patólogo Oscar Marín, a cargo del Rita. Explicó que entre la primer consulta al tratamiento hay un mes de demora para el cáncer de piel, dos meses de demora para el de estómago. La demora para cáncer de médula ósea es de un mes y el diagnostico está en cero, ya que se hace ahí nomás la biopsia, el diagnóstico y en un mes ya está en tratamiento. “En mamas en un mes están en tratamiento, en cuello uterino demora más”, agregó el patólogo.

A veces, según explicó con base en datos del área de oncología, se podría tratar antes pero el estado clínico del paciente les impide dar quimioterapia apenas determinan el diagnóstico. Por ello Marín destacó que en relación a otras provincias, en Jujuy es bastante rápida la atención y llegada al tratamiento. “En cuanto a la intención del tratamiento en la mayoría de los casos es adyuvante nada más, en un 33 % es curativo, en un 12 % es paleativo, son pacientes en los que no se puede hacer nada”, precisó Marín. Y sobre la respuesta al tratamiento de cáncer en el de cuello uterino que es primero en mujeres en la provincia de Jujuy, el 80 % tuvo remisión parcial; el 3 % de remisión completa, 3 % de progreso de enfermedad; 2 % de enfermedad estable; 4 % fue ignorado, y enfermedad estable 2 %. En cuanto a la respuesta al tratamiento específicamente en cáncer de mama, el segundo que afecta más a las mujeres jujeñas, en el 68 % de los casos es remisión parcial; remisión completa en 12 %; sin evidencia de enfermedad en un 9 %; enfermedad estable el 3 % y un 1 % avanzó la enfermedad.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...