Rechazan imputación a exfuncionaria

El Juzgado de Control Nº 1 a cargo de Gastón Mercau rechazó el pedido de elevación a juicio del fiscal de Investigación Aldo Lozano, quien meses atrás imputó a la entonces directora de Protección Integral de Niñez y Adolescencia Gabriela Ferreyra Jenks, por supuesto "incumplimiento a los deberes de funcionario público".

Oportunamente Lozano había promovido acción penal en contra de la exfuncionaria porque entendió que en el crimen del niño palpaleño Alexis Mamaní ocurrido en marzo del año pasado, ella no habría actuado como tal.

Para que se entienda, Lozano consideró imputar a Ferreyra, a una trabajadora social y a una psicóloga (estas dos últimas integrantes del gabinete de la Oficina de Protección de los Derechos de Palpalá) porque entendió que el niño asesinado y su hermano atravesaban una "situación de vulnerabilidad".

Ahora bien, en la resolución del magistrado no solo se consideró que la conducta de Ferreyra no encuadra en una figura legal, sino que además dejó en manifiesto que "no resulta razonablemente lógico pretender que la directora de Niñez y Adolescencia tenga un conocimiento detallado de los casos que tramitan bajo la órbita de la Dirección en toda la provincia (...) y además en los informes no se habían detectado indicadores directos de una situación de maltrato infantil".

Es decir que el juez consideró que con ese criterio también debiera estar imputada la entonces ministra de Desarrollo Humano Ada Galfré.

No hay que dejar de lado, que a consideración del magistrado, la imputación en contra de Ferreyra fue "genérica" y para la mujer agraviada fue hasta "arbitraria".

El crimen de Alexis Mamaní caló hondo tanto en el Poder Judicial como en el Ejecutivo, pero no hay que perder de vista que los informes del gabinete de la OPD de Palpalá, dieron cuenta que los niños no estaban en situación de riesgo conviviendo con su madre. Al contrario, Ana Cecilia Gómez, que hoy está imputada por el crimen de su hijo Alexis, demostró que cuidaba de sus hijos.

La imputación a la joven abogada, que con el tiempo la misma Justicia echó por tierra, dejó sin poder acceder a una terna que había ganado con el promedio meritorio más alto, además de tener que renunciar a su cargo de directora.

Asto otra vez dejó al descubierto las notables diferencias de interpretación judicial entre el Ministerio Público de la Acusación y el Juzgado de Control.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...