La tasa de empleo cayó 2,7% en la capital jujeña

 

El 46% de los asalariados de la provincia trabaja en el sector público, el 45% en el sector privado y el 9% trabaja en casas particulares.

El último informe del Ministerio de Trabajo de la Nación, difundido el mes pasado, indica los datos que surgen de la encuesta permanente de hogares (EPH) relevadas por el Indec, según el cual en el tercer trimestre de 2018, la tasa de actividad del aglomerado de San Salvador de Jujuy se redujo 3,5 puntos porcentuales y se ubicó en un nivel del 43,2%, al tiempo que la tasa de empleo cayó 2,7 puntos, alcanzando un nivel del 41,2%. En el conjunto de los 31 aglomerados, se observó un crecimiento tanto de la tasa de actividad 0,4 % como de la tasa de empleo 0,1 %, ubicándose en el 46,7% y el 42,5% respectivamente.

La tasa de desempleo del aglomerado fue de 4,6%, en el tercer trimestre de 2018, presentando un descenso interanual de 1,3%, por debajo de la tasa registrada en el total relevado (9%), donde se incrementó 0,7 puntos porcentuales entre el tercer trimestre de 2018 y 2017.

En relación al subempleo, se observó un descenso de 2,1 puntos porcentuales en San Salvador de Jujuy, ubicándose en un valor menor, 10,6%, que en el total de los aglomerados relevados que asciende al 11,8%.

Por su parte, la tasa de empleo no registrado del aglomerado se ubicó en el 31,6% en el tercer trimestre de 2018, es decir, 2,7 puntos porcentuales por debajo de lo observado en el total de aglomerados relevado en el mismo período, es decir, el 34,3%.

En cuanto a la evolución mensual del empleo privado registrado en el aglomerado Gran Jujuy, el informe destacó que en el mes de noviembre de 2018, el empleo privado registrado se redujo 0,7% respecto a octubre del mismo año, mientras que en el total de aglomerados se redujo un 0,1%.

En términos interanuales, se observa que en el Gran Jujuy hubo una caída del 2,2%, y en el promedio de los aglomerados del país relevados el descenso fue del 1,9%.

En cuanto a la evolución mensual del empleo privado registrado de la provincia, en el mes de octubre de 2018, la cantidad de asalariados registrados del sector privado de la provincia de Jujuy era de 62,3 mil. Esto implicó un incremento del 0,8% en relación con el mes anterior, mientras que en el total del país se redujo un 0,4%. En términos interanuales se registró un aumento del 5,3% en la provincia y un descenso del 1,1% en el promedio nacional.

Sector público y privado

Según el último dato difundido por el Gobierno nacional, el 46% de los asalariados de la provincia trabaja en el sector público mientras que el 45% trabaja en el sector privado y el 9% trabaja en casas particulares. Este dato corresponde al año 2017. Cabe apuntar que en la provincia, de 201 mil asalariados -representan el 76% del total de la población económicamente activa- 93 mil son empleados en el sector público, es decir el 46%, de los cuales 92 mil están registrados, lo que representa el 99% y los no registrados son mil, o sea el 1%.

Del mismo modo, en el sector privado trabaja el 45% de los asalariados de toda la provincia, -unas 90 mil personas- y de ellas están registradas 43 mil, es decir el 48%, y no registrados 47 mil, o sea 52%. En tanto, el trabajo en casas particulares abarca a 18 mil personas, el 9% del total, de las cuales sólo el 10% (dos mil personas) se encuentran registradas. El 90% de los trabajadores en casas particulares (16 mil personas) está en negro en Jujuy.

Del informe se desprende además que de la estructura socio ocupacional de la población, el trabajo informal se define como una actividad desarrollada por fuera del marco normativo legal, sin los derechos ni beneficios estatuidos o provistos por la ley. Se encuentra conformado tanto por asalariados no registrados como por trabajadores por cuenta propia y empleadores no encuadrados en la normativa tributaria ni de la seguridad social. En esta descomposición de los ocupados según categoría ocupacional (asalariados, trabajadores independientes, etc.) se identifica la situación de informalidad de cada categoría.

Con respecto a los asalariados, se tuvo en cuenta, además, a aquellos que trabajan en el sector privado, en el sector público o en casas particulares y, posteriormente, su condición de registro.

En el caso de aquellos que realizan actividades laborales en el sector privado, se analiza la distribución entre los que trabajan en unidades productivas formales, definidas como aquellas que tienen al menos a algún trabajador registrado, e informales, las que no presentan ningún trabajador registrado. Al encuadrarse en algunas o en todas las normas, las empresas formales revelan cierto grado de organización interna, niveles de rentabilidad razonables y visibilidad de la unidad económica ante los organismos de contralor, entre otras características.

Por su parte, las unidades productivas informales son las que se encuentran al margen del conjunto de las normas legales que regulan sus operaciones económicas. En ellas, el incumplimiento de las obligaciones laborales suele ser un incumplimiento más, por lo que su situación se asocia a unidades económicas de baja productividad, bajo nivel tecnológico, poco organizadas y con escasos márgenes de rentabilidad. De tal modo que la cantidad de asalariados no registrados del sector privado asciende al 52%, mientras que entre los trabajadores que desarrollan su actividad laboral en casas particulares la gran mayoría no está registrado, un 90%.

Conflictividad laboral con paro

MEDIDA DE FUERZA / EN 2017 AUMENTARON LOS CONFLICTOS LABORALES CON PAROS.

 


DESOCUPADOS / REPRESENTAN EL 6% DE LA POBLACION ECONÓMICAMENTE ACTIVA.
    
También debe destacarse que en el año 2017 en toda la provincia, aumentó la cantidad de conflictos laborales con paro en el ámbito privado en relación con 2016 (de 4 en el 2016 a 6 en el 2017). La cantidad de huelguistas se mantuvo en niveles similares, a diferencia de las jornadas individuales no trabajadas (Jint) que aumentaron significativamente (+66%) debido fundamentalmente a conflictos en la industria azucarera más prolongados que el año anterior.
La conflictividad anual del ámbito privado de la provincia de Jujuy reflejó un comportamiento dispar a lo largo del período 2012-2017, aunque en 2016 se registraron los valores más bajos en cuanto a cantidad de conflictos con paro. Las jornadas individuales no trabajadas descendieron en 2015, elevándose por encima del promedio en el año 2017. La cantidad de huelguistas mostró un descenso entre los años 2012 y 2014 y un aumento en los últimos años del periodo.
En el ámbito estatal, en 2017 aumentó la cantidad de conflictos con paro en relación al año anterior (de 35 en 2016 a 40 en 2017). La cantidad de huelguistas se mantuvo en niveles similares, mientras que se registró un descenso en la cantidad de jornadas individuales no trabajadas (-19%).
En 2017, analizando la relación entre huelguistas y asalariados para el total de los ámbitos, se observa que Jujuy presentó niveles altos de conflictividad en comparación con el promedio de todas las provincias.

El 85% de trabajadores perdió empleo

Del total de desocupados, sólo el 15% son nuevos trabajadores, y el 85% restante son trabajadores que han perdido un empleo.

 Las personas desocupadas son aquellas que no tienen empleo, buscan un puesto en forma activa y se encuentran en condiciones de ocupar un puesto si es ofrecido. Es decir, para ser caracterizado como desempleado no basta que una persona no tenga empleo, sino que debe mostrar que busca acceder a uno y que se encuentra disponible para trabajar. En los datos, se desagrega entre desocupados cesantes (que contaban con un empleo antes de ingresar a la desocupación) y nuevos trabajadores, que son aquellos que se incorporan por primera vez al mercado de trabajo y no cuentan con experiencia laboral formal. La decisión de dividir de este modo la categoría es que se considera que los cesantes y los desocupados sin experiencia laboral constituyen dos problemáticas diferentes.
El conjunto de los desocupados asciende al 6% de la población económicamente activa. De estos, solo el 15% son nuevos trabajadores, es decir que la gran mayoría, el 85% corresponde a trabajadores que han perdido un empleo. 
Dentro de la población económicamente inactiva, vale la pena considerar las diversas situaciones de la población joven que no trabaja ni busca trabajo y que tampoco estudia (representan el 19% de los jóvenes inactivos), ya que en muchos casos y, especialmente entre las mujeres, cumplen un rol fundamental en sus familias, es decir, tareas de cuidado y/o del hogar que permiten que otros miembros puedan tener una participación activa en el mercado de trabajo. También se debe destacar el subconjunto de adultos mayores en edad de jubilarse que no tienen beneficio previsional (4% de los adultos mayores inactivos).

Empleo especializado

Por otra parte, la evolución del empleo registrado en los sectores de especialización, entre los cuartos trimestres de 2016 y 2017 la provincia de Jujuy experimentó una expansión del 3,9% en su nivel de empleo. Este aumento significó la creación de 2.426 puestos de trabajo. A nivel nacional se registró un aumento menor del empleo, un 1,4%. A nivel sectorial, el sector agropecuario registró un incremento del empleo del 8,4% en el último año. 
La industria fue la actividad menos dinámica del último año; registró una caída del 1% (128 puestos de trabajo menos). 
Dentro de la industria alimentaria, la elaboración de azúcar registró una caída del 1,2%.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...