"Que Dios nos ilumine para curar las graves heridas de la pedofilia"

El papa Francisco convocó ayer a la Iglesia a tomar "medidas concretas y eficaces" contra la pedofilia, al abrir la cumbre anti-abusos que convocó en el Vaticano hasta el domingo y en la que los miembros del clero ensayaron autocríticas por el rol de la curia y escucharon fuertes testimonios de víctimas de pederastía.

"Pesa sobre nuestro encuentro la responsabilidad pastoral y eclesial que nos obliga a discutir juntos, de manera sinodal, sincera y profunda sobre cómo afrontar este mal que aflige a la Iglesia y a la humanidad", reclamó Jorge Bergoglio, que participará de todas las sesiones de trabajo durante los tres días y cerrará la cumbre con una misa el domingo 24.

"Escuchemos el grito de los niños que piden justicia", clamó el papa al invitar a patriarcas, cardenales, arzobispos, obispos y superiores religiosos a encarar la "plaga de los abusos sexuales" cometidos por miembros de la Iglesia.

"Iniciemos nuestro recorrido armados de fe (...) de coraje y de concretización", pidió.

Se trata de la primera vez en la historia que los líderes de la Iglesia católica se reúnen a pedido del papa para hablar de un crimen odioso, que ha minado la credibilidad de la institución en todos los continentes y que ha sido encubierto y negado durante décadas.

"Pido al Espíritu Santo que nos ayude en estos días a transformar ese mal en una oportunidad para tomar consciencia y como purificación", dijo.

"Que la Virgen María nos ilumine para tratar de curar las graves heridas que el escándalo de la pedofilia ha causado tanto a los pequeños como a los creyentes", concluyó Francisco.

La jornada inició con un momento de oración seguido de un video con testimonios de víctimas y las palabras de introducción del papa, cuyo pontificado se ha visto ensombrecido por la multiplicación de denuncias en Estados Unidos, Chile, Australia, España.

El pontífice latinoamericano desea cambiar la mentalidad de los obispos con un método muy jesuita, a través de tres días de debates, discursos, reuniones intercaladas con oraciones, pero sobre todo escuchando los conmovedores testimonios de víctimas de abusos sexuales cuando eran niños.

"Es el momento de la verdad. Aunque dé miedo y nos humille", reconoció el arzobispo maltés Charles Scicluna, entre los mayores expertos sobre el tema y uno de los organizadores de la cumbre.

En la primera jornada de trabajo salieron a la luz algunas propuestas concretas que se irán discutiendo hasta el próximo domingo, como la realización de una "evaluación psicológica por expertos calificados" a los candidatos al sacerdocio y establecer "normas" que rijan la transferencia de un religioso de una diócesis o congregación a otra, entre otras propuestas preliminares.

Medidas inmediatas 

Pese a la mano dura prometida y a la introducción del delito contra menores al inicio del pontificado, Francisco no ha logrado en estos seis años el apoyo concreto de los episcopados para combatir la pederastia con armas judiciales civiles, con algunas excepciones.

Los organizadores de la cumbre esperan por ello que anuncie una serie de medidas a corto, mediano y largo plazo.

Medidas que para las víctimas y las organizaciones que los representan, no pueden esperar.

“Pedimos que se apliquen con rigor y rápido las leyes que existen. Que se entreguen esos criminales a la justicia civil”, clamó el chileno Juan Carlos Cruz. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...