El segundo mes del año hizo una entrada estelar en el calendario 2019. Y no precisamente por noticias alentadoras. Las que parecen ser las últimas horas de la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela, se estiran de manera sorprendente, aumentaron las marchas multitudinarias y mientras el presidente "a cargo" Juan Guaidó, trata de engordar sus apoyos populares, Maduro patea la pelota hacia adelante, seguro de que ganar tiempo es lo mejor -y lo único- que puede hacer, confiando en que el tsunami que enfrenta se diluya de a poco. No parece posible. Tiene las cuentas bloqueadas en casi todo el mundo, un manotazo de ahogado fue sustraer lingotes de oro del banco central nacional y convertirlos en dólares en los países árabes que aún lo apoyan. Rusia y China moderaron su respaldo inicial y EEUU redobló la apuesta. John Bolton, asesor de seguridad de Donald Trump, fue claro: "Señor Maduro acepte la aministía que le proponen y váyase a una playa en Bora Bora antes de tener que ir a otra playa como Guantánamo" (ignominioso enclave norteamericano en Cuba donde los norteamericanos mantienen una durísima prisión "offshore" para terroristas y presos políticos). Mientras tanto, todos los venezolanos y toda América imploran por una salida en paz, que evite más muertes de las que ya se cobró el conflicto. El jefe de estado Vaticano sumó otra expresión que se interpretó como un tibio respaldo a Maduro. Al finalizar su visita a la vecina Panamá Francisco dijo en la habitual conferencia de prensa en alto vuelo encontrarse "preocupado porque no haya derramamiento de sangre". Desde Argentina se sigue con mucha atención a las fuerzas armadas bolivarianas, en cuyo seno, parecen haber comenzado a producirse grietas. De todos modos, el "apoyo irrestricto" declamado por la cúpula militar, nos recuerda épocas pasadas en nuestro país, cuando así, precisamente, comenzaron épocas dolorosas, que destruyeron las instituciones de la mano de una degradación de las fuerzas armadas a las que todavía las costará años en dejar atrás. Maduro insiste en ocupar el centro del ring: llamó a elecciones parlamentarias en el país, para "religitimar" el parlamento. La centralidad ya se le volvió en contra, es obviamente una demostración del ahogo que atraviesa, y de la falta de su propia legitimidad para conducir el país, Lo que demuestra que la centralidad no siempre es buena, ni da los resultados que promete.

¿Qué celebra Hacienda?

En la Argentina, la economía no da respiro ni a los bolsillos familiares, ni a las empresas y comercios. Curiosamente, el Ministerio de Economía de la Nación mostró como un éxito que la balanza comercial con Brasil arrojó superávit. Brasil nos compra más cosas de las que nosotros les compramos a ellos: la razón es obvia, es porque se desplomaron las importaciones. Los argentinos no están en condiciones de comprar nada con el dólar a $40 y con la soga de las deudas y las tasas ajustándoles el cuello un poco más cada día. Pero el afán mediático del PRO no tiene fin. Ni Guido Sandleris desde el Banco Central, ni Nicolás Dujovne desde el Ministero ni Marcos Peña desde el Ejecutivo lograrán credibilidad sin frenar la caída de la producción industrial y de la actividad económica y la carrera alocada de los precios de la canasta familiar, los medicamentos, las tarifas y los combustibles. La centralidad que les dan los elogios del FMI, no cambian el humor social, no frenan la recesión, y hasta ahora, sólo les aseguran prensa, pero no los ansiados votos.

Otra grieta, y van...

Tuvo el Gobierno nacional una buena noticia, que paradójicamente también fue muy buena para la enemiga elegida, Cristina Elisabet Fernández de Kirchner. Con argumentos absurdos -o naifs-, el presidente de la Amia (Asociación de entidades mutuales Israelitas Argentinas), Agustín Zbar, le pidió a la Daia (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) que desista de querellar a la expresidenta por la voladura de su sede, y el consiguiente trámite de aprobación del tristemente célebre Memorándum de Entendimiento con Irán, diciendo que de hacerlo estaría contribuyendo a la división de la sociedad argentina en un año electoral. Para el PRO fue bueno que se fortalezca la figura de la adversaria elegida para pelear la presidencia. Para CEFK, el inesperado (¿?) pedido le dio otra mano de la centralidad que tanto necesita y tanto disfruta. Era obvio que la Daia iba a rechazar un pedido tan estrafalario, por considerarlo moralmente agraviante a la comunidad judía, así lo expresó el titular de la entidad Jorge Knoblovits. Pero otra vez, y ahora en un ámbito de la sociedad argentina donde nadie se imaginaba que podía ocurrir, se instaló la grieta. CEFK lo hizo.

Yo no adelanto... y vos?

Otras buenas noticias recibió la Casa Rosada. La gobernadora de Bs. As. María Eugenia Vidal venía laboriosamente madurando el desdoblamiento de las elecciones en su provincia, pero repentina -apresuradamente quizá-, se despertó una mañana y anunció que desistía del proyecto que tanto le ha costado instalar, arreando una comisión bicameral en lucha y peleando con todos los poderosos intendentes peronistas bonaerenses, y declaró que irá junto al Gobierno nacional con las elecciones generales. A pesar de haber declarado -como si fuera necesario y creíble- que lo hacía "pensando en la gente y sin especulaciones electoralistas" se supo que a cambio de su renunciamiento se destrabaron las negociaciones para que la gobernadora reciba los 19 mil millones de pesos que está reclamando como "compensación" desde la caída del fondo del conurbano bonaerense. Como un accesorio infaltable del combo y cero sorpresa, el jefe de gobierno de la Caba Horacio Rodríguez Larreta, rápidamente anunció que también hará votar a los porteños en Octubre. El viejo trío de históricas victorias, vuelve a subir unido al escenario. La renovada profesión de fe de los tres mosqueteros del PRO, les dio la centralidad mediática y política por unas horas. Pero entre el público de este año, el "pogo", puede no ser el mismo que saltaba y vitoreaba entusiasmado en las actuaciones de 2015 y 2017. Y el resultado hoy es una apuesta de alto riesgo. El éxito de esta centralidad de principios de año, puede no ser el mismo cuando llegue la segunda mitad del 2019. Como se ve desde hoy, la perspectiva electoral muestra la posible candidata presidencial CEFK convertida nuevamente en locomotora de los centenares de jefes comunales de la provincia de Bs. As.y de un Frente nuevo que liderará Unidad Ciudadana, y a la gobernadora Vidal llevando en la mochila al presidente Mauricio Macri.

Todos dialogan...

Cuando los tiempos ajustan todos se vuelven dialoguistas. Se conoció que, no obstante la distancia entre el 

compañero de fórmula del GM, el vicegobernador Carlos Haquim, el primer mandatario seguiría manteniendo fluidos diálogos políticos con Sergio Massa. El Frente Renovador, casi desaparecido de Jujuy, mantiene el interés por sostener su exigua cabecera de playa, sostenida por un diputado nacional, Alejandro Snopek y dos provinciales, Sebastián Echavarri y Marcelo Nasif, lo que no es poco. Y el GM quiere seguir teniendo socios en vez de sumar adversarios. Pero como ya se dijo, es complicada la situación de los renovadores que rechazan a Macri a nivel nacional pero sobreviven en Jujuy gracias a la conveniencia de GM. Los massistas recorren el interior, donde les es más fácil calentar los motores mientras esperan definiciones. Hoy en Mar del Plasta se realizará una cumbre de Alternativa Federal, donde Schiaretti, Massa, Pichetto y Urtubey rayarán la cancha para la campaña. Algunos jujeños arrimados a ese proyecto ya desembarcaron en la "ciudad feliz" el finde. El PJ este jueves tendrá su primer Congreso anual. Amnistía, análisis de la situación provincial, conformación de frentes serán los temas centrales. Y si bien hay diálogos constantes, todavía no hay acuerdos firmes para sacar una reunión en calma. Por estas horas, arden las jabonerías del PJ. Diálogos sobran... faltan los acuerdos

El PRO lo hizo de nuevo

Una cierta indignación sacudió al gobernador Gerardo Morales y a su par Alfredo Cornejo. El GM y el mendocino, presidente de la UCR, habían acordado en su cumbre de la Patagonia con el presidente Mauricio Macri, que el mes para las definiciones sería Marzo. El PRO lo hizo de nuevo: GM y AC se enteraron por los diarios de la decisión de María Eugenia. Y aunque solamente expresaron sorpresa, la rabia por haber sido dejados en off side una vez más, fue obvia y comprensible. Tanto declamaron una "estrategia común y respetuosa" que quedar fuera de juego una vez más, no sólo los libera de cumplir los compromisos contraídos, sino que allana cualquier posibilidad de reclamo de parte de Marcos Peña, Jaime Durán Barba o del mismísimo Macri. La prueba ocurrió durante la visita del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, a un acto de entrega de viviendas el viernes, en San Pedro de Jujuy, donde el titular de la cartera de las relaciones políticas con los gobernadores, sólo habló del "respeto que se debe tener a las soberanas decisiones federales de los gobernadores". Y así debe ser. A menos que tanto el GM como Cornejo, tengan en la manga una carta como la de Vidal, para canjearla por abultados fondos especiales para las provincias, por el acompañamiento electoral en octubre, alguna sombra quedó flotando en la cúpula de Cambiemos. Todos estos enjuagues de la política, dicen en el entorno del GM, no alteran en nada, la centralidad y gran amistad que el gobernador cultivó con los popes del Gobierno nacional. Lo que puede ser muy bueno, o muy malo.

Hostilidad innecesaria

En Jujuy, puntualmente, el GM y parte de su gabinete, se lanzaron en la última semana a una fuerte recuperación de esa centralidad política. Los temas menudearon. El caso del músico Manuel Vilca, repatriado desde Bolivia, fue motivo de una recepción demasiado política para ser considerada solamente una afectuosa obligación del Estado. Las exageraciones continuaron con ataques casi brutales al gobierno boliviano no sólo por parte del gobernador, sino de algunas de sus primeras espadas, y otros deseosos de congraciarse del GM (¿y por qué no?), hasta de ligar la fugaz centralidad de algún espacio de la prensa nacional. El caso fue que mucha de esa prensa no resultó tan feliz a la posición del Gobierno jujeño. Y la respuesta de Bolivia no se hizo esperar: la ministra boliviana de salud, doctora Gabriela Montaño y el cónsul en Jujuy, Nelson Guarachi Mamani, entre otros cruzaron al gobernador y entre cartas, twitters llenos de adjetivos que rozaron el agravio y abusos mediáticos con exuberantes desmentidas y acusaciones, tuvieron una escalada que apenas alcanzó a frenar la última expresión epistolar de la ministra boliviana donde afirma quedar a disposición "junto a la cancillería de mi país, para el tratamiento de un acuerdo de cooperación en materia de salud". Sólo entendible mirado desde el cristal del año electoral que transitan las partes.

¿Oxigenación?

En otro ángulo de la actualidad, el Gobierno avanzó en recambios. Finalmente asumió la nueva ministra de Desarrollo Humano, la luchadora por los derechos aborígenes Natalia Sarapura, de quien se espera que produzca cambios en el equipo que acompañó a la exministra Galfré. Será un año difícil y en un área tan sensible ya no se admitirán ni demoras ni errores. En la Dipec, el Gobierno aseguró haber despedido a su titular, Ana Juárez Orieta. La exdirectora afirmó haber abandonado el cargo por insalvables diferencias en el manejo de las estadísticas. El gobernador Morales fue duro con ella: maltrató su condición profesional asegurando prácticamente que no estaba capacitada para la función. Raro, después de tres años de un trabajo intenso que se ponderó en reiteradas ocasiones. Especialmente teniendo en cuenta que Juárez Orieta, se hizo cargo, recuperó y puso en valor a una Dipec que durante los años del fellnerismo había permanecido freezada y cubierta de telarañas, en coincidencia con el "modo Moreno" de un Indec que mantenía al país sin datos. En un esfuerzo de comunicación, el Gobierno reunió recientes cambios menores en el área de Comunicación y Educación y pretendió -por aquello de la centralidad en las decisiones- presentar un combo de "oxigenación" de la gestión. Lo cierto es que una oxigenación limitada, desordenada y despareja, termina teniendo un impacto neutro o negativo. En otra jugada para instalar un tema de impacto, el GM lanzó un DNU para avanzar en la expropiación del Cerro de Siete Colores, el Paseo de los Colorados y sus alrededores, declarándolos "Monumentos Históricos Naturales". No se conocen aún detalles de lo que detrás de la buena intención, pasará a ser una inversión multimillonaria, que por ahora, comienza a desatar una pelea legal de impredecibles resultados.

Finalmente, el caso de la bebé del parto prematuro, se mantuvo en la misma línea. Violentas acusaciones, denuncias penales de todo calibre, innecesarias apelaciones a situaciones personales ajenas al centro de la cuestión, berretas intentos de aprovechar la situación para arrear agua hacia diferentes molinos, sólo consiguieron degradar aún más el cuadro lacerante que atraviesa a la Provincia. Y que merece mejor calidad de tratamiento. Si todo sigue así, quizás la bebé que nació y no vivió, termine llevándose consigo la posibilidad de tener una discusión seria acerca de la inédita situación, que merecería ser abordada con responsabilidad y seriedad.

Como se dijo, el afán de protagonismo y centralidad en la cosa pública, no siempre trae consigo el éxito y la aprobación popular. También puede traer el efecto no deseado del ridículo, y el rechazo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...