“El viejo de la bolsa” que habría ayudado al niño perdido en el desierto de San Juan

Benjamín Sánchez estuvo perdido por 22 horas en uno de los terrenos más agrestes de la localidad sanjuanina de La Laja en Albardón. Sin agua y con tan solo 5 añitos, pasó una larga noche solo. Caminó 21 kilómetros con la posibilidad latente de haberse encontrado con algún animal o sufrir una deshidratación por las altas temperaturas que hicieron ayer en San Juan.

Lo curioso es que después del rescate, Benjamín dijo: “no tuve miedo, el viejo de la bolsa no es malo”. E incluso su hermana Guadalupe Zurita afirmó que el menor “lo describía como un viejito que estaba buscando a los niños”. Ante estas premisas y con los antecedentes que existen, la comunidad religiosa de San Juan le atribuye el milagro al Cura Brochero, más conocido por todos como el “cura gaucho”. Incluso, en algunas representaciones, el sacerdote cordobés aparece con una bolsa o un morral, durante sus visitas a las comunidades serranas.

Si bien las esperanzas era lo último en perderse en el campamento que se montó entre autoridades, rescatistas, familiares y los sanjuaninos que llegaban de todos los rincones, el panorama no ayudaba en lo absoluto. Eran muchas horas y las temperaturas cada vez se volvían más intensas. El clima de tensión estaba presente en todos los rincones del campamento y la angustia de los familiares y la preocupación también estaba desde el pasado domingo, donde fue la última vez que se lo vio a Benjamín.

“Nosotros pensamos que fue el curita quien lo protegió, de hecho estábamos rezándole a él antes de que apareciera y después vinieron a darnos la noticia, por eso ahora tenemos que ir a verlo para agradecerle” afirma Guadalupe quien además sostuvo que “mi hermano le tiene miedo al viejo de la bolsa, por ahí lo asustamos con eso para que se vaya a dormir y ayer cuando lo vimos nos dijo que al final el viejo de la bolsa no era tan malo”.

El domingo pasado, el nene jugaba cerca de su familia en la zona turística cuando de repente cruzó la calle y empezó a correr. Su mamá lo siguió hasta que subió a una loma y lo perdió de vista. "Pudo escuchar el llanto de Benjamín, lo vio a lo lejos y lo fue a buscar pero no lo encontró", dijo un hombre que presenció el momento.

 

tiempodesanjuan.com

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...