¿Cuánto más se puede esperar?

A veces uno peca de apresurado. O ansioso. Pero lo cierto es que con los tiempos que se vienen, esperar se puede volver desesperación. Eso ocurre en todas partes del mundo. En Venezuela, se dilata la definición sobre el futuro. El dictador Nicolás Maduro y sus seguidores sueñan en zafar de la situación que los tiene al borde de un abismo que les promete tiempos horrorosos. Los antimaduristas, por terminar una agonía que se hace eterna y que les corroe el alma. En ambos sectores, cunden el hambre y la desesperanza. ¿Cuánto más puede durar la estadía del país hermano en terapia intensiva? En Brasil, el expresidente Michel Temer fue alcanzado por la Justicia y las denuncias del "Lava Jato", y en cuestión de semanas pasó sin escalas de las mieles del poder a la cárcel. ¿Cuánto más esperarán los brasileños para ver el fin de ese cáncer de metástasis interminables? En Argentina, el FMI reiteró la aprobación de su propio plan económico y exigió más ajuste. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo que ya comenzó una recuperación que nadie vislumbra, y el presidente Mauricio Macri le dijo al país que las mentiras de los que quieren destronarlo, lo tienen caliente. ¿Cuánto durará este bíblico tránsito por este mar de lágrimas antes de que lleguemos al paraíso? ¿Serán cuarenta años como los que peregrinó el pueblo judío por el desierto? La historia señala que fue Dios quien los tuvo todos esos años en el desierto para que al momento de entrar a la tierra prometida donde fluirían generosas la leche y la miel lo hicieran purificados y creyendo firmemente en Él. ¿Será ése el proyecto de Mauricio Macri?

Todas "semicertezas"...

Mientras 45 millones de personas se debaten entre la espera y el desespero, la dirigencia política juega a las escondidas y al suspenso. La única certeza hoy -ni siquiera en un ciento por ciento- es la aspiración del presidente a su reelección. Otra semicerteza es que la expresidente Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, finalmente busque su regreso al poder. Ambos deberán romper el techo del famoso 30% que hoy es su límite (aunque encuestas interesadas de un lado y otro les asignen victorias contundentes). Otra certeza a medias, es que el exministro Roberto Lavagna, definitivamente instalado como tercero en discordia, por el propio Mauricio Macri, quien lo subió al ring, sólo para asegurarse que ahora recibirá trompadas desde dos rincones. En danza entre tantos interrogantes, las especulaciones del peronismo por buscar una unidad que algunos construyen y otros dinamitan (esto parece ser el síndrome recurrente de los justicialistas, en Argentina y en Jujuy, sobre el que volveremos más adelante). También en la ronda, la creciente disconformidad de los radicales "anti PRO". Ricardo Alfonsín, y Juan Casella, ya se reunieron con Lavagna y hasta diseñaron en sus sueños una vicepresidencia para Alfonsín. Otros radicales, como Alfredo Cornejo, Ernesto Sanz y Ángel Rozas quieren apretar al macrismo para rediseñar la alianza Cambiemos con un porcentaje de participación más vivo y más digno. Al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, lo ubican en el tercer grupo más cercano al presidente. Pero el hermetismo ucerreísta tampoco podrá esperar mucho: en unas semanas ya no podrá dilatar más su Convención Nacional donde deberán dejar blanco sobre negro. Por decirlo correctamente, rojiblanco sobre amarillo. Y hasta se percibe un fuerte olor a fractura.

Internas rojiblancas

En Jujuy, no son menos las tensiones y las incertidumbres. En el oficialismo, afloraron sin anestesia las diferencias entre los chulistas y los colorados. La aspiración de reelección del intendente Raúl Jorge y la de pasar de ministro a jefe comunal del "Colorado" Raúl Rizzotti subieron a la superficie. "Chuli" muy atildado y sabedor de los puntos que mide se muestra seguro, condescendiente y dispuesto a soportar una compulsa en la intimidad de la UCR. Rizzotti, también de larga trayectoria partidaria y decididamente integrante del círculo de puros y duros del gerardismo -donde Chuli nunca terminó de ingresar- expresó su deseo. Del lado del intendente redoblan el trabajo en obras y en el armado estratégico con los concejales, funcionarios y punteros. Del lado del ministro de Infraestructura, muchos colaboradores están intentando, ya con poco disimulo, realizar acciones casi de una gestión municipal paralela que los arrime a las simpatías vecinales. Ambas posiciones se pondrán frente a frente en pocos días y el GM a su regreso deberá decidir. No será la única decisión que deberá tomar. El armado de la lista de diputados será terrible: entre los que quieren repetir -que son muchos- y los que quieren entrar -que son más- ya hay desatada una marea de presiones imposible de disimular. De todos modos, con el lícito ardid del "Frente" podrá haber varias listas, colectoras y adherentes, y hasta pequeños partidos provinciales y municipales están floreciendo como los hongos después de la tormenta. El abanico es "para contener". Y de paso, para mojarle la pólvora a la oposición.

Intento y papelón

Esa oposición encarnada principalmente por el peronismo, no se da tregua a sí misma. La ocasión del extemporáneo mensaje del GM en la Legislatura, fue sin dudas el peor momento para mostrar la hilacha. Allí de manera inexplicable -o perfectamente explicable, según se mire- el titular del bloque Juan Miguel Cardozo, comunicó minutos antes de la previa sesión preparatoria, la decisión de cambiar la vicepresidencia segunda que corresponde a la primera minoría -por tradición parlamentaria-. El trueque era colocar a Javier Hinojo en reemplazo de Rubén Rivarola. Tomado por sorpresa, indignado, y dispuesto a no dejarse pasar por encima, el presidente del PJ juntó a su tropa, movió las piezas políticas en la Cámara y logró repeler el intento y retener su cargo. Lo acompañaron diputados peronistas de su riñón y el oficialismo parlamentario con el que mantiene relaciones políticas cordiales. La indignación pasó entonces al presidente Cardozo y al propuesto Hinojo que criticaron la jugada, y ambos eligieron con el retiro de la sesión mostrar un desaire común al GM y a RR. El oficialismo disfrutó el momento. La jugada fallida le regaló la oportunidad de propinarle una piña al Justicialismo, algunos ya adelantan la ruptura del bloque, y se divierten escuchando las teorías de contubernios y hasta de una nueva fórmula de Cambia Jujuy, que vivió unos segundos en el imaginario de las siempre oportunas y divertidas chicanas políticas. Lo cierto es que el bloque del PJ vio abrirse aún más las grietas internas que padece desde el 2015 y eso pesará al momento de tener que diseñar una posición seria frente a las elecciones. Y eso será en cuestión de días o de horas. ¿Cuánto más puede esperar el PJ si quiere salir a mostrar candidatos y proyectos a la gente con expectativas de ser comprendido y elegido?

La izquierda suma

La izquierda afila sus dientes. Las majaderías de muchos alientan sus expectativas de crecimiento. Y crecen también por trabajo propio. Además, entre los que aprovecharán el "campo abonado" se debe anotar como importante el regreso del PTP. El viejo partido del Trabajo y el Pueblo, nacido después de la Guerra de Malvinas en 1982, bajo el ala del entonces proscripto Partido Comunista Revolucionario, se reinscribirá hoy en la Justicia electoral jujeña con más de tres mil avales que acompañan su regreso tras varios años hibernando. Como siempre, de la mano del histórico Víctor Aramayo, llega para sumarse al trabajo en el campo nacional y popular. En otro ángulo la novedosa y sorprendente presencia de don Julio Ferreyra, sigue engordando el interrogante sobre qué partido le brindará su soporte, su equipo y el enorme sustento económico que supone una campaña.

La provincia, por lo demás, sigue como siempre. El extensísimo, sarcástico y tribunero mensaje del GM ante los diputados (brindado un 20 de marzo tras una interpretación sui generis de la Constitución) planteó un "Jujuy casi Suiza", muy difícil de creer para una provincia pequeña y periférica, inserta en una complicada realidad nacional que no admite excepciones. Infinidad de cifras y números con baja probabilidad de ser rastreados, mostraron sin embargo muchas cosas realizadas y en marcha en una gestión sostenida por la acción, el fervor y el relato, por partes iguales. Si el sol, el litio y el cannabis (medicinal) nos ayudan a pagar puntualmente las deudas contraídas, Jujuy será lo que el GM y todos los jujeños soñamos que sea. Pero las terribles urgencias de hoy, nos quitan margen para largas esperas...

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Importante ahora

cargando...