El Martes de Chaya cerró el Carnaval Grande 2019

Diversas familias de la ciudad realizaron ayer el tradicional Martes de Chaya para agradecer por los bienes adquiridos durante el año y además como cierre de estos cuatro días del Carnaval Grande 2019.

Como es costumbre año a año, se vieron por las calles de la ciudad distintas familias celebrando este día con la famosa "chayada" de los autos y de las cosas que adquirieron a lo largo de todo el año enflorando los mismos con serpentina, papel picado, albahaca, bebidas, bombuchas, talco y lo más importante el incienso para sahumar sus pertenencias.

Cabe destacar que en la provincia cada familia posee tradiciones distintas debido a las raíces y las costumbres de sus antepasados, las cuales siguen respetando y que permite visibilizar la realización del ritual de diferente manera en cada familia y en cada casa.

En esta oportunidad, El Tribuno de Jujuy visitó a la familia Caigüara del barrio Mariano Moreno, que amablemente abrió las puertas de su casa para ser partícipes del ritual junto a ella.

Esta familia, proveniente del vecino país de Bolivia, tiene la particularidad de quemar las cosas a modo de agradecimiento a la "Pacha".

BRINDIS / TAMBIÉN SE AGRADECIÓ Y SE PIDIÓ PROSPERIDAD.

"Es una costumbre de nuestros ancestros de Bolivia el quemar todo los que nos brinda en agradecimiento" expresó Nelly Tolaba, dueña de casa y encargada del ritual de la familia quien además comentó que "la chaya es en agradecimiento a la abundancia que nos da la Pacha. La salud principalmente, el amor, cariño y el trabajo que es lo que todos necesitamos. Le pedimos que por sobre todas las cosas seamos gente buena y que nos sepamos entender".

"A diferencia de otras familias que dan de comer, nosotros quemamos todo lo que la tierra nos brinda en modo de agradecimiento. Primero prendemos el fuego, quemamos frutas, golosinas, hojas de coca, cigarrillos, le tiramos bebidas típicas y después empezamos a donar todo tipo de comida que nos servimos en el año", explicó Tolaba.

Por otra parte, Jaime Caigüara, propietario de la casa, también se sumó al ritual enflorando su nueva camioneta adquirida este año y expresó que "además de la camioneta también sahumamos toda la casa con los ‘yuyos’ que produce la tierra. Luego de esto esperaremos hasta agosto que es el mes en el cual se vuelve a abrir la tierra para hacer la segunda chaya".

Por otra parte, la familia Suarez, también del mismo barrio, se encontraba realizando la chaya de tres vehículos en las afueras de su hogar y Victoria Suarez, integrante de la familia, mencionó que "viene hace años pasando esta tradición de generación en generación".

"Hacemos todo esto con mucha fe a modo de agradecimiento y también para pedir que el año siguiente sea mucho mejor", indicó.

Ventas en la exterminal

En inmediaciones a la exterminal se comercialiaban todos los elementos necesarios para el festejo. Lo que más llevaba la gente era papel picado, serpentina, mirra, albahaca, incienso, incienso negro y los sahumerios tradicionales que contaban con copal, incienso, mirra, billetes, autos y casas en miniatura preparados para ser prendidos con fuego y sahumar. Una vendedora de la zona aclaró que todos los precios eran económicos y de gran variedad para que la gente tenga opciones.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...