Vecinos preocupados por una peligrosa ruta

El siniestro vial que terminó con una fatalidad ocurrido el pasado fin de semana en San Pedro de Jujuy, donde un joven fue embestido por un automóvil, encendió la alarma de los vecinos de los barrios Presidente Perón y Néstor Kirchner, que se encuentran a la vera de la ruta provincial Nº 38 que se ganó el mote de "la ruta de la muerte".

La noche del sábado último, fue muy intensa en materia de siniestros viales, para las familias que viven en este sector de San Pedro. Primero, alrededor de las 21, dos personas que se trasladaban a bordo de un vehículo marca Fiat Uno, terminaron incrustados en un canal de desagües que corre paralelo al barrio Presidente Perón.

Por fortuna, ni el hombre mayor de edad, ni el menor que viajaba con él, resultaron con heridas de consideración, solo golpes productos de la caída.

Los motivos se desconocen, pero se habla de error de cálculo del chofer, e incluso de que circulaba en aparente estado de ebriedad.

Aunque muchos se niegan a escuchar el reclamo de los vecinos, la ruta provincial Nº 38, que comunica San Pedro con La Esperanza, es realmente peligrosa. Los dos siniestros registrados el fin de semana, especialmente el que tuvo un desenlace fatal, son la prueba cabal de esto, lamentablemente es así.

Son cerca de 600 metros de ruta, sin una sola luminaria. Una ruta totalmente a oscuras, por donde a diario circulan miles de personas, de San Pedro y La Esperanza.

En el camino, la señalización es escasa, solo un cartel que advierte la velocidad máxima de 60 kilómetros (que no se respeta). No existen carteles que señalen los ingresos, por los puentes de los barrios Presidente Perón y Néstor Kirchner, por lo que, transitar de noche implica siempre poner en riesgo la vida.

A esto se suma un factor clave a la hora de analizar la siniestralidad en Jujuy. El alto porcentaje de personas que manejan motos, autos, camionetas o cualquier vehículo en estado de ebriedad.

Y la falta de controles en esta ruta en particular. Un camino que, los días sábados desde la tarde a la noche, utilizan cientos de personas que concurren a las canchas de fútbol, con las consecuencias que trae el famoso "tercer tiempo".

Sin mencionar que en épocas de cosecha los camiones cañeros lo atraviesan permanentemente.

Una combinación de factores que contribuyeron a que este tramo de la ruta provincial Nº 38, desde hace mucho tiempo, sea considerada la nueva "ruta de la muerte".

El pedido de los vecinos es concreto y desesperado. Necesitan, en primera instancia, la instalación de iluminación a lo largo del barrio, hasta el sector conocido como el cruce de Parapetí. Además, quieren carteles que señalicen los accesos al barrio, que los conductores respeten las velocidades máximas, paradas para el transporte alternativo y mayor control policial en la ruta durante los fines de semana.

Sabemos que la situación económica en la provincia no es la mejor, pero esta es una obra que beneficiará a muchas familias de San Pedro y La Esperanza, pero fundamentalmente puede salvar la vida de muchos vecinos.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...