¿Un italiano indiano? El Domenico Zipoli

Recorriendo los mundos, los clásicos, los nuevos, los antiguos y modernos, todos han influido en la historia. Caminos de ida y de vuelta, alimentándose en diversas maneras y uniéndose en una fusión cuyo centro no se puede desprender sino aceptando la simbiosis de todos y cada uno de ellos.

La música clásica y la barroca en especial, creerá con razón el lector que surgió y se desarrolló en Europa, en el Mundo Occidental. Sí, Occidente nos dio gran parte de nuestra cultura, cultura europea que nació al otro lado del océano y que en nuestra tierra se unió a la cultura, o mejor dicho, a las culturas ya existentes.

Pero cuando América formó parte de Occidente, con la colonización, las formas del arte existentes en Europa llegaron y florecieron en el continente americano, sobretodo en las antiguas colonias españolas. Precisamente las colonias se situaron en regiones con grandes culturas, como la de los incas, aztecas y otras anteriores y que a la llegada de los españoles habían vivido ya su cúspide y estaban en declive, asimiladas por otras culturas o bien integrados pero como pueblos vencidos.

Ciudades como México, Puebla, Antigua, Cuzco, Potosí o Sucre albergan en sus archivos musicales de las catedrales obras maestras de compositores afincados en esas ciudades y más tarde nacidos en esas ciudades. Así pasamos a formar parte de un mundo extraño al que incorporamos elementos nuestros, indianos y que hoy en día es imposible separar uno del otro, pues somos mestizos en todo su sentido.

Un compositor digno de mencionarse y que escribió muchísima música en nuestra Argentina es Domingo Zipoli. Nacido como Domenico Zipoli en Prato en 1688. fue un compositor italiano que murió en Córdoba, actual territorio argentino y anterior Virreynato del Perú en 1726. Su obra no sólo es conocida en su época en Italia pero también en América Latina, siendo uno de los más grandes compositores en suelo americano. Sus obras en las misiones jesuíticas dieron impulso a la enseñanza musical de los habitantes del suelo americano. El lector ilustrado sabrá que los indígenas de las reducciones y de los territorios coloniales no sólo tocaban instrumentos sino cantaban en las iglesias las obras maestras, cuyos manuscritos se encuentran en los archivos catedralicios.

Zipoli estudió con grandes compositores del barroco italiano como Alessandro Scarlatti. Fue organista en una iglesia romana pero su vocación, al igual que la de Vivaldi, estaba dividida entre la música y el sacerdocio.

Es así que se embarcó desde Sevilla hacia el Virreynato del Perú en una América del Sur sin países definidos como la conocemos hoy. Era un misterio, una tierra fantástica, llena de leyendas y de ‘buenos salvajes‘, como algunos filósofos nombraron a los indígenas. Unos seres inocentes que vivían rodeados de la naturaleza, sin maldad alguna y en una bucólica felicidad. Quizás su vocación sería evangelizar o vivir en comunión con ese mundo tan idealizado por los sabios de la época.

Se estableció en la actual Córdoba donde tenía que ser ordenado como sacerdote de la orden jesuita luego de completar sus estudios.

Por qué un compositor tan apreciado en Europa decide tomar los hábitos y lanzarse a un lugar desconocido? En Córdoba compuso obras musicales que se mandaron a las diferentes reducciones. La expulsión de los jesuitas de España y de las colonias en 1767 marca el comienzo de la decadencia de las reducciones o comunidades indígenas y el hundimiento en el olvido de una obra tan organizada. La mayor parte de sus obras se encuentran en Bolivia, en el Archivo Musical de Chiquitos, sede del famoso Festival de Música Antigua.

Su música no deja de recordarnos a Italia, aunque con elementos españoles en su segunda época.

Amigo lector: te atreves a encontrar una obra de Zipoli en la red? Prefieres sus sonatas, sus cantatas italianas o sus obras religiosas?

Compuso obras en idiomas de los indígenas?

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...