PARÍS / LA CATEDRAL MEDIEVAL EN VISTAS PANORÁMICAS TOMADAS ANTES Y DESPUÉS DEL INCENDIO.

Un incendio que arranca en la parte superior de la catedral, un techo que se desploma y una aguja que se viene abajo. Esto es lo que se sabe del violento incendio que arrasó el lunes la emblemática catedral de Notre Dame de París.

El lunes a las 18.20 se recibe un primer alerta desde Notre Dame, "pero ningún foco de incendio fue constatado", indicó el procurador de París, Remy Heitz. Una veintena de minutos después, son detectadas llamas en el techo luego de recibirse un segundo alerta.

"No estaba lejos, vi el humo. Al principio pensé que era (el hospital) Hotel-Dieu y luego entendí que en realidad era la catedral. Llegué y empezaron a caer cenizas", cuenta Olivier de Chalus, el encargado de los guías voluntarios de la catedral.

El fuego, cuyo origen se desconoce, comenzó en la parte superior y se propagó con suma rapidez a una parte del tejado.

Gracias a que la catedral fue evacuada no se registraron víctimas, salvo un bombero que sufrió heridas leves.

Las llamas devoraron la armadura de madera de más de 100 metros de largo conocido como "el bosque" debido "al gran número de vigas que hubo que utilizar para instalarlo, cada una procedente de un árbol".

La fiscalía de París abrió una investigación judicial por "destrucción involuntaria".

Los investigadores privilegian la pista de un inicio de incendio accidental en las obras que se llevaban a cabo en el tejado de la catedral.

Cinco empresas trabajaban en las obras de renovación. Los obreros comenzaron a ser interrogados el lunes por la noche.

"Unos 50 investigadores están movilizados", dijo el ministro del Interior, que prometió que se hará la luz sobre el siniestro.

Tras unas quince horas de labores, los bomberos anunciaron la madrugada del martes que el incendio estaba "completamente controlado".

Unos 400 bomberos con 18 mangueras, algunos de ellos subidos a brazos mecánicos a decenas de metros de altura trabajaron sin descanso para sofocar las llamas. El agua era bombeada desde el río Sena, ubicado a una decena de metros del templo. Utilizar aviones de tipo Canadair sobre la catedral era impensable: "El lanzamiento del agua con un avión sobre este tipo de edificio podría provocar el hundimiento del conjunto de la estructura", tuiteó la Seguridad Civil.

Según el secretario de Estado al Interior, Laurent Nuñez, la catedral se salvó "por un cuarto de hora, o una media hora".

Unas hora y media después la aguja de la catedral, uno de los símbolos de París, cuyo extremo estaba a 93 metros del suelo, se vino abajo. En pocas horas, una buena parte del techo del edificio se vio reducido a cenizas. "Todo el tejado está siniestrado, toda la armadura quedó destruida, una parte de la bóveda se derrumbó, la aguja ya no existe", resumió el martes el portavoz de los bomberos de París, Gabriel Plus.

"Globalmente, la estructura se mantiene" pero se identificaron "vulnerabilidades" en particular en la bóveda del edificio.

Varios tesoros pudieron ser salvados de las llamas pero otros, que no podían ser desplazados, estaban siendo vigilados por los bomberos.

La corona de espinas y la túnica de San Luis, dos reliquias importantes, pudieron ser salvadas.

12 horas de fuego

El incendio en la tarde del lunes de la catedral parisina, un ícono del cristianismo, fue seguido en directo por millones de personas en todo el mundo. El tejado del edificio, de 850 años de antigüedad, empezó a arder por razones aún desconocidas, y las llamas estuvieron a punto de engullir todo el edificio. El siniestro se prolongó durante más de 12 horas, pero los cimientos del edificio resistieron. Su suerte se jugó en “un cuarto de hora, o apenas media hora”, hasta que los centenares de bomberos movilizados consiguieron dominar las llamas, según el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez. “El incendio de Notre Dame nos recuerda que nuestra historia no se detiene nunca y que siempre tendremos pruebas que superar”, dijo el presidente Macron. Las llamas destruyeron dos terceras partes del entramado del tejado, una maravilla de la arquitectura de madera europea, y su emblemática aguja. El gallo de cobre que estaba situado en lo más alto de la aguja fue hallado entre los escombros.

Lo que se salvó

Los dos torres se mantuvieron en pie, los cuales albergan las cuatro campanas de la catedral.
La Santa Corona de espinas puesta, según la creencia católica, sobre la cabeza de Jesús poco antes de su crucifixión.
Otras dos reliquias, un pedazo de la Cruz y un clavo de la Pasión, fueron rescatadas al igual que la Túnica de San Luis.
Todas las obras de arte conservadas en la parte del “tesoro” de la catedral, incluida una obra maestra de Jean Jouvenet (1716) del siglo XVIII y vestigio del coro barroco de la catedral.
La Piedad monumental del escultor Nicolas Coustou ubicada detrás del altar.
Las dieciséis estatuas de los doce apóstoles y cuatro evangelistas monumentales, que adornaban el techo.
Los tres rosetones de Notre Dame de París, vitrales que representan las flores del paraíso, se construyeron en el siglo XIII y se renovaron en numerosas ocasiones. Los rosetones norte y sur, los más grandes, tienen 13 metros de diámetro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...