SAN PEDRO DE JUJUY
Continuaban peritando los celulares secuestrados
El fiscal Resúa le dijo a nuestro diario que restaban peritar 10 de los 60 dispositivos de los comisarios.

El fiscal de Investigación Penal Nº 12 Ernesto Resúa en diálogo con nuestro diario brindó detalles sobre el secuestro de los teléfonos celulares corporativos que utilizan los jefes policiales de las seccionales que dependen de la Unidad Regional 2 de San Pedro y aclaró algunas versiones que se desprendieron de la investigación.

Teniendo en cuenta que no puede pasar mucho tiempo sin que las seccionales que dependen de la UR 2 queden incomunicadas, el fiscal informó que restaban peritar 10 de los 60 celulares que habían sido secuestrados y a medida que se cumplía con esta investigación, se los iba entregando a los jefes de seccionales.

El hecho ocurrió el pasado 11 de abril, cuando el fiscal Resúa solicitó al juez de Control de turno que ordene el secuestro de los teléfonos celulares a los comisarios a cargo de las seccionales de esa región, puesto que "se había filtrado información interna que maneja la Brigada de Investigaciones sobre un hecho que estaba en plena etapa investigativa, con el formato, el modelo y la forma de escribir propia de la policía y con fotografías de las personas arrestadas con todos los datos filiatorios, y de fondo las paredes de la Brigada de Investigaciones de San Pedro", dijo el fiscal.

Estas personas habían ingresado a la comisaría en calidad de arrestados, pero que en ese momento no estaban con ninguna imputación, cuando se filtró la información.

"Estamos hablando de delitos menores, de supuesta adulteración o falsificación de instrumentos públicos, que fueron los dos delitos que posteriormente estas personas fueron imputadas", dijo Resúa.

Por otra parte, nuestro diario pudo saber que hasta el viernes pasado, se había devuelto 20 dispositivos móviles a los distintos jefes de las seccionales, los que ya habían sido peritados en sede de la Brigada de Investigaciones.

"Desde el Ministerio Público de la Acusación estamos trabajando y desgravando todos los celulares con un equipo de última generación que nos permite extraer hasta las llamadas y los mensajes que fueron borrados de Whatssapp para llegar al fondo de esta investigación que se trata de información sensible, que no se puede dar a conocer directamente, como se manejaron", dijo Resúa.

Sobre los avances de la investigación, el fiscal Nº 12 Ernesto Resúa le dijo a nuestro diario que la causa "está muy avanzada y direccionada, en torno a que sabemos a partir de testimonios quienes son los efectivos que tomaron esas fotografías, quienes son los que hicieron el informe y en qué grupo de Whatsapp se publicaron estos informes y justamente ahora cada dispositivo requiere entre 5 y 8 horas para la extracción de los datos".