Amenazó con matar a su exmujer y la Justicia lo detuvo

La Justicia jujeña detuvo en la jornada de ayer a José Luis Antonio Quispe, hombre que amenazó en reiteradas oportunidades con matar a su exmujer e incluso usó las redes sociales para tomarse una foto con una escopeta y enviársela a su expareja con la leyenda: "Con esta que me compré les doy a los 2 eh ojo con mi hija este la última advertencia eh", (sic).

Paola Mamaní cansada de recibir constantes amenazas y denunciarlas en la Seccional 56º del barrio Atsa, hizo pública su situación y en diálogo con nuestro diario contó sobre el verdadero calvario que atravesaba.

La última denuncia fue registrada el pasado 9 de abril, cuando Mamaní expuso ante la sede policial que Quispe que circulaba a bordo de su vehículo, la había interceptado cuando ella caminaba por inmediaciones de su domicilio ubicado en la XV etapa de las Viviendas Tupac Amaru de Alto Comedero y le habría dicho "ya vas a ver, te queda poco", violando la restricción perimetral que el Juzgado de Violencia de Género había resuelto.

Si bien los investigadores del caso tomaron conocimiento de las amenazas de muerte y los golpes que la mujer sufre desde el 2015, extrañamente los efectivos de la Seccional 56º desmintieron que se hayan recepcionado esas denuncias.

La detención de Quispe fue tramitada por el ayudante fiscal Andrés Ugarte y solicitada por el fiscal Darío Osinaga, a cargo de la Fiscalía de Alto Comedero, tras la orden de la jueza de Violencia de Género Mónica Cruz Martínez.

Quispe fue alojado en la sede de la Brigada de Investigaciones de la UR 7 de Alto Comedero y esta jornada conocerá la causa de imputación y designará abogado defensor ante la Unidad Fiscal Especializada en Violencia Familiar, de Género y de Delitos Contra la Integridad Sexual, a cargo de Alejandro Bossatti.

La víctima Paola Mamaní, una joven madre de 26 años, quien se separó hace aproximadamente tres años del padre de su hija, luego de que éste, en estado de ebriedad le cortara uno de los pechos con un cuchillo en un ataque de celos ocurrido en la casa de un familiar de Quispe. Desde ese entonces vive con el temor de ser asesinada, "sigue merodeando mi casa y apuntándome con un arma de fuego, como si nada", dijo la joven madre a nuestro diario.

A principio de este mes, la mujer fue notificada sobre una denuncia penal en su contra que le hizo Quispe, ante la Fiscalía especializada en Delitos Menores por no permitir que el progenitor vea a su hija.

Este hecho habría ocurrido a fines de noviembre del año pasado, cuando Quispe se presentó en su vivienda para retirar a la hija que tienen en común, según lo acordado en un "régimen de comunicación", pero Mamaní se habría negado en entregarla porque su ex se encontraba en supuesto estado de ebriedad y ante esta negativa, el hombre junto a familiares destruyeron los vidrios de las ventanas con piedras, situación que fue debidamente denunciada en la sede policial anteriormente mencionada.

"La Justicia no demoró ni 10 días en imputarme por proteger la integridad física de mi hija, pero mi expareja dice abiertamente que me va a matar, viola la restricción perimetral y nunca fue citado a dar ningún tipo de explicación ante un fiscal. No entiendo cómo funciona la Justicia. Parece que están esperando que me mate para recién hacer algo", había expresado oportunamente la mujer a nuestro diario.

 

“Vamos a esperar como avanza la causa”

De momento las imputaciones que recaerán sobre José Quispe serán las de “amenazas agravadas por el vínculo y por la condición de la víctima” y “violación de la restricción perimetral” que impuso el Juzgado de Violencia de Género y habrá que ver si le dan curso a las otras denuncias que misteriosamente no figuran en los libros de novedades de la Seccional 56º del barrio Atsa del barrio Alto Comedero.

Nuestro diario dialogó con los familiares de la víctima de violencia de género y dejaron en claro que tomar la decisión de denunciar “no fue una tarea fácil. Ella vivió todo este tiempo con miedo, sometida a las amenazas que Quispe ejercía y no quería salir sola nunca, temiendo por su vida”, le dijo a nuestro diario René Mamaní, abuelo de la joven madre.

“Ahora mi hija está asesorada legalmente y cuenta con todo nuestro apoyo familiar. Cuando ella se animó a contarnos todo este calvario, no podíamos creer todo lo que soportó y como de milagro sigue viva. Esta inescrupulosa persona no tiene límites y agradezco a la Justicia por haber tomado cartas en el asunto”, dijo el hombre.

Si bien la mujer era hostigada permanentemente tras la ruptura de la relación con Quispe, nuestro diario supo que las amenazas de muerte comenzaron cuando Quispe se enteró que la mujer rehizo su vida con otra persona.

“Todas estas situaciones de a poco van saliendo a la luz porque mi nieta ahora está siendo asesorada con una abogada y para nuestra suerte no calla más todas las cosas que le hacía su expareja. Está contenida por todos nosotros y vamos a esperar como avanza esta causa”, dijo el abuelo de la joven de 26 años y madre de dos niños.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...