Centros de diálisis cierran a causa de la asfixia financiera

En el país peligra la continuidad de servicios de diálisis que vienen reclamando un ajuste en el pago por los altos costos que tienen para poder brindarlo, debido a los insumos y máquinas en dólares, servicios de agua, luz y transporte de pacientes. Ya hubo 5 cierres en varias provincias, y en dos se requirió apoyo del gobierno y municipio para evitar cierres. La entidad que agrupa a los prestadores afirma que Jujuy paga el mínimo. Detallan que el costo estimado por sesión es de 3 mil pesos.

La Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra) recientemente planteó esta situación a las autoridades nacionales en Buenos Aires, debido a que son las obras sociales las que fijan el patrón de la retribución.

"Pami el año pasado, en febrero estaría llegando a un valor de 32% de ajuste, y nosotros estamos hablando de un ajuste necesario del 60% para poder quedarnos en el mismo valor del 2018. No estamos pidiendo un aumento, acá estamos peleando de atrás la inflación que tiene esta práctica médica", precisó Raúl Virgolini, gerente de la Cadra.

Sucede que esta práctica médica se realiza a los pacientes que están en su mayoría en el Pami, el Programa Social de Salud (Profe) u obras sociales provinciales.

El tratamiento es de alto costo y las condiciones económicas actuales del país están contribuyendo a que las prestadoras se sientan asfixiadas al no lograr actualizaciones de precios.

"Tenemos problemas serios con centros de diálisis que están cerrando", precisó y agregó que "en el país tenemos cinco centros cerrados porque no pudimos llegar", dijo. Además planteó que hay cuatro o cinco centros que hicieron presentaciones al Ministerio de Trabajo porque no pueden afrontar los aportes patronales y cargas laborales; un centro en Malargüe que está permaneciendo con ayuda del Ministerio de Salud; y otro de Mina Clavero con apoyo del municipio, subsidiándolos porque si cierra los pacientes deben recorrer 150 kilómetros sólo de ida.

El costo, de cada sesión es de alrededor de 3.000 pesos, según Cadra, debido al costo en dólares de sus insumos, máquinas, además de los servicios que supone. "En este país el dólar ha sufrido un incremento que el año pasado superó el 120%, los recursos humanos se rigen del gremio de Fatsa que en 2018 ha fijado un aumento en 2018 de 40,5%", precisó y dijo que la inflación llegó al 47%, al enumerar los factores determinantes en los costos del servicio. Sostuvo que se trata de entre 30 mil a 35 mil pacientes en todo el país que sufren una enfermedad y demandan tratamiento permanente, . Tienen 13 sesiones mensuales mínimo, es decir que ronda los 33 mil pesos por mes, y no hay forma de postergarlas ni de modificar el tratamiento. Es que no brindarlo puede devenir en la muerte del paciente, ya que suelen llegar al mismo por padecer como enfermedad de base diabetes o hipertensión, las más importantes que causan la insuficiencia renal.

Por otro lado, Virgolini planteó que tienen problemas serios debido a que Cadra tiene en el país una red nacional, y como mínimo tiene el 45% de los pacientes afiliados del Pami.

"En Jujuy tenemos un problema muy grande, que la provincia no entiende que la retribución de este servicio tiene que tener un valor acorde. La provincia de Jujuy está pagando un valor insignificante, no cubre ni los costos, desde la obra social provincial y desde el Gobierno", afirmó Virgolini de Cadra. Al respecto insistió en que no hay forma de "disminuir" la calidad del servicio de diálisis, sin poner en riesgo la vida del paciente.

De hecho, aseguró que por ahora "no hay ninguna perspectiva de arreglo", y dijo que la ecuación está "rota" porque estima que no hay equilibrio en el contrato. "Entonces los centros de diálisis, no sólo no pueden dar la prestación sino que se están fundiendo; entonces todas las otras obras sociales que están pagando en tiempo y forma se van a ver también afectadas", aseguró el gerente de Cadra.

Los insumos son “dolarizados”

INSUMOS / DESDE LOS MÁS BÁSICOS SUELEN COTIZAR EN DÓLAR.

Uno de los factores que determinan el alto costo es el de los insumos que son importados con lo cual tienen precio en dólares, y supone el 80% de lo que se utiliza en la práctica. Incluye las máquinas de riñones artificiales, que no se fabrican en el país, los filtros y agujas; además del personal especializado.
El gerente de la Confederación de Asociaciones de Diálisis de la República Argentina (Cadra), Raúl Virgolini explicó que cada paciente tiene alrededor de 13 sesiones por mes, y el costo aproximado de cada sesión es de 3 mil pesos, y que en la mayoría de las provincias tienen precios superiores. 
Detalló que para el servicio de diálisis se requiere un uso de agua enorme, de luz, además de la disposición de residuos patógenos. Es que para tener este servicio, precisó que deben instalar una planta de tratamiento de agua ya que se introduce el agua de red, y suelen ser más costosas de acuerdo al tipo de agua de cada provincia, instalaciones costosas porque requiere un tratamiento especial. 
Los insumos tienen precios en dólares y que se presentaron a Pami para demostrarlo, incluyen los más básicos e ineludibles, filtros a 28 dólares, guías, agujas, y baños de diálisis, todas estas que no se fabrican en el país. Estos baños suponen una mezcla de agua y sales que tampoco se fabrican en el país.
A ello se les suma la obligación del costo del transporte de los pacientes, que se rige también por el incremento del combustible que aseguró tuvo un incremento del 75%.
Planteó que todo esto no está siendo contemplado por las autoridades nacionales ni provinciales. En el caso de Jujuy, aseguró que hay dos redes, centros independientes y la empresa Diaverum, que el año pasado era de alrededor de 700, que suele tener una tasa de incremento del 10%. 
Esa tasa incluye a los que salen de tratamiento que son por óbito, muerte, o trasplante renal, que aseguró mejoró mucho en el país y los que ingresan. Dijo que han mejorado mucho las drogas inmunosupresoras, que permiten igualar el órgano al cuerpo, aunque sigue siendo difícil la donación de órganos.

Dispuestos a evaluar la situación

La crisis en el sector que brinda servicios de diálisis lleva tiempo. En 2017 habían anunciado a modo de reclamo la posibilidad de suspender el transporte que brindan, pero desistieron porque comprometía el acceso al tratamiento, vital para la vida de los pacientes. Ahora los costos son el eje del reclamo.
“Esto que hemos relatado se lo presentamos a las autoridades, y nos están diciendo que la situación es muy difícil, que no tienen dinero. Les dijimos que no hay inconveniente, que estamos dispuestos a evaluar la situación, pero nos tienen que sacar responsabilidades”, precisó Raúl Virgolini, gerente de Cadra. 
Planteó que si el Estado no está en condiciones de financiar el tratamiento, que lo informe y que se haga cargo del costo político, asumiendo que la responsabilidad del paciente es de ambas partes, del financiador o la obra social y del médico, y explicó que como toda relación contractual debe haber equidad. 
Es que planteó que los Ministerios de Salud de las provincias no hacen diálisis porque les resulta carísimo y es muy dificultoso cumplir con el proceso de mucho cuidado. De hecho, la ley nacional que rige la práctica médica determina hasta el personal que debe cubrir la tarea de la diálisis que deben ser profesionales especializados. Los técnicos que manejan las máquinas deben ser licenciados, los médicos recertificar su especialidad cada cinco años.
Explicó además, en cuanto a la responsabilidad, que contratan y envían pacientes carenciados, con problemas socioeconómicos, de modo que el sector privado debe brindar alimentación, en algunos casos almuerzo y en otros hasta colación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...