¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

15°
13 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Denuncian a policías por el robo de dinero y celulares

Sol Valentina y Lucas se reencontraron ayer con el padre de la joven,quien los acompañó a formular la denuncia.
Viernes, 26 de abril de 2019 01:01

Nuevamente y hasta tanto la Justicia investigue el caso y lo resuelva, un nuevo hecho enloda a la Policía de la Provincia.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Nuevamente y hasta tanto la Justicia investigue el caso y lo resuelva, un nuevo hecho enloda a la Policía de la Provincia.

Dos jóvenes mendocinos que habían arribado a la provincia desde Bolivia, después de haber estado de paseo por Perú denunciaron que fueron detenidos por efectivos de la

Seccional 16º de Abra Pampa, quienes se apoderaron de sus pertenencias.

El alerta se encendió el pasado lunes cuando desde Mendoza llegaba la noticia que en algún punto de la provincia habían desaparecido Sol Valentina Pereira y Lucas Giménez de 18 y 24 años de edad que estaban de paseo y de regreso a su ciudad de

origen.

Con esa noticia el fantasma de María Cash que se perdió en los caminos del norte y lamentablemente hasta hoy no apareció, habiendo quedado en el camino un desesperado padre que dio su vida en la búsqueda, tambien afectó a los Pereira.

El encuentro con el padre

También para Sol Valentina y su pareja las horas fueron interminables, hasta el encuentro concretado ayer a las 16.

Padre e hija fueron hasta la Seccional 62º del barrio Sargento Cabral donde Sol relató lo sucedido.

"En la madrugada del pasado 21 y como consecuencia de que nos robaron un perrito, hubo una confusión donde fuimos agredidos por unos jóvenes de Abra Pampa, por ello detuvieron a mi pareja y un amigo a quien llevaron esposados a la seccional", afirma la joven delante del padre.

Consultada que paso, recuerda que "robaron uno de los perritos de mi novio y yo inicié una serie de preguntas con los chicos del lugar, hasta que uno me quiso pegar y fue cuando mi novio y un amigo salieron en mi defensa".

Sol Valentina agrega que "vino un patrullero y se los llevó detenidos sin preguntar nada de lo que había pasado" agregando que "yo fui detrás de la policía y cuando llego a la seccional veo a mi amigo que está esposado y con los pantalones abajo cerca de la rodilla".

"En ese momento me detienen y me quitan mis cosas -señala Sol- pero es a mi novio a quien le quitan las cosas, porque él tenía todo en la mochila, una carterita mía con los documentos de los dos, la suma de doscientos cuarenta pesos y los documentos".

Ayuda policial

"Cuando estaba en la celda mi novio vio cuando revisaron sus cosas y fue cuando nos robaron un frasco con monedas de otros países, el poco dinero que teníamos y nuestras pertenencias", afirma contundente Sol.

"Se habían sacado los nombres para que no los identifiquemos, solo dos que no hicieron nada dejaron su identificación" a la vez que señala que "y fue uno de ellos que me prestó el teléfono para que le enviara a mi madre un mensaje".

"Ellos nos dijeron de manera burlona que "con esa plata no alcanza ni para hacer un asado" a la vez que se pregunta "si ellos no nos robaron cómo saben que era poca plata"".

Sol Valentina Pereira permaneció por espacio de unas dos horas declarando, después de haber sido revisada por el médico de la policía Alejandro Vargas.

Al cierre de esta edición Lucas Giménez continuaba prestando declaración y hoy harán la denuncia en la fiscalía.

Angustia del padre

Walter Pereira desciendo del micro que lo trajó desde Mendoza con un nudo en la garganta y las lágrimas y el abrazo eterno con su “pequeña” es interminable.
Después habrá tiempo para las preguntas, la charla, los detalles, ahora lo que hace un par de días atrás parecía imposible se convirtió en una emocionada realidad, están juntos.
En Rivadavia a 60 kilómetros al sur de Mendoza capital una madre y una hermana reciben la ansiada comunicación telefónica, la familia toda está de a poco normalizando los latidos del corazón.
“Fueron días largos y horas interminables, de desesperación, incertidumbre y angustias” afirma Walter Pereira a El Tribuno de Jujuy en la puerta de la Seccional 62º del barrio Sargento Cabral.
Con su mirada y un aplomo especial recorre en silencio el cerro de la Cruz tal vez agradeciendo al cielo la inmensa alegría de permitirle este reencuentro.