¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

28°
21 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Solamente son diferentes por su inmensa bondad

Sabado, 27 de abril de 2019 01:00

La sociedad, con el paso del tiempo, fue evolucionando en varios sentidos, uno de ellos es sobre la forma de ver aquello que antes era invisible, considerado avergonzante u objeto de discriminación, me refiero a la discapacidad.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La sociedad, con el paso del tiempo, fue evolucionando en varios sentidos, uno de ellos es sobre la forma de ver aquello que antes era invisible, considerado avergonzante u objeto de discriminación, me refiero a la discapacidad.

La discapacidad fue tomando el protagonismo que se merece en el seno social, pero aún precisa que más ciudadanos se involucren en el tema porque, además de ser muchos los que poseen una de ellas, nadie está exento de contraer una discapacidad.

Pero además de eso, es necesario que todos nos involucremos porque las personas con discapacidad precisan de nuestra ayuda, pero primero hay que saber cómo ayudarlos.

Lamentablemente las campañas de concientización que el Estado promueve en la sociedad jujeña son muy pocas y no llegan a todos los sectores de la sociedad. Lamentablemente aún se siguen observando casos de padres que ocultan a sus hijos que poseen una discapacidad por considerar que serán objetos de burlas o por vergüenza. Y muchas veces eso realmente ocurre y más en las escuelas.

Esta situación está muy mal, porque esos padres le niegan a ese pequeño la oportunidad de poder desarrollarse, si bien una discapacidad motora le puede impedir jugar en un parque al igual que los demás chicos, pero tratarlo de integrar en la sociedad mediante especialistas o instituciones que abordan el tema, es algo muy gratificante para ellos.

Quizás ese niño no pueda hacer las mismas actividades que hace la mayoría, pero sí podrá hacer otras acorde a su situación y en conjunto con otros que también poseen una discapacidad. Integrándolos a esos espacios los hace felices, hay equipos de fútbol para personas con discapacidad mental, hay propuestas artísticas para los que poseen una discapacidad motora, y un sinfín de otras actividades que los ponen contentos y hacen que se sientan uno más.

Ellos solamente son diferentes por la bondad inconmensurable e infinita que llevan en sus corazones, son personas que disparan amor las 24 horas del día.

En la tarea de sacar adelante a una persona con discapacidad haciéndole ver el mundo de la mejor forma, es imprescindible el aporte que brinda el sector del voluntariado. Hay varias ongs en nuestra provincia que promueven diversas actividades para niños, jóvenes y adultos que tienen una discapacidad.

Es así que ellos hasta los llevan a los boliches en algunas ocasiones y recrean espacios que a veces les cuesta llegar a un joven en silla de ruedas, por ejemplo. Una tarea digna de aplaudir y de imitar.

La sociedad debe tomar conciencia sobre esta problemática, y la problemática no es que una persona posea una discapacidad. El problema es que todavía hay gente que no sabe actuar cuando se trata de darles una mano, ellos no son especiales y tampoco raros.

Ellos son personas como todos nosotros pero que tienen una discapacidad. Así como hay hombres y mujeres delgados, robustos, con cabello oscuro o claro, también hay hombres y mujeres con una discapacidad y así todos deben llamarlos. Tomar conciencia implica eso, y también no discriminarlos.

Hay que enseñarles a los más chicos explicándoles sobre el tema, que no tenga que hablarse solamente cuando nos toque un caso de un familiar con discapacidad. Informarse debe ser algo permanente, y es muy importante que este tema sea parte de la currícula escolar.

Sería una forma de nutrir a los niños de valores, enseñarles a ser mejores personas y sobre todo, conscientes de la realidad y del lugar en el que nos desenvolvemos día tras día con un gran número de personas que poseen una discapacidad y sufren la falta de conciencia y empatía de la sociedad.