¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
24 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

"No quisiera que ninguna mujer pase por lo que yo pasé, que no se callen"

El jueves pasado El Tribunal en lo Criminal Nº 3 condenó a prisión perpetua a Wilfredo Soruco, expareja de la joven que asesinó a su hija de apenas tres años e intentó asesinarla con una maza de albañilLa joven humahuaqueña intenta rehacer su vida y dejar atrás el verdadero infierno que vivió. Dijo que nunca volverá a ser feliz por el dolor de la muerte de su primera hija.
Sabado, 11 de mayo de 2019 01:02

El jueves pasado se conoció la condena a prisión perpetua en contra de Wilfredo Soruco, luego de ser hallado culpable de la muerte de su hija de apenas tres años y de intentar asesinar a su expareja Belén Calapeña, en un hecho ocurrido en diciembre del 2015 en Humahuaca.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El jueves pasado se conoció la condena a prisión perpetua en contra de Wilfredo Soruco, luego de ser hallado culpable de la muerte de su hija de apenas tres años y de intentar asesinar a su expareja Belén Calapeña, en un hecho ocurrido en diciembre del 2015 en Humahuaca.

Belén Calapeña (24) vive en el barrio Tupac Amaru de esa ciudad, en la misma casa donde ocurrió aquel trágico hecho. La joven rehizo su vida y tiene una nueva pareja y una niña pequeña. De forma valiente, dialogó con nuestro medio y brindó su testimonio luego de conocer la sentencia.

Finalmente, la Justicia condenó a tu expareja a prisión perpetua. ¿Estás conforme con el fallo?

Creo que está bien el fallo, porque una persona así, que haya matado a su propia hija, no merece estar libre. Era lo que yo quería, que se haga justicia por la muerte de mi hija y por tantas cosas que él me hizo, fueron muchas veces las que me hizo daño.

¿Cómo viviste el juicio?

Me costó mucho ir a contar lo que me pasó a mí. Lo que más me costó fue recordar todos los malos momentos que viví hasta que pasó lo de mi hija.

¿Lo viste a Soruco durante el juicio? ¿Qué sentiste?

Pedí no verlo cuando yo declaré. Pero lo vi de lejos y sentí terror por las cosas que me hizo, sentí que se me venía encima pero estaba esposado. Tengo terror a esa vida que tuve con él.

¿Qué secuelas te quedaron de aquella noche en la que intentó asesinarte golpeándote en la cabeza?

Hace tres meses empecé con dolores muy fuertes en la cabeza, mareos y hasta me olvido las cosas. No puedo dormir, me despierto con mucho dolor de cabeza. Fui al hospital, me hicieron estudios y me hice una tomografía, pero todavía no tengo los resultados.

¿Cómo fue tu vida sin tu hija?

Fueron los peores años de mi vida, aunque ahora estoy en pareja y tengo otra hija, no soy feliz porque me arrancaron una parte de mí, porque día a día recuerdo a mi nena cuando caminaba o empezaba a hablar.

¿Recordás muy seguido todo lo que viviste con Soruco?

Sí. Es algo que no me voy a olvidar jamás porque él me hizo muchísimo daño y conté todo cuando fui a declarar.

¿Cómo es tu vida hoy?

No puedo trabajar porque yo limpiaba casas, pero ahora me mareo y tampoco puedo estudiar porque me olvido de las cosas. Vivo con mi pareja y mi hija, ahora no sufro de maltrato, vivo tranquila.

¿Te estás haciendo estudios?

Sí, estoy yendo a la psicóloga de la salita de mi barrio, voy al hospital y mi pareja aunque no tiene trabajo, me ayuda a pagar los boletos para que me haga los estudios en Jujuy.

¿Qué expectativas tenés de ahora en más?

Lo único que espero es que así como se hizo justicia con él, su familia no se apegue a este barrio porque me da miedo. A veces pasan por acá, o cuando voy por el centro me miran con bronca como si yo sería la culpable. Eso quiero que entiendan, que yo no soy culpable de nada.

¿Qué les dirías a las mujeres que están viviendo una situación de violencia?

A esas mujeres les diría que sean fuertes, que denuncien, que no se callen porque si tienen miedo esto llega a lo peor y yo no quisiera que ninguna mujer pase por lo que yo pasé.

Luego de conocer la condena a Soruco, Belén Calapeña busca alguna forma de devolver las pertenencias del condenado a su familia, pero sin tener que verlos y poder así terminar con todo aquello que le recuerda esa etapa de su vida.

Esta joven humahuaqueña se sobrepuso a todo lo que vivió. Tiene mucha valentía para salir adelante, encontró tranquilidad con su nueva pareja y su niña y aunque su situación económica no es buena ya que solo viven de las "changas" que hace su actual pareja, luchan día a día por procurar el bienestar de su hija. Su sueño es poder tener las escrituras de la casa en la que vive y que esa situación finalmente se regularice.