Cambiemos con peronistas, ¿es la solución?

Esta es la semana de los votos en Jujuy. Quedarán oficializadas las boletas de cada Frente y Partido y la distribución de ellas será una de las principales herramientas de publicidad de las elecciones. Mientras tanto, y digan lo que digan, el bipartidismo tradicional de los últimos años vuelve a expresarse con rotunda vigencia en Jujuy: la cosa es entre peronistas y radicales. Los aditamentos, los condimentos y los socios circunstanciales de cada uno, simplemente acompañan la tensa cinchada entre los dos grandotes del barrio. Lo curioso, casi simpático y a la vez lleno de una carga política poderosa son las anécdotas que se van sucediendo y cuya observación permite conocer mejor a candidatos y posiciones.

El jefe radical, de visita en Susques, volvió a confesarse ante periodistas de Buenos Aires, mostrando aspectos importantes de su pensamiento actual. Dijo que se siente frentista desde chiquito, sepultando definitivamente la historia antigua de la UCR y su soledad electoral con la famosa lista 3 que le dio victorias y derrotas igualmente inolvidables en el país y en Jujuy. Paralelamente, abogó porque Cambiemos se abra y de tal manera, que esa apertura pueda aprovechar el desbarajuste nacional del peronismo e incorporar fracciones que jamás aceptarían al cristinismo como conducción, o algunos otros despechados por los movimientos orgánicos del PJ. Fue inevitable que el GM recordase su creatura política del 2015, cuando el radical se alzó con el apoyo de Massa, Macri, Lavagna, Stolbizer, Carrió y otros, alianza que hoy mantiene con variantes. La puso como ejemplo y entre líneas y dejó entrever el deseo de que a la creciente estrella independiente de la oposición, Roberto Lavagna se incluya en ese sistema. "La idea va cobrando fuerza" se animó a lanzar. Lavagna la despedazó: "Cambiemos ya ha fracasado" disparó, y les recomendó intentar ya una renegociación con el FMI para aliviar las tensiones. Lavagna siempre preferirá a los peronistas, hasta se animó a decir que podría ser el vice de (Miguel) Pichetto. Se puede pensar que el GM imagina en esa alianza ampliada, como un operativo de salvamento con dos objetivos: primero rescatar a Cambiemos de su empantanamiento en las arenas movedizas que lo degluten sin piedad; y después dar alguna garantía más sólida de funcionamiento al futuro gobierno que pudiera surgir esa entente electoral. Claro, lo del GM es una expresión de deseos. Al resto de las inquietudes que les toleró a los periodistas de Buenos Aires, respondió desde el obvio refugio del "no lo sé" y dejó las respuestas para después de la convención nacional de la UCR que será a fin de mes, y que hoy por hoy, es el escollo más duro para que se cumplan los deseos del gobernador jujeño. Y los del propio presidente Macri y su círculo más íntimo, enfrascados todavía en un diálogo político de diez puntos que se desflecan en medio de la impiadosa tempestad prelectoral.

El GM en tanto hace lo suyo en Jujuy. Puso enviados a dialogar con Lavagna, su excompañero de fórmula en aquella olvidable alianza UNA de las presidenciales del 2007. Lamenta en la intimidad las exageraciones verbales de Elisa Carrió, y se preocupa profundamente por el deterioro hasta ahora irrefrenable del gobierno nacional, la fragilidad de la economía y la situación social nacional, temas que duelen el doble a los radicales, (toda vez que se ven socios de una sociedad que ideológicamente les lastima su genealogía). Como es lógico, el candidato de Cambia Jujuy está lanzando estos días a una maratón de inauguraciones cumpliendo compromisos, anuncios y firmas de convenios, colocar piedras basales y a actuar como anfitrión de importantes visitas, todo en el marco de una elección que hasta no hace mucho parecía mucho más tranquila de lo que hoy se presenta. Se esperan todavía visitas más notables como la de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Del presidente ni hablar.

El principal opositor, estrenando su condición de desafiante en una elección para gobernador y vice en la Provincia, es el Frente Justicialista. También con sus socios históricos, otros nuevos, y varias deserciones con características especiales. La fórmula compuesta por Julio Ferreyra y Adrián Mendieta, busca mostrar por toda la Provincia, la síntesis de la experiencia y la juventud, y la de un dirigente capitalino junto a un hombre del interior. El respaldo del Partido Justicialista y su Frente, alentados por mediciones que los llenan de encendido optimismo, sostienen al dúo que trabaja con intensidad y -se debe destacar- con estudiada mesura en sus manifestaciones. Han buscado evitar ataques directos y menoscabo al resto de los participantes del arco electoral, poniendo el acento en la presentación de ideas claras y sencillas ante una posible gestión de gobierno. Muestran sin embargo, los flancos débiles de los gobiernos provincial y nacional, contraponiéndolos al ideario peronista tradicional. "Y resaltamos los acuerdos y rescatamos los renunciamientos del presidente del PJ, Rubén Rivarola, y Adrián Mendieta, quienes fueron los primeros en resignar sus pretensiones a la gobernación para lograr el acuerdo con don Julio, que para nosotros es el candidato de la gente" señaló un operador de la Quebrada en el acto realizado en Abra Pampa hace unas horas.

La virulencia de algunos sectores, especialmente de algunos referentes escindidos del Partido Justicialista, no deja de llamar la atención. Algunos dedican más esfuerzos a atacar al Frente Justicialista que a combatir políticamente a los oficialismos gobernantes, supuestamente sus objetivos a vencer. En algunos casos, las manifestaciones van de lo pintoresco a lo patético, cuando argumentan haberse retirado al ver las divisiones del PJ -que ellos mismos protagonizaron- y critican a los que se dejan llevar por intereses personales -de los que son un claro ejemplo-. Pero ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, es nada más que el tradicional folklore de la política de baja gama. A la luz de lo que ocurra el 9 de Junio, después de las elecciones, los peronistas deberán dejar en claro las responsabilidades por la suerte corrida en las urnas en este año fundamental. A la cuestión nacional, por ahora todos tienen en segundo plano. Allá es tan grande el desconcierto que ocuparse de Jujuy es un objetivo lejano para los referentes que en otro panorama ya estarían fatigando pueblos y ciudades jujeñas.

En tanto, las campañas van ganando en intensidad. Rápidamente medido por las consultoras especializadas, el acto de presentación del Libro de Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, virtual lanzamiento de campaña, profundizó las características de su personalidad, alimentó hasta el delirio el entusiasmo de sus fans, y remarcó la profundidad de la grieta con los que no la quieren. También produjo algún quiebre interno (Pino Solanas no tuvo clemencia con ella, a pesar de haber apoyado inicialmente un acuerdo de Proyecto Sur con los K). En Jujuy importa, porque también sus seguidores de Unidad Ciudadana comenzaron a hablar de una visita de CEFK a nuestra provincia. Una agenda imaginaria adelantaba que los visitaría a ellos, a la señora Milagro Amalia Angela Sala de Noro y que no podría dejar de saludar al Frente Justicialista. El PJ local orgánicamente alineado con la conducción nacional de José Luis Gioja, sólido cristinista, permanece sin embargo inteligente y prudentemente expectante para terminar de definir todo lo que pasará desde el 9 de Junio hasta el 11 de Agosto y al 27 de Octubre. El resto de las propuestas políticas para la elección de Jujuy también recalienta su trabajo. Algunos -demasiado obvios- insisten en desperdiciar espacios en los medios con el insulto al adversario (a veces grosero, a veces sutil) sin comprender aún el hartazgo de la gente con esa actitud. Otros -también muy obvios- abusan de sus trolls, tratando al votante como muy ingenuo o muy estúpido, sin comprender que no es ni una ni otra cosa. Anoche toda la clase política se miraba en el espejo de Córdoba, donde Juan Schiaretti reventaba las urnas con su trabajo impecable y sobre la aún incomprensible división radical. La UCR perdía hasta la capital mediterránea, logrando armar un combo trágico para Cambiemos que en el 2015 recibió desde la Docta la bendición final para su victoria histórica. Pero esto es así. La lógica no siempre es socia ideal de la política. Como la razonabilidad no siempre lo es de los políticos.

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...