Llenos de ira los argelinos, piden también "que se vayan todos"

El jefe del Ejército de Argelia, general Ahmed Gaid Salah, se convirtió de nuevo en el objeto de la ira de los argelinos, que volvieron a salir a la calle por décimo tercer viernes consecutivo para exigir la caída de todo el régimen que acompañó al renunciante presidente Abdelaziz Bouteflika.

El general, designado por Bouteflika en 2004, devino en el hombre más influyente del país y en uno de los principales defensores de un proceso de transición que la población rechazó un día más al grito de "Que se vayan todos".

Decenas de miles de ciudadanos dijeron también "no" a las elecciones convocadas para el próximo 4 de julio por el presidente del Senado y jefe de Estado en funciones, Abdelkader Bensalah, otro de los veteranos del régimen.

Y exigieron la formación de un órgano colegiado independiente que sustituya al extitular de Interior y actual primer ministro, Nuredin Bedaui, reforme la ley electoral y gestione Argelia hasta la celebración de unas presidenciales "verdaderamente libres y democráticas".

"Nos hemos levantado para pedir el cambio del poder político en Argelia y la manera de gobernar el país", recordó ayer el abogado Mustapha Bouchachi, uno de los inspiradores del movimiento popular de protesta.

"El presidente (del Senado) es aún jefe del Estado interino, eso demuestra que el pueblo no ha logrado todavía sus reivindicaciones", indicó el activista, conocido por su defensa de los derechos humanos, citado por la agencia de noticias EFE.

En la misma línea se pronunciaron los ciudadanos que, como cada viernes, trataron de concentrarse en la plaza de la Grande Poste, en Argel, tomada desde primera hora de la mañana por cientos de agentes antidisturbios.

Concluida la oración, decenas de hombres lograron romper el cordón tras forcejear con los policías y colocarse en las escaleras del edificio principal, donde repitieron consignas habituales como "Queremos que la mafia del poder se vaya".

Los congregados, entusiastas pese al calor y el rigor del mes del ayuno sagrado o Ramadán, y en menor número que días anteriores, insistieron además en la necesitad de avanzar hacia un Estado civil, sin injerencias del Ejército.

Manifestaciones similares tuvieron lugar en otras ciudades del país, como Tlemcen, Orán, Constantina, Mascara y Tiaret, en la norteña región de la Cabilia, de mayoría bereber y en particular en la localidad de Bordj Borreridj, escenario de una de las más numerosas. Las protestas masivas, que se suceden cada martes y viernes desde el pasado 22 de febrero, tienen lugar en medio de una supuesta campaña de "manos limpias" impulsada por el propio Gaid Salah, al que la población acusa de maniobrar para tratar de desligarse de un régimen del que fue uno de los hombres más destacados. En este marco fueron detenidos Said Bouteflika, hermano del expresidente y verdadero poder en la sombra en los años de la enfermedad del mandatario, y los generales Ahtmane Tartag y Mohamad Mediane "Tawfik", que durante más de 25 años dirigieron los temidos e influyentes servicios secretos argelinos.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...