Cada vez cuesta más acceder a los remedios

Desde el Centro de Jubilados, Retirados y Pensionados de la provincia de Jujuy, cuyos afiliados tienen como obra social al Instituto de Seguros de Jujuy, atraviesan dificultades al momento de adquirir medicamentos, sobre todo los que cobran el haber mínimo. Plantean que es reducida la cobertura, y por eso deben pedir préstamos porque no llegan a cubrir sus gastos básicos.

El Centro de Jubilados, Pensionados y Retirados tiene unos 4 mil afiliados con la obra social Instituto de Seguros de Jujuy (ISJ) .

"En el caso de los que tenemos el Instituto de Seguros de Jujuy (ISJ) escuchamos que a mucha gente le cuesta acceder a los medicamentos, más por los aumentos que han tenido últimamente, todos los meses prácticamente les cambian los medicamentos", explicó el vicepresidente del citado Centro, Vicente Luna Pizarro, quien es titular de la Federación de Centros de Jubilados de Jujuy.

Planteó que los jubilados que están aglutinados en ese Centro de Jubilados, unos 4 mil, tienen cobertura del ISJ, estimando que en Jujuy hay 20 mil pasivos que están afiliados a esa obra social. "Nosotros tenemos la obra social provincial, es muy poco lo que nos reconoce, todo lo contrario de lo que es el Pami, que reconoce muchos remedios y los descuentos son muy importantes, incluso tienen medicamentos gratuitos", explicó.

De hecho, aseguró que a muchos de los que tienen la jubilación mínima, que no llega a 10 mil pesos, les cuesta afrontar esos gastos y para ello brindan subsidios para internación, derivaciones o traslado en ambulancias.

En ese sentido, aseguró que el Centro tenía previsto para este año implementar dos servicios, de kinesiología y de podología, pero no se pudo concretar porque Anses restringió y no permite ni tampoco ampliaciones. Además, no se está permitiendo actualizar el monto desde 2017, de 100 pesos que se descuenta por un código y eso frena la posibilidad de invertir en servicios.

Señaló que a otros centros, como Acisepa y el Centro de Retirados de la Policía que forman parte de la Federación, se les retiró el código de servicios, y que en el último caso están complicados porque no pueden descontar los montos para el seguro de sepelios.

En tanto, Simeón Moreno, vocal del Centro de Jubilados, Retirados y Pensionados de Jujuy "Delicia Jerez", fue más contundente: "Los jubilados gastan más de la mitad de sus pobres ingresos en medicamentos. Son los clientes mayoritarios de las farmacias", precisó y estimó que falta una política con más sensibilidad para con los pasivos.

Explicó que advierten que a los jubilados no los tienen en cuenta en los beneficios que se anuncian para diversos sectores y que hasta la CGT "ignora a los jubilados", olvidando que también los trabajadores activos se jubilarán algún día. A nivel local explicó que aquellos que perciben la retribución mínima que no llega a 10 mil pesos, el Centro les brinda un programa de apoyo a través de préstamos pequeños que se pagan por descuento de Anses. "Son créditos mínimos, de 2.000 o 3.000 pesos para pagar facturas de luz, medicamentos y cualquier otra emergencia. Antes hacíamos varias prestaciones con cuotas a seis meses, Anses ha quitado eso y hace un solo descuento a 60 días, pero los jubilados vuelven a renovarlo porque no les alcanza lo que cobran", afirmó.

Explicó que debido a las restricciones de Anses tuvieron que reducir también el monto de 7.000 pesos a 2 o 3 mil. Dijo que no hay beneficios del Estado que les provea de medicamentos, agregando que el ISJ tiene un vademécum.

"Los jubilados están solos y los beneficios deberían ser para los que más gastos tienen en farmacia", precisó Moreno.

 

Se compra menos medicamentos

BAJA / SINDICATO DE FARMACÉUTICOS AFIRMA QUE SE VENDEN 100 MIL REMEDIOS MENOS.

Según datos del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, en el país se compran 100.000 remedios menos por día en comparación con el año pasado.

Advirtió que el incremento en los medicamentos acumula un aumento promedio de 320 por ciento desde diciembre de 2015, con picos de 800% en productos como la aspirina, por ejemplo, y del 720% en remedios para combatir la presión arterial, que son de uso frecuente en muchos pacientes.

Cada vez menos argentinos pueden adquirir medicamentos y, de esa manera, el acceso a la salud es hoy un privilegio del que gozan muy pocos.

En ese sentido, el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos confirmó que la suba de precios de los remedios estuvo todos estos años muy por encima de la inflación, y por eso es que muchos argentinos dejaron de comprar sus medicamentos o directamente abandonaron los tratamientos. 

Desde la entidad sindical se advirtió que esto derivó en que se duplique la morbimortalidad, es decir las muertes causadas por enfermedades que, mediante un tratamiento médico, pueden ser controladas.

Por otra parte, la falta de una adecuada regulación de los fármacos, el desinterés del Gobierno nacional por fomentar la producción nacional o para promover la regulación de la tasa de rentabilidad de laboratorios, por ejemplo, no solo disparó el precio de los medicamentos, sino que derivó en el cierre de unas 250 farmacias en todo el país, según denunció el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos.

No es casual, entonces, que se vendan 100 mil remedios menos por día. Esto quiere decir que hoy en la Argentina solo los que tienen ingresos altos pueden pagar por la salud. 

En el otro extremo del mapa social están los que viven en situación de pobreza, un fenómeno que se ha vuelto creciente en el país y que tiene a más de 14 millones de personas que sufren la ausencia del Estado y de políticas públicas.
En un reciente foro organizado en Sudáfrica por la Organización Mundial de la Salud para definir estrategias que permitan reducir los precios de los medicamentos y garantizar el derecho a la salud de la población, se planteó un problema de alcance global: la falta de transparencia con respecto a los precios pagados por los gobiernos, lo que hace que muchos países de ingresos bajos y medios paguen por algunos medicamentos precios más altos que los países más ricos. 

Este foro mundial, que se llevó a cabo en la ciudad de Johannesburgo para debatir sobre precios justos y acceso a los medicamentos, contó con la presencia de representantes de gobiernos y de organizaciones de la sociedad civil, que coincidieron en pedir una mayor transparencia de los costos de la investigación y desarrollo de medicamentos, así como de su producción, para que los compradores no tengan que pagar altos precios por estos productos.

Por otra parte, en nuestro país el Centro de Economía Política Argentina (Cepa), el Centro de Estudios Políticos Para Personas Mayores (Ceppema) y la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria (Algec) publicaron un informe en el que señalan que el promedio de aumento de los 50 medicamentos más consumidos por los adultos mayores en el período mayo 2015 - agosto 2018 fue del 157,8 por ciento, mientras que en el mismo período las jubilaciones subieron un 111,9%. 
El continuo encarecimiento de los precios de medicamentos esenciales y la carencia de políticas públicas para evitar que eso suceda atentan contra el derecho a la salud que es, vale recordar, un derecho inalienable e inherente a todo ser humano.
(Informe publicado en Norte, Resistencia)

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...