Las pericias telefónicas comprometen al imputado

El próximo lunes 27 serán los alegatos del juicio oral y público que se le sigue a Sebastián Torramorel, joven acusado de asesinar y arrojar el cuerpo de su exnovia Carola Solano Sandilli a la playa del río Xibi Xibi, en pleno centro jujeño, en un hecho ocurrido en julio del 2016.

El único detenido en este expediente se abstuvo a prestar declaración en la etapa preliminar, pero sus abogados defensores Julián Martín y Emanuel Palmieri no descartan que lo haga antes de la producción de los alegatos.

En la segunda audiencia celebrada el pasado viernes en el octavo piso del Palacio de Tribubnales, declararon entre otros testigos funcionarios del Ministerio Público de la Acusación quienes comprometieron aun más la situación procesal de Torramorel.

El analista de sistemas Alejandro Escalier le dijo al Tribunal en lo Criminal Nº 1 que analizó 8 dispositivos móviles de la víctima Carola Solano Sandilli, del imputado Sebastián Torramorel, del entonces novio de la víctima Hugo Gutiérrez y de un amigo de la mujer.

Escalier dijo que el día 14 de julio, fecha en que Carola Solano Sandilli fue denunciada como desaparecida, se estableció una comunicación telefónica entre los teléfonos de la víctima con el de Torramorel. Ese mismo día se registraron por lo menos 6 llamadas telefónicas que ocuparon un tiempo de 839 segundos.

Además, el informe que el analista de sistemas presentó al fiscal especializado en Delitos Complejos Diego Cussel, dio cuenta que entre el 1 y ese mismo 14 de julio, los teléfonos de Torramorel y de Solano Sandilli intercambiaron 21 llamadas y 56 mensajes de texto.

También de este análisis se confirmó la declaración de Hugo Gutiérrez, entonces novio de la mujer asesinada, quien había manifestado que intentó comunicarse con ella pero su línea daba apagada.

IMPUTADO / SEBASTIÁN TORRAMOREL JUNTO A UNO DE SUS ABOGADOS DEFENSORES.

Solano Sandilli por ese entonces tenía dos tarjetas SIM de las líneas de teléfonos Claro y Personal, una línea usaba para comunicarse de forma gratuita con sus familiares y otra para comunicarse de la misma manera con su novio Gutiérrez, pero usaba un teléfono celular marca Alcatel Touch. Esto había sido explicado por su hermana Gina Solano Sandilli.

El análisis además reveló que mientras Solano Sandilli llevaba un día de desaparecida, su teléfono celular se activó pero con una de las tarjetas SIM de Torramorel. Todos estos elementos probatorios indican que mientras los efectivos policiales y los familiares de la joven la buscaban, el imputado tenía en su poder el dispositivo móvil de ella.

Otro dato que no es menor, da cuenta que el 13 de julio (un día antes de la desaparición de Solano Sandilli) y el 17 de julio (en el cuarto día de su desaparición) la cuenta de la red social de Facebook a nombre de la víctima se activó en una computadora, donde además habitualmente se activaba la cuenta de Facebook de Torramorel.

Lo que hace suponer que el imputado estuvo los últimos minutos de vida junto a Solano Sandilli.

Este análisis también es coincidente con la declaración de la hermana de la víctima fatal, quien le había dicho al Tribunal que la contraseña de Facebook de la cuenta de su hermana, había sido cambiada desde su celular días después de su desaparición.

Los familiares de Carola Solano Sandilli sostienen enérgicamente que en el crimen participaron más de dos personas y que no fue asesinada donde su cuerpo fue hallado, sino que fue dejado allí, después de estar ocho días desaparecida y con seguridad privada de su libertad.

Todo apunta a que el hombre imputado sería el responsable del hecho de femicidio.

Personalidad

El análisis psiquiátrico que se le practicó al imputado determinó que padece de trastorno esquizoide de la personalidad y tiene frialdad afectiva.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...