Síndrome de Munchausen: consiste en fingir estar enfermo para recibir atención

¿Alguna vez has pretendido no estar bien para tener más atención? Probablemente sí, sin pensar nunca que esta actitud podría ser el resultado de un síndrome real. Sin alarmismo, pero con tanta curiosidad, tratamos de arrojar algo de luz para entender mejor el síndrome de Munchausen.

El síndrome de Munchausen es un trastorno psiquiátrico que induce a los afectados a simular y quejarse de enfermedades o síntomas físicos o psicológicos inexistentes para obtener la atención y la compasión de otros: seres queridos, extraños o personal médico de salud.

Para lograr su objetivo, las personas con este síndrome también pueden lastimarse voluntariamente (infligiendo lesiones o buscando activamente enfermarse) o lastimar a otra persona (como en el caso del síndrome de Munchausen por poder)

¿Cuáles son sus causas?

Las causas del síndrome de Munchausen aún no están del todo claras. La investigación hasta la fecha apunta con el dedo a una etiología multifactorial del síndrome, que por lo tanto sería causada por dos órdenes de factores estrechamente relacionados entre sí:

Factores individuales

Haber experimentado experiencias altamente traumáticas en la infancia, como traumas emocionales, haber sufrido abuso o haber sido víctima de negligencia. Este tipo de experiencia podría haber contribuido a crear en estas personas el deseo de colocarse en el centro de atención, incluso de una manera completamente disfuncional.

Otras personas pueden haber padecido enfermedades infantiles o de la adolescencia que requerían atención especial o tratamiento médico prolongado. Este evento podría haber llevado al sujeto, incluso en la edad adulta, a desear recibir el mismo cuidado y atención en el momento de necesidad.

Factores psiquiátricos

La base del síndrome podría ser ocultar importantes trastornos de la personalidad, como el trastorno antisocial, el trastorno narcisista y el trastorno límite de la personalidad, altamente correlacionados con el síndrome de Munchausen.

Otros factores definidos como predisponentes incluyen la baja autoestima, la pérdida de un ser querido o la imposibilidad de convertirse en un médico o trabajar en el sector de la salud.

¿Cómo se trata?

La psicoterapia es el tratamiento de elección para el tratamiento del síndrome de Munchausen. Sin embargo, muchos de los sujetos que la padecen rechazan el tratamiento, ya que son incapaces de reconocer la existencia misma de la enfermedad.

Si la persona pudiera reconocer el síndrome como un problema y, por lo tanto, aceptara su condición, las posibilidades de recuperación son bastante altas. A través de un curso de psicoterapia, el paciente podrá reconocer y dominar los llamados pensamientos distorsionados y disfuncionales que lo inducen a exacerbar los síntomas hasta el punto de controlarlos.

Durante el curso terapéutico, es fundamental que el paciente cuente con el apoyo de su familia y del círculo más íntimo, para que pueda ayudarlo a controlar su enfermedad y brindarle atención de la manera más saludable y adecuada.

La psicoterapia puede ir acompañada, cuando sea necesario, de una terapia farmacológica, generalmente basada en fármacos antidepresivos o estabilizadores del estado de ánimo, útil para contrarrestar una posible depresión o un trastorno de ansiedad concomitante. Debe especificarse que los medicamentos solo ayudan a aliviar los síntomas derivados de posibles trastornos emocionales simultáneos, de hecho, no son capaces de resolver el síndrome solo.

Fuente: Menteasombrosa

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...