EN VIVO

"El Matutino", el magazine de El Tribuno de Jujuy.

Vendedores atraviesan una crítica situación económica

En esta época de crisis el capítulo "indumentaria" fue uno de los rubros que más sufrió recortes y hasta algunos cierres de locales. Y es que son varios los testimonios de vendedores que esperaban tener un mejor comienzo de año pero terminaron teniendo fuertes bajas de venta. Así también lo reflejó la Came, indicando que la venta de ropa bajó un 13% el mes pasado.

Frente a esta situación, los vendedores optaron por implementar distintas estrategias para mantener las ventas, ya que, si bien la ropa es un producto indispensable, algunos tratan de llamar la atención del cliente con ofertas de liquidación.

"Éste como el año anterior fue muy crítico para mi, es indudable que la gente ahora trata de recortar sus gastos y es entendible porque subieron todos los servicios", expresó Marta Acosta, dueña de un local de ropa de un comercio de la avenida Dorrego.

La vendedora Carla Cardozo explicó que en el mes llega a vender para pagar el alquiler del local y comprar por lo menos la mitad de mercadería para renovar los maniquíes, "espero que en invierno las ventas sean buenas, ahora la gente se compra menos ropa", precisó.

En este contexto, el vendedor Pedro Gutiérrez de la calle Necochea, expuso que la baja en las ventas no se da porque los clientes no compran, sino porque redujeron la cantidad y hasta la calidad. "Antes por ejemplo se llevaban una campera y dos remeras, pero noté que la mayoría elige comprar ropa usada a un costo más barato", dijo.

Recurren a los más barato

La vendedora de un local de ropa de la avenida El Éxodo, Roxana Farfán, comentó que desde hace un mes puso en marcha su local de venta de ropa nueva. "Las ventas están flojas, hay un poco de competencia con los vendedores de ropa usada, porque ellos tiene precios más económicos en camperas usadas y la gente que está más necesitada recurre a los más barato", acotó.

Sin embargo, consideró que particularmente opta por vestir a su hija con ropa usada y la que ella vende. "Uno al ser el dueño del negocio no se puede dar el lujo de gastar porque recién arranco", y detalló que una campera nueva llega a costar $1.000, mientras que en un local de ropa usada su valor alcanza la mitad.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...