Recordaron al Canónigo Juan Ignacio de Gorriti

Encabezado por el intendente de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, Raúl Jorge, concejales, funcionarios e invitados especiales, se recordó en un emotivo acto la figura del Canónigo Juan Ignacio Gorriti en nuestra capital.

El hombre de fe, falleció un 25 de mayo del año de 1842 en Sucre, Bolivia. Al cumplirse un año más de su desaparición física, lo recordaron con unas ofrendas florales en el monumento que se encuentra emplazado entre la avenida Jorge Martearena y calle Italia, además de sentidas palabras realzando la figura y la importancia de Gorriti en la historia misma de la provincia.

Su historia

Hijo de Ignacio de Gorriti, vasco de Ascoitía, provincia de Guipúzcoa, España, y de Feliciana Cueto. Nacido el 10 de junio de 1766. Estudio en la Universidad de Córdoba, recibiéndose de doctor en 1790.

Vuelto a Jujuy, fue cura en Cochinoca. En 1810 era cura excusador de Jujuy. Se pronuncio desde un primer momento por la Revolución de Mayo, en cuanto llegaron noticias de la formación de la Primera Junta.

Escribió una Memoria, que dice en su autobiografía, “En que con principios del derecho publico, probé que la autoridad de los virreyes y demás mandatarios de la corona había caducado de hecho, desde que había dejado de existir la autoridad de quien dependían”.

El 9 de setiembre de 1810, escribía a la Primera Junta, comunicándole su elección de diputado, que tuvo lugar en el Cabildo abierto, en que le decía: “que sin duda era esa elección efecto de la decidida adhesión al sistema, que manifeste desde el instante que me hice capaz de los graves y ejecutivos motivos que dieron causa a la gloriosa instalación de V.E.”. Fue diputado por Jujuy, en la Primera Junta hasta su disolución, el 16 de diciembre de 1811, por resolución del Primer Triunvirato.

Vuelto a Jujuy y nombrado vicario, bendijo la bandera del ejercito del Perú, recién creada por Belgrano, en manos de este, el 25 de mayo de 1812, en nuestra Iglesia, hoy Catedral.

Gorriti desde las primeras épocas de la revolución de mayo, fue difusor del principio federalista de la igualdad y libertad de gobierno de las ciudades al igual que las capitales de intendencia y que Buenos Aires. Posiblemente fue el primero que planteara el anhelo federal de organización de la República. Así lo prueban las ideas expresadas en 1811 en su presentación a la Junta, sobre la reforma de las Juntas Subalternas y en 1815 cuando surgió el conflicto relativo a la elección de Güemes.

Después de 1820, cuando se formo el partido unitario milito en él, hasta su destierro en 1832, por oposición a “la montonera, la anarquía y la demagogia gaucha”.

Su pensamiento pedagógico señala la “educación pública” como condición previa y fundamental de la democracia e introduce en las ideas argentinas una honda preocupación republicana por el niño. Gorriti erige, agrega a la escuela popular a institución libre para afianzamiento de la libertad. Antes de Gorriti nunca se había ido tan lejos en principios. El encuentra que el mal americano es la ignorancia del pueblo y el desarreglo de las costumbres públicas y privadas.

Gorriti se muestra como un representante preclaro de una generación de jóvenes que rompieron vínculos con el antiguo régimen, con sus ideas filosóficas y sociales, y buscaron la concreción de anhelos en fundaciones, doctrinas y estudios que dirigían por nuevos rumbos el pensamiento de la sociedad naciente.

Fuente: Sánchez de Bustamante, Teófilo: “Biografías Históricas de Jujuy”, Universidad Nacional de Tucumán. Facultad de Filosofía y Letras. 1957
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...