"El judo parece peligroso pero respetamos y cuidamos al rival"

-¿Cómo nació la pasión por el judo?

-Estaba en la primaria y el profesor Guido Cuevas comenzó a hablar que de la actividad física, que se viajaba mucho y que todo era beneficioso. Te soy honesta, no había prestado mucha atención y me interesó el tema por los viajes. Llegué a mi casa, le dije a mi mamá que quería asistir a clases en las vacaciones de invierno y cuando fui, pensando que era gimnasia artística, me quedé hasta hoy.

 

-¿Estabás practicando algún deporte en aquel momento?

-Sí, jugaba al básquet en el Club Gorriti, deporte que practiqué durante cinco años. Pero el judo me apasionó de entrada y si bien parecía un poco peligroso, me animé y al segundo mes ya fui al primer torneo. Me atrajo el ambiente que había de mis compañeros y de mi profesor.

 

-¿Dónde fue la primera clase?

-A la vuelta de mi casa, en barrio San Pedrito, en la escuela 417, y allí fue el profesor a enseñar. Fui a ver y me quedé hasta hoy. Me acompañó un compañero de primera, Marcelo Torres, con quien seguimos juntos haciendo judo. Ahora entrenamos en el Club Independiente.

 

-Las artes marciales en general tienen muy ricos conceptos sobre la vida, pero también como decís vos parecen peligrosos.

-Es verdad, se inculcan valores, respeto y también es cierto que la primera vez, cuando observé a chicos caerse de espalda, me preocupó. Pero el "Profe" me explicó que nosotros cuidamos al compañero. El judo parece peligroso, pero respetamos y cuidamos al oponente. Nos cuestión de hacerle daño.

-¿Qué sensaciones cruzaron por tu cabeza la primera vez que estuviste en un torneo?

-El profesor enseña judo y lucha olímpica. Fue en lucha olímpica donde debuté en una competencia. Es similar, pero usamos mallas en lugar del judogui. Y aunque no llegué al podio, mi instructor me dijo que se notaba que tenía fuerza en los brazos y otros profesores me felicitaron, porque resaltaron el hecho que era la más baja de estatura de todas las que participamos. Capaz que me faltaba técnica, pero no fuerza. En los entrenamientos lucho con los más grandes y todos coinciden.

 

-¿Cómo tomaron en tu casa la determinación?

-Me apoyaron, pero mi mamá me reiteraba una y otra vez que me cuide, ya que si sufría una lesión podría estar mucho tiempo sin entrenar.

 

-¿Y en qué momento te diste cuenta que el judo iba a ser parte importante en tu vida?

-Porque a través del deporte comencé a cuidarme físicamente, a competir y viajar. Me atrajo ir a torneos nacionales y conocer otros lugares. También se puede ser becado por el Cenard para representar al país en Sudamericanos o Panamericanos o en las Olimpíadas

-¿Honestamente pensaste en consagrarse campeona argentina a los18 años?

-Mi objetivo es ser convocada para entrenar con la selección nacional en el Cenard. Fui becada dos veces por la Secretaría de Deportes de la Nación en el 2014, pero en lucha olímpica. Mis padres no quisieron que fuera porque estaba en tratamiento todavía, ya que tuve leucemia en el primer año de mi vida. Entonces, seguía yendo a los controles y no querían que me fuera porque era muy chica. Al año siguiente me volvieron a llamar, pero no se dio. Y ahí me decidí por el judo.

 

-Entonces, le ganaste a la leucemia y sos una luchadora doblemente.

-Al primer año de edad me apareció la enfermedad y hasta los 15 años hice el tratamiento, con quimioterapia hasta los 5 años. Luego me realizaba los controles mensuales. Gracias a Dios hace tres años me dieron el alta.

 

-Tu consagración reciente en Bariloche en el "Argentino" debe ser algo para enorgullecerse...

-Es así. Comencé a practicar judo en el 2013 y fue primera medalla de oro a nivel nacional. Al empezar con esta actividad tenía 12 años y pesaba 68 kilos. Estaba excedida de peso. Para competir debía bajar, algo que hice de forma paulatina hasta llegar a los 48 kilos. Mido un 1.43 metros y estoy en la divisional donde me siento más a gusto. Podría llegar a 44 kilos. Paula Pareto, a quien admiro mucho, tiene mi misma estatura y pesa 48 kilos, pero ella es sólo masa muscular.

-Igualmente debió ser duro adelgazar tantos kilos.

-Es que cuando quise competir no había chicas de mi peso, no había rivales de 68 kilos. Y el profesor me dijo que si quería competir tenía que bajar de peso. Mientras iba practicando y participando en campeonatos, solita fui reduciendo. También mejoré los hábitos alimenticios.

 

-¿En el certamen nacional en qué categoría saliste campeona?

-En juniors. Soy cinturón naranja. Fue un viaje largo de casi dos días porque sufrimos corte de rutas. Cuando se va a un ‘Nacional‘ se tiene que dar el peso justo. Entonces vamos regulando las comidas para estar bien en el pesaje. El profesor se encarga de ver las llaves, con quién luchamos. En mi categoría había cinco chicas y entre ellas estaba la hija de mi entrenador. Fue todos contra todos y aunque perdí una lucha, terminé primera por sumatoria de puntos.

 

-¿Qué hiciste después de bajarte del podio?

-Llamé a mis padres. El viaje fue costoso y gracias al apoyo de la Secretaría de Deportes de la Provincia se redujeron los gastos. El traslado, las inscripciones y el alojamiento. Sé que mis papás se esfuerzan mucho y salir primera era como devolverle en parte el sacrificio que hacen para que pueda practicar judo.

 

-En la vida como en el deporte se dice que es importante llegar, pero el mayor desafío es mantenerse, ¿coincidís?

-Ahora siento que debo esforzarme más para volver a ganar, ya que tal vez me bajonee. Se viene el torneo del Centro de la República y es a nivel nacional. Estaré la presión de las otras chicas que querrán vencer a la jujeña que les ganó en Bariloche. Después tendrá lugar el Torneo Clausura. Con el Apertura que gané, son las tres competencias más importantes del calendario. En el medio hay torneos regionales.

 

-¿Cómo se transmite la pasión con la que hablás por este deporte?

-Les cuento a mis compañeros de secundaria que hago deportes y ven que viajo y que retorno con medallas. También les muestro videos de cómo entrenamos y les gusta. Pero no se animan mucho. Igual, los convoco que vengan porque socializamos.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...