"Badur Hogar":  el difícil arte de  madurar

En una cartelera comercial local que muy de vez en cuando incluye títulos nacionales encontrar una comedia hecha en el NOA, precisamente en Salta, resulta estimulante. El filme "Badur Hogar" dirigido por Rodrigo Moscoso, llegó a Jujuy para demostrar que en el Norte se puede hacer cine de calidad técnica impecable, con actuaciones notables y con una historia romántica encantadora narrada con ritmo y sutileza. Si a todo ello le sumamos que los jujeños podrán identificarse fácilmente con los inolvidables personajes que hablan en "norteño", con modismo y peculiaridades propias de nuestra región, concurrir a una función de esta película debería ser una cita marcada con rojo en la agenda.

El "Badur Hogar" que da nombre a la película es en la ficción un negocio familiar de electrodomésticos muy lucrativo en los años 80 y 90 ( los jujeños que crecieron en esa época recordarán en nuestra ciudad un negocio similar, "Rafael Marciani" que como el de la película tenía un jingle pegadizo que el que lee estas líneas seguro ya estará cantando). El local de "Badur Hogar", cerrado desde hace años, conserva toda su mercadería inalterada y ese estancamiento es la metáfora que ilustra la displicencia del protagonista, Juan Badur , un hombre de treinta y largos que vive con sus padres, trabaja con su amigo metalero limpiando piletas, sin saber qué rumbo tomar con su vida. Hasta que llega Luciana, una porteña atractiva y neurótica que lo envuelve en una serie de divertidos enredos que terminan en amor.

El gran retorno de Moscoso a la pantalla grande, tras casi 20 años de ausencia, es  una propuesta de estructura clásica relatada desde un punto de vista personal, que sigue la fórmula de la comedia romántica pero con la suficiente inteligencia como para combinar los elementos  de una forma muy interesante y efectiva. 

Los personajes (principales y secundarios) son humanos, entrañables, a veces irritantes pero queribles y bien desarrollados, con sus virtudes y defectos y con  los que es inevitable sentir empatía. Y la trama que se sostiene perfectamente durante todo el metraje, se desarrolla en un entorno urbano, sin pintoresquismo, en lindas locaciones de la ciudad de Salta funcionales a la acción y que más de un jujeño visitó alguna vez.

“Badur Hogar” es una propuesta deliciosa, de muy buena factura. Javier Flores y Bárbara Lombardo brindan interpretaciones llenas de gracia, energía y vulnerabilidad que nos llevan a reflexionar no solo sobre el amor y la familia  sino también sobre el difícil arte de madurar.

Dato: cabe destacar particularmente la intervención en el filme del salteño Cástulo Guerra quien después de una larga carrera en Hollywood, donde intervino como actor de reparto en filmes supertaquilleros como “Terminator 2”, “Los sospechosos de siempre” y “La mexicana”, asume el rol de padre de  Juan ofreciendo una interpretación sobresaliente.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...