Murió la joven que recibió un disparo de la Policía

La adolescente de 17 años que fue baleada en la cabeza el domingo último por policías durante un operativo en Santiago del Estero murió ayer en el hospital donde estaba internada, y por el hecho permanecen detenidos ocho miembros de la fuerza provincial, entre ellos el presunto autor material, informaron fuentes judiciales.

La causa fue caratulada como “homicidio calificado” porque los acusados son miembros de una fuerza de seguridad.

La muerte de Silvia Verónica Maldonado, madre de un bebé de un mes y de una niña de dos años, fue confirmada por el fiscal general de Santiago del Estero, Luis de la Rúa, quien dijo que ocurrió a las 4 en el Hospital Regional de la capital provincial.

Maldonado fue baleada cerca de las 23 del pasado domingo en el barrio Gas del Estado, donde, según De la Rúa, los policías buscaban a un hombre que había sido denunciado por robo por una vecina, el cual "fue aprehendido en la vía pública" minutos antes de que atacaran a la adolescente.

El fiscal afirmó en diálogo con TN que aunque "hay varias hipótesis" sobre cómo se desencadenó el hecho, "sí se puede decir que salió un disparo del arma de un policía que no tenía por qué tenerla sin seguro ni disparar, sea que lo haya hecho con intención o no".

El funcionario confirmó que hay ocho policías detenidos, siete de los cuales participaron del procedimiento y el restante que estaba como jefe de guardia en la comisaría 5ta., del barrio Jorge Newbery, y aseguró que serán indagados hoy

Uno de ellos, principal acusado de haber efectuado el disparo que mató a Maldonado, fue identificado por los investigadores como José Abraham, quien fue pasado a disponibilidad al igual que el resto de los detenidos.

De acuerdo a las primeras investigaciones llevadas a cabo por el fiscal de turno Mariano Gómez y sus pares del área de Violencia Institucional, Érika Leguizamón y Ramón Alfonzo, el hecho ocurrió cuando la Policía fue a la casa donde vivía Maldonado con sus hijos, su madre y sus hermanos a raíz de la mencionada denuncia que había realizado una vecina por el robo de una soldadora y otras herramientas.

La principal hipótesis es que los policías, sin una orden de allanamiento, intentaron ingresar a la casa de la familia de Maldonado, situada en la esquina de Teodoro Fels y Eduardo Comay, y la joven se los impidió.

En esas circunstancias, uno de los policías le efectuó un disparo en la frente, a raíz del cual la adolescente cayó desplomada.

La madre de la víctima, Paola Morales, contó a la prensa que al momento de recibir el tiro, Silvia tenía a su pequeña hija en brazos, quien resultó ilesa.

Por su parte, el secretario de Seguridad de la provincia, Marcelo Pato, dijo a la prensa que circula una versión que indica que el policía que disparó "recibió agresiones con ladrillazos desde el domicilio" y que, por eso, "agarró el arma y que sólo quiso amedrentar".

En tanto, algunos testigos aseguraron ante el fiscal Gómez que, previo al balazo efectuado con su arma reglamentaria, el policía le aplicó a la joven un fuerte golpe en el estómago.

La fuentes agregaron que los siete efectivos que habían llegado al barrio a bordo de dos patrullas se retiraron del lugar sin asistir a la víctima, que fue trasladada en moto por un vecino al Hospital Independencia, desde donde fue derivada al Regional.

En el centro asistencial, los médicos determinaron que Maldonado tenía muerte cerebral y que su estado era irreversible.

Al enterarse del hecho, familiares y vecinos se encaminaron a la seccional 5ta., ubicada a unas diez cuadras de la casa de la víctima, donde arrojaron piedras, prendieron fuego neumáticos y protestaron en reclamo de justicia.

La manifestación continuó con enfrentamientos entre civiles y policías y varios destrozos en la dependencia policial y patrulleros, agregaron las fuentes.

El fiscal general explicó que al tomar conocimiento de que el hecho involucraba a la fuerza de seguridad, los integrantes del Ministerio Público que intervienen en el caso resolvieron que las actuaciones las realice Gendarmería Nacional.

Por tal motivo, los miembros de esa fuerza federal son quienes están a cargo de los peritajes que se realizan sobre las armas secuestradas a todos los efectivos, las patrullas policiales y los dermotest a los que fueron sometidos. "Vamos a seguir investigando hasta las últimas consecuencias", aseguró De la Rúa.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...