Si se une al kirchnerismo, Massa retendría la mayoría de sus votos

La elección presidencial se encamina hacia una polarización irreversible entre Alberto Fernández y Mauricio Macri, que podría acentuarse aún más si Sergio Massa confirma en los próximos días su alianza con el kirchnerismo.

¿Cuántos votos podría aportarle el exintendente de Tigre a la fórmula del Frente Patriótico en caso de abandonar la "ancha avenida del medio"? Eso todavía es una incógnita, pero los encuestadores coinciden en que muchos de esos respaldos se mantendrían.

"Massa podría retener cerca de un sesenta y cinco por ciento de los votos si se pasa kirchnerismo", señaló ayer a El Tribuno el encuestador Hugo Haime, quien agregó que la propuesta electoral de los Fernández se vería potenciada de forma considerable.

El impacto real de una jugada de este tipo, en caso de producirse, también dependerá de cuál sería el rol que le cabría al líder del Frente Renovador, hoy bastante acotado por la confirmación de la fórmula presidencial y de la candidatura de Axel Kicillof y Verónica Magario en la provincia de Buenos Aires. "Nuestro objetivo central es que Macri no vuelva a ser presidente. Sergio no es un tipo necio y no hará nada que pueda perjudicar ese cometido", afirmó a este diario un estrecho colaborador del tigrense luego de ser habilitado para negociar con el kirchnerismo.

Por estas horas se barajan tres opciones: que Massa compita contra los Fernández en una Paso, que encabece la lista de diputados para luego presidir la Cámara o que termine colándose como candidato a gobernador. La última alternativa, hoy por hoy, parecería la más lejana, aunque fuentes del kirchnerismo aseguraron que "salvo la fórmula presidencial, todo está en debate hasta el 22 de junio". Otra de las alternativas que nadie descarta es que Massa finalmente no sea candidato a nada y ubica a alguien de su extrema confianza (¿su mujer?) como candidata a algún puesto expectante.

En diálogo con El Tribuno, el analista político Ricardo Rouvier enfatizó que "es difícil calcular ahora cuantos votos le aportaría Massa al Frente Patriótico, pero está claro que se trata de un dirigente que podría ser clave para un triunfo en primera vuelta".

La situación del líder renovador es llamativa, ya que su imagen se debilitó mucho por la crisis de Alternativa Federal y por su constante indefinición de cara a las primarias de agosto. Pese a eso, Massa mantiene un protagonismo central, ya que podría ser la llave para terminar de pulverizar al peronismo no kirchnerista, que ya viene golpeado por la candidatura de Lavagna por afuera de ese espacio.

Consultada por este diario, la encuestadora Graciela Romer indicó que "pese a haber caído un poco el último tiempo, Massa hoy mide entre ocho y doce por ciento". "Teniendo en cuenta que buena parte del electorado del Frente Renovador es peronista, no sería extraño que la mayoría de esos votos vayan para Unidad Ciudadana si Massa realmente da señales concretas de que se quedará en ese espacio, más allá de que también hay votantes de Massa que odian al kirchnerismo", agregó la consultora.

El impacto en Cambiemos

El eventual traspaso de Massa de Alternativa Federal al kirchnerismo es analizado seriamente en todos los despachos de la Casa Rosada, en donde ya descuentan que si no hay una apertura de Cambiemos a otros sectores las chances de retener la presidencia y la gobernación bonaerense serán escasas. Por eso, Macri evalúa firmemente la inclusión en la fórmula de algún radical con votos o de algún peronista del interior.

La figura de Juan Manuel Urtubey vuelve a sonar con fuerza, aunque el gobernador salteño repitió una y mil veces que él no representa a ninguno de los extremos de la grieta. También se habla de una eventual candidatura a vicepresidente de Miguel Pichetto, quien mantiene una muy buena relación con la Casa Rosada. El jefe de los senadores peronistas suena también como compañero de fórmula de Roberto Lavagna, quien hoy navega en una nebulosa tras alejarse de Alternativa Federal.

¿Qué radical podría aportarle a Macri caudal electoral para competir con los Fernández? El partido centenario no goza hoy de dirigentes muy taquilleros, a excepción de Martín Lousteau. El exministro de Economía aún vacila entre acompañar a Macri, enfrentarlo en una Paso o pelear por la jefatura de gobierno porteño.

"Si Massa se va con los K será la partida de defunción de la tercera fuerza, que según todas las encuestas nos sacaba más votos a nosotros que a Unidad Ciudadana. Nuestra campaña no cambiará", aseguró ayer a este periodista una alta fuente del Gobierno.

La posibilidad de una derrota de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires reinstaló el debate sobre el "plan V" a nivel nacional, que ya no se niega tan tajantemente como hasta la semana pasada. ¿Tiene sentido exponer a la dirigente más popular de Cambiemos a una eventual caída en su distrito? Cada vez son más los funcionarios que creen que no. Lo curioso de todo esto es que ocurre justo en momentos en los que Macri está repuntando un poco en las encuestas y está creciendo la expectativa favorable de recuperación económica. El problema para el jefe de Estado es que las leves mejoras en la economía tienen un impacto pequeño en su imagen, cosa que se revierte si la candidata presidencial sería Vidal.

De hecho, uno de los principales beneficios que le traería a Cambiemos postular a la gobernadora es que allanaría el camino para el ingreso de alguna figura oxigenante a la fórmula. Muchos radicales, entre ellos el presidente Alfredo Cornejo, ya pidieron públicamente que la candidata sea Vidal.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...