Viajó a España por amor y alcanzó su gran "tesoro"

Del barrio San Martín y egresada del Colegio El Salvador Valeria Domínguez Castaño es una jujeña, que como ella misma se describe, es la protagonista de una historia de amor de novela.

Si estás en el extranjero o conocés a alguien que quiera contar su experiencia, comunicate a: lasnotas2003@yahoo.com.ar.

Casi a los 30 años de edad se fue a Valencia al encuentro de su gran amor, un amor que al tiempo quedó desvanecido pero como no hay mal que por bien no venga, con el paso del tiempo Valeria obtuvo el "tesoro más preciado" de su vida.

La partida no fue difícil, entusiasmada y envuelta en los aromas del amor Valeria se fue a España en 2005 para retomar ese amor que empezó en la niñez en aquellas tardes de juego en las calles de su barrio. "Por amor dejé mi trabajo, mi tierra y mi familia pero desafortunadamente el amor no duró mucho", contó la jujeña.

Pero la situación económica de nuestro país ya no andaba bien, y no parecía una buena idea regresar por lo que se propuso probar suerte allí. "Empecé a vivir con un amiga, a trabajar en hotelería, luego en un bar y así logré irme a vivir sola", contó orgullosa. Pese al cariño y la contención de muchos "ángeles" que se le presentaron en su camino, la jujeña cuenta que le "fue muy duro salir a flote" pero no imposible.

Así, en plena lucha por cumplir con su sueño de abrir una tienda de ropa infantil, una vez más el amor llamó a su puerta. Este amor fue el que le permitió gestar en su vientre a su "tesoro más preciado", su hija Noa.

Será una casualidad o no, el nombre de su niña es una clara y más que específica referencia a sus raíces, el Noroeste Argentino.

"Tener a mi hija fue todo. Mi vida entera es ella, no existe cosa sobre el mundo que pueda reemplazar el amor de un hijo y es por ella que sigo aquí, pese a que extraño mucho a mi familia, nuestras costumbres y las reuniones con amigos", relató emocionada.

Pero por fortuna, Valeria se hizo de muy buenos amigos en España donde destacó que hay muchos argentinos y particularmente muchos jujeños. "Aquí nos hicimos familia. Al no tener a tu familia de sangre cerca te aferrás más a la gente que tiene tus costumbres y tu forma de pensar. No hace falta un lazo sanguíneo para considerarlos parte de tu vida", explicó.

Valeria vive hoy junto a su niña en Logroño, capital de La Rioja tierra del buen vino donde cada 21 de septiembre se celebra la Fiesta de la Vendimia. "Logroño es precioso y me gusta mucho porque es pequeño y me recuerda mucho a Jujuy".

Tal es su amor por su provincia que en 2015 celebró en Jujuy el primer año y el bautismo de Noa.

"También tuve la gran suerte de que mis familiares pudieran venir a visitarme cuando yo no podía viajar para allá", contó.

Además, destacó la infaltable visita de sus buenos amigos que siempre encuentran un buen motivo para pasar a visitarla. "Cuando vienen a visitarme, eso de encontrarnos es como si vería a mis hermanos. Escucharlos hablar y tomarnos unos buenos mates, que aquí no pueden faltar, es una caricia al alma", cerró.

Un sueño hecho realidad

Pese a que le "fue muy duro salir a flote" debido a que los planes iniciales no salieron como lo deseaba, Valeria luchó por sus sueños contra viento y marea hasta lograrlo.

"Hace un tiempo logré montar mi propia tienda de ropa "Noa moda infantil" para poder dedicarme a mi hija y poder darle una mejor calidad de vida", contó.

Como en todos lados, emprender requiere de mucho esfuerzo, dedicación y constancia y al margen de que Valeria tuvo la suerte de recibir el apoyo de muchos amigos destacó que "aquí nadie te regala nada, por lo que hay que luchar y trabajar muchísimo".

Es así que habiendo vivido en carne propia lo que significa estar lejos de su hogar y tener que perseverar en un país tan lejano al suyo, Valeria tiene las puertas abiertas de su casa para recibir a aquellos amigos que desean ir a visitarla.

Permanecer en España

"La educación de mi hija es primordial para mí como así también su seguridad, afortunadamente aquí no existe la palabra paro", respondió Valeria al preguntarle si pensó en algún momento volver a vivir en Jujuy.

"Uno nunca sabe, pero de momento aquí en Logroño se puede andar tranquilo por las calles, sin la necesidad de mantener oculto el celular y los chicos pueden jugar en las veredas de forma segura", comentó pero destacó que le gustaría mucho poder volver a pasar los cumpleaños en familia, volver a ser parte de los asados del fin de semana.

"Extraño hasta lo más simple, el carnaval y el folclore aunque aquí tengo mis cds de Los Tekis, Los Nocheros y la Sole que me da energía a tope y me permiten sentirme un poquito más cerca de mi tierra", exclamó Valeria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...