Ruta nacional 34: ruta de la diversidad y de manos en acción

Por Alejandro Brown, presidente de la Fundación ProYungas

Hace aproximadamente un mes escribí que "la ruta 34 es el eje vertebral de la comunicación norte-sur del Noroeste Argentino y ha sido testigo de importantes cambios en tiempos históricos a la par del ferrocarril Belgrano. El tramo que vincula las localidades jujeñas de San Pedro y Calilegua es un tramo significativo, por sus valores sociales, productivos y ambientales. Es también el límite este de la Reserva de Biosfera de las Yungas, uno de los espacios emblemáticos mundiales donde se vincula la producción intensiva con la preservación ambiental, en un contexto de inclusión social. Este tramo es recorrido diariamente por miles o quizás decenas de miles de personas. Es la puerta de entrada a la "otra cara de Jujuy", la "cara verde" de la diversidad biológica de las Yungas, que tiene en el Parque Nacional Calilegua su joya sobresaliente. Es también uno de los "pulmones" no sólo de oxígeno de la provincia de Jujuy, sino también de la generación de empleos genuinos a partir de las actividades productivas contenidas en "Paisajes Productivos Protegidos", concepto que busca justamente vincular activamente las buenas prácticas productivas, con la generación de empleo y la protección ambiental".

El objetivo de mi nota en aquel momento fue resaltar los problemas vinculados con "el abandono, la desidia, que no hace más que resaltar las asimetrías sociales de una población, que al igual que otras, busca en estas áreas bendecidas por el clima, por la riqueza de sus suelos y por la exuberancia de su vegetación, una oportunidad para vivir y para proyectar un futuro venturoso".

También resalté que "la solución no es sencilla, requiere de coordinación entre los gobiernos municipales (Calilegua, Libertador, Fraile Pintado, San Pedro) y la provincia, con la participación activa del sector empresarial y por supuesto de la población, que debe ser informada y concientizada sobre la relevancia de vivir en un entorno saludable y agradable, incluso en situaciones de dificultades económicas crecientes. Parte de la solución de muchos de nuestros problemas es salir del abandono y de la depresión que inmoviliza, que nos hace pensar que un cambio no es posible".

Sin duda la nota puso en el tapete algo que todos sabían y que tenían entre sus múltiples temas a solucionar, pero que por distintas razones la solución no había llegado aún". Una sociedad está formada por personas e instituciones con distintas responsabilidades y posibilidades de acción. Desde la sociedad civil es nuestro rol (muchas veces demasiado fácil) de poner en evidencia las cosas que deben ser mejoradas y también por supuesto evidenciar lo que está marchando bien. En el caso de la ruta 34 tengo que decir con lógica satisfacción que el mensaje llegó, que fue bien recibido y que se actuó en consecuencia, llamando desde el Ministerio de Ambiente provincial a los distintos responsables y con interés en la región a poner el hombro en forma articulada para revertir una situación compleja pero modificable.

Hoy la ruta 34 está volviendo a ser nuevamente la "Ruta de la Diversidad", el acceso privilegiado al subtrópico argentino, una región de extraordinaria riqueza biológica y cultural que cimentada en su presente y potencial productivo, abre sus puertas con generosidad a un futuro deseable para los argentinos. Máquinas limpiando banquinas, nueva cartelería, forestaciones paisajísticas, gente diversa planificando y en acción. Como siempre la respuesta está en trabajar todos juntos en pos de un futuro común.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...