"Muere, monstruo, muere": un desafío para el espectador

Dentro de los títulos que hoy integran la cartelera local hay uno nacional que resultará un real desafío para el espectador jujeño. El filme “Muere, monstruo, muere” del cineasta argentino Alejandro Fadel que esta semana se proyecta en el al Espacio Incaa Mercosur es una opción cinematográfica jugada y muy desconcertante que apuesta a un tipo de cine críptico que por su rareza merece una oportunidad.

El terror, lo fantástico, el policial clásico y el western moderno son géneros que se mezclan en esta película inquietante que gira en torno a una serie de espeluznantes asesinatos de mujeres que son encontradas sin cabeza. Cruz, un oficial de la policía rural, se hace cargo de la investigación. La culpa inicialmente recae en David, esposo de Francisca, la amante de Cruz. David, una vez internado en un hospital psiquiátrico culpa de lo sucedido a un monstruo que se le aparece de manera inexplicable.

Rodada en hermosas locaciones de la cordillera mendocina, de donde es oriundo el director, la película impacta particularmente por su complejo nivel de producción, por su fotografía y por sus notables efectos especiales, que incluyen excesos sangrientos y explícitos y la tremenda aparición del monstruo del título, un animatronic retocado digitalmente.

“Muere, monstruo, muere” es un filme muy osado, con una estética que recuerda a directores como David Lynch, David Cronenberg, John Carpenter o Guillermo del Toro, tal vez sea difícil de desentrañar por la atravesadas reflexiones existencialistas o filosóficas que surcan la trama. Pero es tan fuera de lo común que su visionado puede resultar un interesante reto.

Dato: La película será proyectada esta noche a las 20.30 en el Espacio Incaa Mercosur ubicado en calle Independencia casi esquina Italia.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...