En un colegio Nacional trataron de la peor manera a dos veteranos de Malvinas

En un colegio Nacional trataron de la peor manera a dos veteranos de Malvinas

Los pilotos de aviones caza Héctor Sánchez y Luis Cervera revelaron que fueron maltratados en una conferencia realizada en el marco del aniversario por el Día de la Independencia argentina.

El acto se desarrolló el jueves 11 de julio ante estudiantes de cuarto y quinto año del turno tarde. Asistieron padres, profesores y autoridades de la institución (Juan Vargas)

El acto se desarrolló el jueves 11 de julio ante estudiantes de cuarto y quinto año del turno tarde. Asistieron padres, profesores y autoridades de la institución (Juan Vargas)

El comodoro Héctor Sánchez y el capitán Luis Cervera denunciaron haber sido maltratados e increpados en el Colegio Nacional Buenos Aires. Los pilotos de aviones A4-B que perdieron a nueve compañeros en la Guerra de las Islas Malvinas fueron invitados a exponer su historia y experiencia en el marco de un nuevo aniversario del Día de la Independencia argentina. La conferencia se realizó el jueves 11 de julio en el Aula Magna del colegio ante alumnos de cuarto y quinto año del turno tarde. Había en el acto estudiantes, autoridades, profesores e invitados.

"Nuestra esperanzada charla comenzó sin inconvenientes hasta que terminamos con la proyección del video introductorio previo. Al comenzar con las preguntas del auditorio y sin que fuera asombro para nosotros, la inició un alumno sin dejar de 'enrostrar los treinta mil desaparecidos de la dictadura'. Como ya estamos acostumbrados a jóvenes que nacieron después del año 2000 y que en su cerebro solo tienen lo que con adoctrinamiento ideológico intencionado le meten a propósito, tratamos de contestar y enfocarnos exclusivamente en la gesta de Malvinas", contaron los ex combatientes en un comunicado difundido por las redes sociales.

Según su relato, una segunda pregunta de otro alumno llevaba el mismo "sesgo malintencionado de la primera". Calificaron como "buena" la tercera pregunta de una de las autoridades que presidían el evento. Hasta que llegó una cuarta inquietud, lanzada por un hombre: "Un adulto de unos 40 y pico de años que decía haber sido soldado, pero no veterano de guerra de Malvinas interrumpió faltando a la consideración a los expositores y las autoridades del Colegio. Esta persona, que de ninguna manera puedo llamar señor, criticó el evento que se estaba llevando a cabo y ante su alocución despectiva hacia las FFAA de la Nación, el alumnado presente aplaudió efusivamente".

El comodoro Héctor Sánchez y el capitán Luis Cervera explicaron que la conferencia la organizó uno de los padres, deseoso de que les contaran su experiencia a los alumnos

El comodoro Héctor Sánchez y el capitán Luis Cervera explicaron que la conferencia la organizó uno de los padres, deseoso de que les contaran su experiencia a los alumnos

Automáticamente, las responsables del colegio decidieron suspender la conferencia. "Nos fuimos nuevamente con otra ofensa recibida en un ámbito académico donde no se respeta el pensamiento del otro. No fuimos defendidos por las autoridades de la Institución ni se aclaró la trágica situación vivida, sin poder responder el atrevimiento del osado que se escuda en el anonimato y ofende sin sentido, donde volvemos a ver que no importa el prestigio ni la historia de una entidad educativa pública nacional para escuchar todas las voces, donde los alumnos no hablan de historia sino de ideología", señaló Sánchez en una misiva también firmada por Cervera.

Los padres y madres de los alumnos enviaron una carta a las autoridades de la institución en rechazo y repudio al contenido del acto, en el que sostienen que los dos veteranos de la guerra de Malvinas desconocieron el rol de la dictadura en el marco del conflicto bélico. "Nos parece una falta de respeto a la memoria de los caídos en la Guerra de Malvinas, y las familias todas de este establecimiento escolar, que durante el acto hubiera dos oficiales retirados de la Fuerza Aérea ensalzando el rol de las Fuerzas Armadas durante la guerra, a través de un video o presentación, que además tenía elementos religiosos no admitidos en un colegio público y laico. Todo esto cuando sabemos que el enfrentamiento bélico significó la muerte de jóvenes de 18 años que fueron enviados a luchar sin equipamiento, sin preparación, a enfrentar a un enemigo profesionalizado", dice el comunicado.

Para la estudiante Tatiana Fernández Martí, vocal del Centro de Estudiantes del Nacional Buenos Aires, consejera resolutiva y precandidata a legisladora por el Frente de Izquierda, el video que llevaron los veteranos de Malvinas, como introducción a su charla "hablaba desde un lugar que justificaba el accionar por parte del Ejército y la Fuerza Aérea. No se habló ni siquiera de que expusieron a miles de soldados argentinos en nombre del honor a la patria", expresó en diálogo con el programa de radio Te la debo.

Luis "Tucu" Cervera y  Héctor "Pipi" Sánchez integraban el Grupo de Caza 5 de los A-4B. Jóvenes pilotos, la guerra los obligó a aprender a volar a 10 metros del mar para poder llegar hasta la flota británica sin ser detectados por los radares enemigos. Luego elevaban sus naves a solo 60 metros sobre las fragatas, y casi rozando las antenas, entre el fuego inglés, lanzaban sus bombas. Su labor despertó la admiración en el mundo y de los propios ingleses. De sus días en Río Gallegos recuerdan como si no hubiesen pasado 37 años el abrazo de despedida con sus compañeros -que podía ser el último- ante cada misión, esa costumbre que habían adquirido de cambiar el lugar en la mesa para sentir menos las ausencias, las cartas que dejaban para sus seres queridos por si caían en combate. En la guerra perdieron nueve compañeros, y desde entonces sienten que hablando de aquellos que no regresaron es la forma de honrarlos y mantenerlos vivos. En el Nacional Buenos Aires no pudieron hacerlo.

"Estos ex combatientes vinieron a dar un acto con una línea política negocionista (sic). Desde ya, sabemos que es realmente importante para nuestro país la Guerra de Malvinas sobre todo por el legítimo reclamo, pero no hay que sacarla del marco en el cual se utilizó la guerra en pos de hacer perdurar una dictadura cívico militar que terminó con la desaparición de treinta mil personas. Esto fue negado, nunca se habló sobre esto", aseguró la alumna. "Entendemos que está bien la pluralidad de voces y el intercambio de distintas posiciones, pero creemos que ese discurso es muy peligroso", señaló Fernández Martí.

Las dos posiciones contrapuestas coinciden en dos conceptos: que el acto terminó abruptamente y que la responsabilidad recae en las autoridades del instituto educativo. En la carta firmada por 352 alumnos y padres del legendario colegio, exigieron una respuesta oficial para "prevenir nuevas situaciones como estas que no reflejan el sentir de quienes apoyamos y defendemos una educación democrática, de respeto a las instituciones, laica, pública y de calidad".

Cervera explicó en diálogo con el canal TN que luego de la cuarta pregunta "el vicerrector tomó la palabra y dada la situación que se manifestaba, dio por terminada la charla violentamente". "Quedamos sin poder dar explicación alguna, no nos dejaron contestar lo que ellos querían saber. No nos dejaron hablar de nuestros compañeros que murieron en la guerra y dieron la vida por la patria. Me duele que los jóvenes no hayan podido saber lo que nos pasó hace 37 años", relató.

Finalmente, días después del acto que despertó la polémica, emitieron un comunicado desde el seno del Colegio Nacional Buenos Aires. En él valoraron el pluralismo de ideas y el pensamiento crítico, ratificaron la "más abierta libertad de expresión y abordaje crítico no dogmático" y lamentaron que la acción de terceros haya obstaculizado el normal desenvolvimiento de la actividad.

El mensaje completo dirigido a la comunidad educativa del CNBA:

La Rectora y el equipo de conducción del CNBA ante los trascendidos referidos al desarrollo del acto por el 203° aniversario de la Independencia Nacional ratificamos expresamente el firme compromiso institucional con el sistema democrático, con la vigencia plena de la Constitución Nacional y de los tratados internacionales de DDHH incorporados a partir de la reforma Constitucional de 1994, así como la vocación por la defensa de los valores de la Memoria, la Verdad y la Justicia como ejes de la construcción de ciudadanía en nuestra Patria.

El desarrollo de las actividades curriculares y extracurriculares en todos los niveles del establecimiento se realiza en el contexto del más absoluto pluralismo de ideas y pensamiento crítico en todas las disciplinas y áreas. Es condición indispensable que por su carácter de colegio preuniversitario regido por principios centenarios consagrados a partir de la Reforma Universitaria toda actividad académica se desenvuelva en el ámbito colegial en un marco de la más abierta libertad de expresión y abordaje crítico no dogmático, en el que tengan cabida todas las ideas con amplitud de criterio. De allí que las opiniones vertidas por personas individuales no reflejan la posición institucional del Colegio ni de su conducción.

Lamentamos profundamente que la acción de terceros ajenos al Colegio y la Universidad obstaculice el normal desenvolvimiento de la actividad colegial, particularmente en una significativa recordación patriótica de una de nuestras fechas liminares para la nacionalidad. Por ello dejamos expresa nuestra solidaridad con cualquier persona que se hubiera sentido afectada en su sensibilidad por expresiones que en modo alguno reflejan el criterio oficial de esta institución.

El mensaje completo de los ex combatientes titulado "Maltrato en el Colegio Nacional Buenos Aires a los VG Comodoro (R) Héctor Sánchez y Capitán (R) Luis Cervera"

Experiencias de un viejo ciudadano: casi todo está perdido.

Los dichos son normalmente sabios y por algún motivo siguen circulando a lo largo de nuestras vidas. Se suele decir que el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, es el hombre… y con el Tucu Luis A. Cervera, no somos excepciones a la regla.

Nosotros siempre disfrutamos las oportunidades que nos dan las distintas Instituciones para poder contar nuestras experiencias, de lo que hicieron las Fuerzas Armadas y sus hombres por integrar definitivamente nuestras Islas Malvinas al patrimonio nacional. Es así que andamos como juglares de la época medieval, pueblo por pueblo, ciudad por ciudad o donde nos abran sus puertas, para cumplir con el compromiso de narrar los hechos contemporáneos vividos por nuestros 649 héroes.

Ya habíamos tenido dos amargas experiencias de hacer nuestra presentación (ya que no es una exposición catedrática y tampoco queremos esa adjetivización para hablar de hechos dolorosos que aún perduran en nuestras almas) en colegios secundarios públicos, respondiendo a pedidos de padres de alumnos deseosos que sus hijos escuchen del sacrificio realizado por argentinos, en la patriada de Malvinas.

Así fue como se nos presentó este mes una atrayente propuesta de hablar sobre Malvinas, luego del acto por la celebración del Día de la Independencia, esta vez en un prestigioso Colegio Nacional cuya historia se remonta a la época colonial del Virreinato. Como de costumbre y para saber de qué se trata, me tomé el trabajo de leer la historia de dicha Institución y con el Tucu nos acercarnos a ver las instalaciones para asegurarnos con las autoridades del Colegio el respeto que el claustro académico necesita para que desarrolláramos nuestro tema. Todo esto sabiendo la exposición a la que uno se presta cada vez que se acepta el riesgo de hablar en un colegio público hoy en día.

Me tomé el atrevimiento de invitar a un "joven" amigo de 84 años (Osvaldo Crisci), a quien respeto mucho por lo que hizo por la sociedad argentina en busca del bien común nacional y poder compartir con él nuestras experiencias por la causa justa de Malvinas. Para que le permitieran acceder al evento, tuve que dejar sus datos personales (incluidos su DNI). Esto me aseguraba no tener "interrupciones sorpresivas" en nuestra charla.

De esta manera llegamos al día del Acto en el Colegio y nuestra esperanzada charla, que comenzó sin inconvenientes hasta que terminamos con la proyección del video introductorio previo. Al comenzar con las preguntas del auditorio (compuesto por alumnos, autoridades, profesores e invitados) y sin que fuera asombro para nosotros, la inició un alumno sin dejar de "enrostrar los 30 mil desaparecidos de la dictadura". Como ya estamos acostumbrados a jóvenes que nacieron después del año 2000 y que en su cerebro solo tiene lo que con adoctrinamiento ideológico intencionado le meten a propósito, tratamos de contestar y enfocarnos exclusivamente en la gesta de Malvinas.

Pero vino una segunda buena pregunta de otro alumno, pero con el mismo sesgo malintencionada de la primera. Una tercera buena pregunta de una de las autoridades que presidía el evento, hasta que de repente y sin aviso previo, una de las personas del auditorio (adulto de unos 40 y pico de años que decía haber sido soldado pero no VGM) interrumpió faltando las consideración a los expositores y las autoridades del Colegio. Esta persona (que de ninguna manera puedo llamar señor) criticó el evento que se estaba llevando a cabo y ante su alocución despectiva hacia las FFAA de la Nación, el alumnado presente aplaudió efusivamente.

Ante el atrevimiento del desconocido y que adjunto su foto enmascarado con el auditorio (como lo hicieron los "jóvenes idealistas de los 70", siempre clandestinamente), sin saber si era profesor, padre, biblia o calefón… las autoridades del Colegio decidieron suspender el evento. Es de esta forma que nos fuimos nuevamente con el Tucu, con otra ofensa recibida en un ámbito académico donde no se respeta el pensamiento del otro, no fuimos defendidos por las autoridades de la Institución ni se aclaró la trágica situación vivida, sin poder responder el atrevimiento del osado que se escuda en el anonimato y ofende sin sentido, donde volvemos a ver que no importa el prestigio ni la historia de una entidad educativa pública nacional para escuchar TODAS las voces,

donde los alumnos no hablan de historia sino de ideología. Otra dura experiencia y siempre no hay dos sin tres… pero esta fue la última.

Como ciudadano que con mis años y experiencias encima, sigo observando la triste realidad de la educación pública nacional. No lo digo por este caso particular, sino que se repite a lo largo y ancho de nuestro país. Tampoco quiero generalizar ya que siempre existen las excepciones a la regla y fundamentalmente se da en esos colegios públicos donde los maestros o profesores, siguen enseñando historia argentina y no ideologizan etapas de nuestro pasado contemporáneo. Como profesionales y orgullosos ciudadanos, nos duele ver en que se ha transformado la educación pública y sin poder encontrar responsables a nivel nacional que corrijan el rumbo que llevamos o se hagan cargo del problema… porque el destino de la patria, es muy triste con lo que vimos hasta la fecha.

Como militares somos hombres de principios y valores que los adquirimos en nuestros hogares y nuevamente nos sentimos traicionados en nuestra buena fe, otra vez fuimos "emboscados" o "embaucados". Nuevamente me siento derrotado por el "enemigo interno" que continúa enfermando la mente de nuestra juventud. Si algo agradezco a mis padres es que como herencia me dejaron una buena educación. A pesar de su pobre existencia, se sacrificaron para darme una educación primaria y secundaria (hasta tercer año) en colegio privado. Luego la escasez económica y el hecho que tuviera que trabajar desde joven, hizo que terminara los últimos dos años del secundario en colegios públicos. Pero la diferencia que hay entre mi experiencia de estudiar en colegio público (año 1970 y 1971) a la de hoy en día, es abismal. En mi época teníamos que asistir a clases con saco y corbata, además de encontrarnos prolijamente presentables.

Esta última experiencia vivida en el Nacional Buenos Aires (considerando los pro hombres que asistieron a sus claustros o egresaron de ese instituto) solo me deja ver cómo están ideologizadas las Instituciones educativas públicas. ¿Con la tremenda historia que tiene a cuesta el CNBA y jactarse que es pública? Como primera medida, es gratuita y como "Institución Pública" es sostenida por el pueblo argentino… resulta que yo soy uno de los contribuyentes que con mis impuestos también mantengo al CNBA y la verdad es que siento vergüenza de lo que están haciendo con nuestros jóvenes. Si el ofensor durante la charla era un padre, debería tener conciencias del significado de público. Pero creo que esa "persona", como los que están del otro lado de la grieta, se olvidaron de una materia que teníamos de jóvenes: Educación Democrática. Pero claro, eran otras épocas… todavía no habían aparecido los "jóvenes idealistas revolucionarios" que cambiaron todo. ¡En su momento, los ideólogos usaban los idiotas útiles de las universidades y colegios, para presentar batalla… para que fueran la “carne del cañón”!

Lamentablemente hoy día, siguen usando las mentes de nuestros jóvenes para seguir sembrando odio en nuestra sociedad.

A veces pienso que está todo perdido… cada vez quedan menos fuerzas para seguir dando batalla y predicar con el ejemplo.

No nos permitieron SER MAS, de todas formas ad astra per aspera… ¡Seguiremos dando batalla!

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Sociedad

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...