Una gran amistad que trascendió las fronteras

La amistad es uno de los sentimientos más nobles que surge de las relaciones con aquellos seres queridos con quienes se comparten momentos de alegría, celebración y risas como así también de adversidades y tristeza, pero en los que siempre priman el respeto, la complicidad y lealtad. Estas cualidades son las que marcaron la amistad de Gustavo y Álvaro, dos jóvenes que en sus largos años de amistad compartieron un sinfín de experiencias, entre ellas una muy particular en la que emprendieron un viaje marcado por las emociones, los encuentros, y una especial adrenalina, pero con un final feliz.

La pasión por los "fierros", particularmente el amor por las motos antiguas, fue el denominador común que llevó a que Gustavo conociera a Álvaro hace varios años atrás y desde entonces forjaron una cálida amistad que, al día de hoy, se mantiene intacta.

Si bien, siempre tuvieron una relación cercana, durante algunos años la distancia los separó físicamente, ya que Álvaro tras recibirse de médico, se fue a Cuba a hacer su especialidad en oftalmología.

Por razones familiares y tras finalizar sus estudios, debió regresar a Argentina dejando allá a su novia Minelsys, con quien mantenía una relación hacía ya un tiempo. "Era bueno saber que había vuelto, pero a la vez se lo veía triste por haber tenido que venirse sin poder traerla a ella. Siempre tuvo la intención de volver a buscarla, y me insistía que lo acompañe pero yo no tenía los medios", contó Gustavo.

Al poco tiempo Minelsys logró salir de misión a Venezuela, lo que le permitía emigrar de su Cuba natal sin dificultad, por lo que Álvaro insistió con el viaje y Gustavo finalmente aceptó acompañarlo. "Conseguí unos dólares y así pudimos ir. Todo el viaje fue por tierra; fue muy largo pero sentía que tenia que ir. Era la única manera de que ella pudiera reunirse con él ya que por cuestiones políticas es muy difícil para los cubanos poder salir de su país", dijo.

Así, el 13 de abril de 2012 emprendieron el viaje con mucha ilusión y a la vez ansiosos de poder dar con ella, ya que por esos años las comunicaciones eran más reducidas y más aún a nivel internacional. "Fue toda una odisea, a veces no había señal y no nos podíamos comunicar, pero finalmente después de casi 8 días de viaje la encontramos y fue muy emocionante", relató Gustavo.

Para llegar debieron atravesar por Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia hasta llegar a Venezuela y una vez allá emprender el regreso.

En relación a eso, Gustavo dejó entrever las dificultades que debieron afrontar de vuelta a casa, por lo que implicaba el traslado de Minelsys. "Teníamos bien estudiado el viaje, por donde ir, igual aún así fue un viaje muy largo, estuvimos más de 20 días en ruta, y nos pasó de todo en el medio, pero finalmente pudimos llegar después de haber pasado por muchas ciudades. Fue realmente una experiencia inolvidable", relató tras recordar todo lo vivido.

Este viaje no solo permitió el reencuentro de Álvaro con Minelsys sino que además, fue el inicio de una nueva etapa para ellos ya que al cabo de un año, ya estando en Jujuy se casaron y al día de hoy tienen dos hijos. "Es una historia muy linda, el hecho de haber sido testigo del amor de una pareja de amigos y hasta haber contribuido de cierta forma a que ellos puedan estar juntos, es muy gratificante. Me pone muy contento que hayan formado su familia y hoy es un placer verlos bien.

Fue una gran enseñanza para mí, me dejó muchos valores", reflexionó emocionado Gustavo.

“Que él haya estado fue muy importante”

Pese a haber pasado más de siete años de este viaje, al relatarlo, Álavaro y Gustavo transmiten la misma emoción que sintieron aquellos días como si permaneciera intacta. 
Como si fuera ayer, entre risas y miradas cómplices recordaron cada sitio por donde estuvieron y la adrenalina vivida a cada paso. “Muchas veces tuvimos miedo, porque nos decían que era peligroso viajar de noche cerca de la frontera de Ecuador y Colombia” recordó Álvaro pero inmediatamente destacó el valor que tenía en esos momentos la presencia de Gustavo. “Que él haya estado fue muy importante, sólo hubiera sido muy difícil, tener una persona que esté al lado tuyo, que te apoye, es invalorable”, dijo Álvaro.
En igual sentido Minelsys se mostró muy agradecida con Gustavo y celebró la amistad que hoy ya comparten los tres, la cual sellaron concediéndole ser el padrino de bodas, compromiso que asumió con gusto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...