Fortnite puso en relevancia a la comunidad “gamer”

La Copa Mundial de Fortnite puso en relevancia una industria que crece a pasos agigantados año a año, y que suma seguidores, entusiastas, y competidores en un sinnúmero de títulos que componen el entretenimiento electrónico, o como es llamado por muchos “deportes electrónicos” o e-sports.

Fortnite es solo la punta del iceberg, el videojuego que cobró mayor relevancia para el público en general en los últimos meses, y que esta semana tuvo un “boom” por el torneo que tuvo a un niño argentino entre los cinco mejores a nivel global, y que se embolsó, nada menos, que 900.000 dólares.  Fortnite es el número uno de los videojuegos del género denominado “battle royale”, y que, a diferencia de sus competidores, como el Player Unknow Battleground y Apex Legends, a nivel técnico y jugabilidad se caracteriza por sus coloridos gráficos caricaturescos y la posibilidad de construcción de refugios y torres en tiempo real. Pero la cosa no solo quedó en el juego en sí mismo, sino que el desarrollo de Epic Games supo convertirse en una verdadera plataforma, integrando el mundo exterior con la virtualidad del “gaming”, dándole un plus más a sus jugadores, por ejemplo, a través de recitales en vivo de grupos y músicos de renombre, y lanzando eventos en asociación con otras industrias como la del cine. 

Fortnite es hoy la cara visible de la industria que mueve miles de millones de dólares alrededor del mundo, y que hasta el momento no encontró su techo. Todo ese desarrollo se está volcando hacia otros rubros como la publicidad, medios de comunicación, redes sociales, tecnología, e incluso, gran parte de esos beneficios también están alcanzando a los propios jugadores.

La profesionalización en los e-sports ya es un hecho, al igual que sucede con los deportes tradicionales como el fútbol, el básquet o el rugby, en nuestro país, existen “semilleros” y clubes profesionales que captan jugadores para entrenarlos en una gran variedad de títulos de entretenimiento electrónico, siendo Fortnite, League of Legends, Dota 2, Fifa, Pro Evolution y el clásico Counter Strike, los más convocantes.

A la diversión de jugar una partida desde una consola o una computadora en casa con otros jugadores, se le abrió la posibilidad de competir desde la misma forma, e ir más allá, con exigentes entrenamientos en clubes, con jugadores de nivel superlativo, y con la posibilidad de participar en encuentros internacionales que reparten importantes premios y grandes cantidades de dinero en efectivo.

De hecho, en Argentina ya existen ligas universitarias de deportes electrónicos, que de a poco están ganando su lugar en la agenda de los medios de comunicación. Desde donde se desprenden figuras como el célebre Nicolás Carrasco, el jujeño que relató el campeonato Mundial de Fortnite para Latinoamérica.

Por este motivo, es que el quinto puesto y los 900.000 dólares obtenidos por el argentino de 13 años, Thiago “kinG” Lapp, en el Mundial de Fortnite en New York, representan el ariete de esta gran comunidad que busca romper los moldes y estigmas. Y, no debería ser una sorpresa que, a futuro, otros argentinos empiecen a ganar relevancia en todo esto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...