El arte de siempre decir que "sí"

Desde hace relativamente poco tiempo, Jujuy tiene una nueva compañía dentro del teatro, esta vez dedicada a la improvisación. Sí, el grupo se llama Improjuy, y mañana a las 22 presentarán el show "Ponele Impro a la Vida", en el Centro Cultural "Héctor Tizón"(Hipólito Yrigoyen esquina Junín) conversamos con sus integrantes, para saber cómo se conformaron, y que nos den detalles de esta disciplina que tiene su propia impronta.

Las entradas para el espectáculo de mañana se fijaron en $80 las anticipadas, y $100 en la puerta.

Hace dos años y medio, llegó a Jujuy, el actor Gabriel Siles. Venía de Córdoba, para radicarse en nuestra provincia. En su ciudad natal se dedicaba a esta disciplina, conocida como impro, en el grupo Córdoba Impro, "que es una compañía de improvisación que tiene más de 30 actores, cuando llegué a Jujuy quería seguir haciendo esto, y me encontré con que acá no había, y me dije, "qué buena oportunidad para plantar la semillita", dijo.

Conoció a la actriz y profesora de teatro jujeña, Gabriela Espinoza, quien dirige el grupo La Sombra. Con ella y dos de sus alumnos, Ciro Montaño y Leonardo Oscariz, se engancharon con esta idea, y comenzaron a trabajar la improvisación.

"Venimos ensayando hace dos años, y es muy lindo, porque es sacar el niño que uno tiene adentro, es jugar, es divertirse, y es jugar con el público", explica. A fines de 2016, hicieron la primera muestra en este mismo espacio en que se presentan mañana, "y el público respondió muy bien, a pesar de que conocía de impro", reconoce Gabriel.

El público y la impro

"Si bien nosotros subimos al escenario con una estructura, un juego, una propuesta que se rellena con el aporte del público", explica Leonardo Y continúa "el público elige el título, la historia y el tema que quiera, y nosotros trabajamos en función de eso".

Gabriel se explaya aún más, "son varias cosas las que propone el público, por un lado el título de la obra, por otro lado el género (terror, western, gauchesco, doblaje), y en el medio de la impro también puede aportar datos, que nosotros incluimos de inmediato en lo que estamos desarrollando. Por ejemplo hay una propuesta que tenemos que se llaman "El última paga la luz" en la que subimos todos a escena, y el público por sorteo va sacando de a uno un actor de escena, hasta que queda un solo que tiene que hacer el papel de todos", cuenta. "Para esto el artista tiene que ser muy creativo, tener mucha memoria, mucha escucha, hay que saber tomar el rol que cada actor le pone a ese papel, y la gente se vuelve loca, le encanta lo que sale", cuenta.

Para Gabriela Espinoza, éste es un desafío más en su carrera de teatro. Empezó como titiritera, dio talleres formando actores noveles, "y ahora con la improvisación, gracias a la llegada de Gabriel Siles, tomé este rumbo. La verdad que yo venía muy abocada y absorbida por el Entepola (Encuentro de Teatro Popular Latinoamericano, en el que forma parte de la comisión organizadora), y yo tenía hace mucho tiempo ganas de hacer impro", confiesa la actriz.

En el grupo que se formó, Gabriel lleva la parte del entrenamiento en improvisación, y Gabriela la de entrenamiento físico- actoral.

Espinoza además destaca que lo bueno de este grupo, es que en cada encuentro se divierten, y eso es importante para divertir al público.

Sobre el entrenamiento, Ciro explica que se juntan dos veces por semana, y traza la diferencia con el teatro "en teatro se repite un guión hasta aprenderlo, encontrar la emoción, etc., en cambio en improvisación, hacemos solamente ejercicios que estimulan la concentración. Se crea un clima increíble". Después de hacer diez años de teatro, la impro era un desafío, porque me sigue asustando el hecho de subir a un escenario sin tener nada preparado".

¿Para qué sirve?

"La impro, más allá del espectáculo en sí, está recomendada para la persona que es tímida, para quien tiene problemas para comunicarse con otras personas. Nosotros decimos que la impro es un estilo de vida porque el hacer impro te va llevando a otros terrenos y lo aplicás en tu vida diaria", profundiza Gabriel.

"Una persona que hace impro tiene una creatividad que otros no tienen, y eso es por el entrenamiento de la respuesta rápida, de la escucha, el ejercicio de tener la respuesta justa en el momento justo", continuó.

Decir que "sí"

Los actores explican que la base de este arte de la improvisación tiene algunos tips, como ser el de la aceptación, tanto de lo que propone el compañero, como de lo que propone el público, "porque en el momento que negamos algo, la historia se termina", explica Ciro.

"Este es el reto de seguir la historias de los demás, engancharse, y cooperar", continúa Gabriela.

Y Gabriel cuenta la anécdota de un maestro de intro en Buenos Aires que les explicaba a sus alumnos en un taller inicial esto de la aceptación y de la importancia de decir que "sí". Le decía que muchas veces en la vida diaria de cada uno, se pierde de muchas cosas por miedos, o por no decir que "sí", entonces le propuso que durante una semana dijeran a todo que sí. "Los alumnos lo hicieron y volvieron con grandes historias",cuenta Gabriel, quien concluye, que a partir de la aceptación surgen un montón de cosas, en cambio con el "no" todo se corta.

¿Qué es la impro?

Es crear escenas de forma instantánea, sin guión ni preparación previa, en las que los actores y el público (que participa dando sugerencias sobre situaciones, personajes, lugares) van descubriendo y desarrollando la trama de la historia que cobra vida en el aquí y ahora escénico en el que se desenvuelve la acción. 
Los artistas son al mismo tiempo, autores, dramaturgos, directores e intérpretes. Lo que sucede en el escenario es único e irrepetible.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...