"Loba de Luna", libro y obra de Lelia Maria

"Todo es tan frágil", dice, por ahí, Lelia Maria entre sus poemas. Reclama que "quiero ser la mujer sin castigo" y se describe alejándose "envuelta en imágenes que bailan y escriben en el aire". Aunque en alguna página pueda tener otra protagonista, todo en "Loba de Luna", que así se llama su libro, parece partir de la primera persona, y aunque no nos interese saber cuán autobiográfico sea, siempre tiene el tono de una mujer que habla.

 

Tanto la obra de danza teatro como el libro se presentaron en el marco de la última Feria del libro de Jujuy.

 

"Loba de Luna" es un libro y, también, un espectáculo, pero empecemos por conocerla antes de que nos lo cuente. "Ya mi nombre es como parte de un unipersonal", nos dice, "porque tengo que explicarlo. Es como Delia pero con L y Maria sin el tilde de María. Yo misma me confundiría si no fuese yo, y hace ya casi cinco años que vivo en Tilcara, pero este es un proceso que comencé antes de venir, y que de alguna manera es el que me da el llamado para venir".

Nos dice que "desde los tres años bailo, desde la adolescencia hago teatro, el arte me acompañó siempre y la escritura aparece desde muy chiquitita. La escritura tuvo un bache después de la adolescencia, hasta que, tomando clases de danzas árabes, donde buscaba algo más de la femineidad, me llegó un libro Fátima Merinissi, que es una socióloga de Marruecos que escribió muchísimo sobre la mujer".

Recuerda que "al leer la quinta página de su autobiografía, sentí que tenía que volver a escribir. Eso despertó lo que hoy es ‘Loba de Luna’. La visité en su casa, aunque no pude hablar mucho porque no manejaba el idioma, pero creo que no hizo falta más. Y es un ciclo que finalizó cuando pude dar a luz el libro, después de siete años. Si bien mi libro tiene cosas autorreferenciales, hay otras que me llegaban por gente que fui conociendo, y otras aparecieron aunque yo no viviera esa situación, porque la escritura tiene ese poder de canalización".

Nos cuenta que "el nombre surgió mirando la luna en Capilla del Monte, viéndola salir llena. Lo de loba tiene que ver con lo comunitario, con lo de animarse a liberarse, y decidí ponerlo en singular por eso de que en una mujer, todas las mujeres y la humanidad, cualquiera sea el género. Hay distintas escrituras por siete años, que pulí durante los últimos dos, y los fragmentos que tenía escritos, ya viviendo en Tilcara, fueron entonces construyendo una obra en sí misma".

Entonces la danza, "pero el libro tiene más textos que la obra", nos dice. "Ahí lo pongo en una fusión con lo que es corporal y lo que es musical, donde a veces la textualidad es el cuerpo y la música acompaña constantemente. La obra viene a ponerle cuerpo al libro, pero uno puede leer el libro o ver la obra en forma autónoma. Si se da, pienso que está bueno que el arte tenga esto ecléctico, con algo de ritualista que tiene la obra".

La obra la presentó en Buenos Aires a fines del 2018, "donde lo hice ante una disposición semicircular del público", dice. "Ahí entra lo comunitario, porque la voz que se pone en mi puede ser la voz de cualquiera, es la voz de cada uno. La música es de Miguel Abraham y la dirección de Gabriel Yamil, y ya venía haciendo fragmentos cuando me animaba a ponerle el cuerpo, así estaba saliendo pero, al no ser una obra tradicional, había que darle un cuerpo".

Nos explica que "lo que le da el teatro es que se va recreando. El editor del libro, Alejandro Martínez, hizo posible que esté ahí eso que es para los demás. Algo que ya está, pero al armar la obra se iba modificando, porque el cuerpo genera otras cosas y dice otras cosas. La música es toda con percusión, y busca lo que tiene que expresarse como aporte al texto y al cuerpo, creada por el músico en base a mi intención".

La obra, nos dice, "siento que tiene que llegar a los lugares donde tiene que llegar. Ahora la llevo a un festival en Tucumán, lo quiero volver a hacer en Buenos Aires, me gusta que sea en funciones esporádicas, y en cada presentación se da eso que trasciende una realidad cultural diferente y similar, que da una devolución desde algo movilizador. Y ponerlo en cuerpo me recrea también a mí con lo escrito, porque es teatro. En Tilcara quiero hacerlo para agosto. El 12 de julio, en el marco de la Feria del Libro, lo presenté en la sala Galán del teatro Mitre, con Alejandro Vilte en la música".

Le preguntamos entonces si imagina que "Loba de Luna" pudiera ser representada, alguna vez, por otra bailarina que no sea ella, y nos responde que "así como repercute en otros de otras maneras, puede ser personal para otro por más que lo haya escrito yo. Podría pasar, y tal vez en un momento se dé ese ciclo. A mí me gustaría seguirlo haciendo en espacios intimistas, pero se adapta a distintos lugares".

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...