¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

24°
18 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Argentina viajó rumbo a Japón

El seleccionado nacional entra en la recta final de preparación para el Mundial. Viene de perder ante Francia por 77 a 58.

Lunes, 19 de agosto de 2019 01:04

La Selección Argentina de Básquet Mayores Masculinos viajó ayer rumbo a Saitama, Japón, para jugar un amistoso preparatorio ante el dueño de casa de cara al Mundial de China.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La Selección Argentina de Básquet Mayores Masculinos viajó ayer rumbo a Saitama, Japón, para jugar un amistoso preparatorio ante el dueño de casa de cara al Mundial de China.

Mientras que en el último partido preparatorio disputado en Europa, más precisamente en Lyon, Francia lo derrotó 77 a 58. El equipo de Sergio Hernández estuvo lejos de su mejor versión y ahora debe mejorar pensando en la cita ecuménica.

El inicio del conjunto nacional fue tan sólido como su cierre frente a Montenegro, juego que ganó con autoridad la semana pasada. Con una defensa asfixiante que supo limitar las infinitas vías de gol del local y fuerte carga al rebote defensivo. Pero fue sólo un espejismo.

Los franceses rápidamente reaccionaron con Batum como bandera (seis puntos) y tomaron la ventaja, acotando las vías de gol argentinas y generando cierta frustración desde el poderío físico. Así y todo, la Selección bancó los trapos: combatió maquillando sus limitaciones de la zona pintada a partir del esfuerzo de los perimetrales.

El tema fue el desgaste. Porque la rotación de Francia duplicó la intensidad de los titulares y ya no hubo manera de frenar la sangría. El segundo cuarto inició con un parcial de 15-2, para una máxima de 16 (38-22). La Selección directamente no podía tirar al aro. Y del otro lado no zafaba ni con la alternativa zonal. Sólo por actitud y orgullo deportivo, la distancia al entretiempo fue de 14 (48-34). En ese tramo, Scola se erigió como vía ofensiva central (12). Tras el descanso, Francia aceleró de nuevo y sacó máxima de 20 (54-34). El equipo de Hernández coqueteó con la resignación, sobre todo ante la carga constante del rival sobre el tablero ajeno, pero no se resignó. Llegó a bajar a 14. Hasta que Campazzo salió por quinta y Gobert se adueñó del juego interno. Ahí el local definitivamente quebró a su rival. El último cuarto estuvo de más. Francia brilló para su gente y Argentina, sin ningún tipo de lucidez ofensiva, ya no tuvo energía para volver. Un sólo dato basta para argumentar la derrota: salvo Scola (16) y Brussino (12) nadie del plantel superó los ocho puntos. Los galos ganaron 77 a 58, en lo que fue la marca más baja del equipo en todos los partidos que disputó hasta el momento.