Cumplió con su sueño de vivir en Estados Unidos

Martín Tinte es oriundo de Abra Pampa, fue por el "sueño americano" y lo consiguió. En 2006 fue nominado como el "latino más progresista del sur de Utah", Estados Unidos, en un programa de TV de Saint George, donde vive desde el año 2000. La frase parece definirlo bien, ya que partió con su familia, trabajó, se independizó y tiene un restaurante con ellos.

El jujeño nació en Sayate, Departamento Cochinoca en 1956, creció en Abra Pampa y soñaba con Estados Unidos desde que escuchó con su padre las transmisiones desde Cabo Cañaveral sobre la llegada a la Luna. "Eso creó mi curiosidad del mundo, la televisión la conocí a los 14 años, antes sólo conocía la radio. Mi papá escuchaba sobre Cabo Cañaveral en Florida, y yo miraba el globo terráqueo, y así creció mi interés por Estados Unidos", dijo

Tuvo dos intentos fallidos para irse, uno a los 18 años, cuando tenía un juicio ganado y no logró cobrar; y luego a los 24, cuando se casó y planeaba irse a Acapulco, México, y partir de allí a Estados Unidos, pero se frustró porque su futura esposa aún era menor. Se estableció en Córdoba desde los 15 años y estuvo allí 29 años, donde estudió, se convirtió en técnico en electrónica, trabajó, luego se casó y tuvo tres hijos, se independizó y en unas vacaciones en familia a Porto Alegre, Brasil, volvió su inquietud.

Ya tenía 44 años y llegó su oportunidad. "Hasta entonces yo había leído mucho sobre historia y sobre el sueño americano. Sabía que iba a tener que llegar a limpiar baños, a limpiar pisos, a cobrar 5 dólares la hora, aunque nunca haya lavado baños iba a tener que empezar de cero", recordó. Comentó que si bien tenía casa, negocio y auto logró convencer a su familia para irse en el verano, los preparó, gestionó pasaportes y visa, y partieron el 15 de diciembre del 2000.

Se fueron los cinco, junto a su esposa, sus dos hijas y su hijo de 8 años, y aunque tenía poca información ya que no se animaba a preguntar porque solían tildarlo de "loco", confiaba en que lo lograría porque había pasado varias crisis, un incendio, perder un negocio y superaron todo.

Llegar a Estados Unidos le significó 25 mil dólares, cuando el dólar estaba 1 a 1, y llegó a Miami para luego partir a Saint George, una ciudad de Utah cercana a Las Vegas a la que había apuntado por sugerencia de un exmisionero que había conocido, ya que buscaba una ciudad de clima seco debido a que su hijo padece asma. Su amigo Kevin Richie lo recibió en casa de sus padres, y comenzó a trabajar por la noche en un restaurante mexicano lavando platos, y durante el día limpiaba el complejo de departamentos donde había alquilado.

Aunque era líder en la Iglesia a la que iba en Córdoba, allí se unió a la mormona. Luego de seis meses conoció una familia cordobesa, de Alta Gracia, a la que visitaba. Fue la oportunidad para comprar su casa, ya que había conseguido otro trabajo en una fábrica de techos, donde poco después se convirtió en el conductor del montacargas, y se quedó por cinco años. Logró comprar una casa pese a los requerimientos legales, gracias a que su contadora envió un reporte por fax al banco que daba cuenta que tuvo un negocio por quince años en Córdoba, cumpliendo con los impuestos y generado ingresos.

Se independizó

Buscó independizarse y emprendió varias veces, una de ellas con un amigo argentino con el que creó una revista bilingüe, con la diferencia de la venta de su casa, y que no tuvo resultado y le significó el divorcio. Si bien no le fue bien con la revista, logró comprar dos casas, de las cuales alquiló una que se pagó sola y con su familia vivió en la otra más confortable, ya que donde vive la temperatura va de bajo cero a más de 40º C en verano. Después tuvo una nueva oportunidad con una franquicia de carne congelada, en la que posteriormente quebraron los proveedores, por lo que comenzó a distribuir mercadería para latinos que traía de Los Angeles y Las Vegas, y luego instaló un mini-mercado latino "Rancho Latino Market" en una ciudad cercana para no hacer competencia en la suya y lo hizo por dos años.

En la crisis del 2008 en la que todo se desvalorizaba, logró comprar un pequeño restaurante y desde entonces trabaja con "Las Lupitas Mexican Restaurante" y para ello formó la Compañía Coya AP para referenciar su raza y luego la sigla de Abra Pampa, que no se entendía por lo que quedó registrada como "American People". En 2006 fue entrevistado por un programa en español de Saint George, donde lo nombraron "el latino más progresista de Utah".

La familia a la par

La mayor de sus hijas, Georgina, ahora de 37 años, fue a la universidad para estudiar inglés; la segunda Romina culminó el High School y se casó, y el menor Juan José, que llegó a USA a los 8 años hizo primaria y secundaria y estudió Administración de Empresas. Actualmente todos sus hijos trabajan en el restaurante y el menor es el gerente, y cada uno tiene su casa y su familia respectiva, y le dieron varios nietos. Luego de su divorcio en 2012, Martín Tinte se volvió a casar y no funcionó, con lo cual se divorció y actualmente está de novio con una profesora peruana a quien visita esporádicamente.

Durante años fue un latino ilegal pero documentado, es que ya había conseguido un carné de conducir y un permiso para trabajar ni bien llegó, luego de insistir en la gestión abogando por sus derechos. Fue cuando se casó su hija en 2005 que Tinte logró la residencia en Estados Unidos y que le permitió volver a Jujuy a visitar a su familia de origen. Es que en la provincia aún tiene familiares, y logró visitar a sus seis hermanos y sus padres como había prometido. Actualmente tiene a su madre, ya que su padre falleció en 2013, y la que visita regularmente cada vez que puede. Por ahora ella está viviendo allá y visita a su novia en Perú, pero trata de volver a Jujuy.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...