Las estaciones de servicios ya hablan de un atraso de 38% en los precios de las naftas 

Este lunes, al mismo tiempo que desde el Gobierno oficializaba una compensación a las empresas petroleras por el congelamiento de precios de los combustibles, los precios internacionales del barril de petróleo se disparaba hasta un 13% debido a los ataques con drones sobre refinerías de Arabia Saudita.

El precio del petróleo Brent (del Mar del Norte) se aceró a los USD 68,50 por barril, luego de haber cerrado el viernes de la semana pasada a USD 60,21. Ante este "shock externo", desde el Gobierno señalaron que realizarán un "seguimiento" para ver su impacto en el valor de los combustibles, cuyo precio en el mercado local está congelado por decreto desde agosto, en el marco de las medidas de alivio económico.

¿Cuál será el impacto en las compañías locales? En el mercado interno se estableció desde agosto —a través de los decretos 566 y 601 de la Secretaría de Energía— un tipo de cambio de referencia de $46,69 por dólar y un precio de referencia Brent de USD 59 por barril.

La compensación que estableció el Gobierno es de $116,10 por barril (menos de USD 2), lo que llevaría el precio del barril a poco más de USD 60. "Lo que salió hoy no ayuda a compensar la pérdida de competitividad que tenemos en relación al resto del mundo. Y menos con lo que acaba de ocurrir con un barril internacional subiendo. Los compromisos asumidos este año se cumplirán pero claramente estamos perdiendo competitividad", explicaron a Infobae en off desde una de las petroleras con operaciones en Vaca Muerta.

En tanto, desde Vista Oil & Gas, la petrolera que fundó el ex CEO de YPF Miguel Galuccio, manifestaron que van a rechazar formalmente el subsidio ofrecido. "No solo está lejísimo de compensar el daño que los productores estamos sufriendo por la medida de congelamiento y pesificación del precio del crudo doméstico, sino también por la brecha que se abrió ahora frente al precio internacional", indicaron.

Por otro lado, consideraron que el pedido de desistir de la acción legal y de "indemnidad" por parte de las petroleras productoras frente a potenciales reclamos de terceros es un "despropósito jurídico".

La combinación de precios congelados a nivel local y precio del barril en alza en el mercado internacional no impacta en todas las empresas de la misma forma. Las que son exportadoras pueden ver algún beneficio, mientas que las refinadoras que se concentran en el abastecimiento al mercado interno —que en su mayoría importan materia prima— son las más complicadas.

"La situación actual a las empresas petroleras les reduce la asignación de presupuesto de sus casas matrices para poder invertir en países más convenientes y les limita la posibilidad de conseguir préstamos; y a los refinadores les aumenta las pérdidas por la importación de gasoil a precios más altos", detalló un consultor en temas energéticos. "Todas las refinadoras importan. El 25% del gasoil que se consume en el país es importado y estimo que van a tener pérdidas enormes", agregó.

Según estiman desde Fecac, la federación que agrupa a expendedores de combustibles del interior, los precios de los combustibles en las estaciones de servicio pasarán a tener un atraso de alrededor del 38%."La brecha va ser mayor que cuando se estableció el congelamiento. En ese momento era del 17% de atraso. Lo que está sucediendo hoy es que las petroleras pueden poner un cupo, especialmente para las estaciones blancas (las que no pertenecen a ninguna red) y destinar más producción al canal mayorista, que incluye el agro y empresas", destacó Gabriel Bornoroni, presidente de Fecac.

De acuerdo con una información publicada por la agencia Reuters, a fines de agosto, luego de la devaluación del preso tras las PASO y una vez que el Gobierno anunció el congelamiento de los precios de los combustibles, los proveedores mundiales de YPF recibieron un aviso donde la empresa les informaba que los contratos en dólares se pagarían a un tipo de cambio establecido, más bajo que el oficial.

La medida probablemente conducirá a una caída en las operaciones en Vaca Muerta, la reserva de petróleo y gas no convencional. Martina Gallardo Barreyro, vicepresidenta y analista de Moody's que se especializa en petróleo y gas en América Latina, dijo que un congelamiento del precio del combustible por parte del Gobierno y el posterior cambio de divisas de YPF implicaron una desaceleración de las operaciones en Vaca Muerta, aunque el alcance total es aún desconocido.

"Los proyectos que están al límite de no ser económicamente viables serán pospuestos. Esto es lo que sucede cuando no tienes una visión clara de lo que va a pasar en tus ingresos y el costo de financiación", señaló.

Al respecto, desde Vista Oil & Gas, que fundó el ex CEO de YPF Miguel Galuccio, manifestaron a Infobae: "vamos a rechazar formalmente el subsidio ofrecido. No solo está lejísimo de compensar el daño que los productores estamos sufriendo por la medida de congelamiento y pesificación del precio del crudo doméstico, sino también por la brecha que se abrió frente al precio internacional ( Brent aprox 70usd). Por otro lado, consideramos que el pedido de desistir de la accion legal así como el pedido de 'indemnidad' por parte de las petroleras productoras frente a potenciales reclamos de terceros es un despropósito jurídico".

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...