Valores para la juventud que no está perdida

Hoy se conmemora el Día de los Estudiantes y también el Día de la Paz, dos celebraciones que deberían ir siempre de la mano porque juventud tiene que ser sinónimo de paz. Ya que si nuestros jóvenes viven en paz, las sociedades actuales y venideras serán así, pacíficas y armoniosas. A los adolescentes que están por salir del secundario les propongo que sigan una carrera universitaria y que en sus tiempos libres se sumen a alguna organización que luche contra las problemáticas sociales a fin de que incorporen más valores de los que ya les brindan en la escuela, universidad y en el hogar.

Es que a medida que nos nutrimos de valores ocurren sensaciones muy positivas en uno mismo y en las relaciones que tenemos con el otro. Son más las sonrisas, las alegrías, aprendemos de lo malo y buscamos todo el tiempo construir una sociedad mejor.

En realidad todos tenemos que vivir en paz pero la juventud siempre va a ser protagonista en la sociedad. Ellos son los obreros del futuro que van a construir un mejor mañana creando un buen presente y aprendiendo del pasado. Por eso, todos debemos garantizarles paz y un bienestar que los incite a ser buenas personas.

Y para ello, no hay mejor enseñanza que la que nos dan los valores, esas que pueden estar en cualquier espacio institucional aunque dentro del mundo del voluntariado y las organizaciones son más expresivas. Porque allí, chicos y grandes, trabajan arduamente y todo el tiempo, ejerciendo buenas acciones.

Uno de los principales mensajes que enarbola la Fundación "Alas de Águila" que realiza labores de transmitir enseñanzas sobre valores a los jóvenes, es que la juventud no está pérdida, y yo adhiero.

Nosotros, los adultos, tenemos que ser los que los guían por el buen camino. Poder hacer eso con nuestros hijos y con otros chicos que precisan de ayuda, de un referente, sería una acción muy productiva y necesaria para la sociedad. Porque hay muchos adolescentes que no tienen referentes positivos y se refugian en otros que los confunden y los llevan por el mal camino como el de las adicciones y la delincuencia.

De ahí surge el interés que nosotros debemos tener hacia ellos. También hay quienes no caen en flagelos tan duros como ser las adicciones o la delincuencia, pero buscan sus referentes en la televisión y se alejan de la realidad. Es decir, no aprender valores.

Dentro del mundo de las organizaciones, hay múltiples oportunidades para que los jóvenes se sumen. Hay diversos espacios ligados a la lucha contra muchas problemáticas. Lucha que además de inculcar valores con armas como ser la solidaridad y la empatía, hace que la juventud tome protagonismo en el plano social, se movilice para cambiar realidades e incorpore ese ímpetu de justicia.

Esto puede ser muy importante para todos porque los jóvenes van a transmitir esto después a sus hijos y estas buenas acciones se irán traspasando de generación en generación. Ya son muchos los que están en alguna institución solidaria y participan activamente en problemáticas instaladas en la sociedad.

Dentro de la participación juvenil en espacios de voluntariado y otras organizaciones, quiero destacar al grupo "Narices Rojas" que en su mayoría está compuesto por adolescentes de 13 años en adelante que con el apoyo y autorización de sus padres visitan hogares para adultos mayores brindándoles contención en especial a los que están abandonados.

En fin, quiero felicitar a todos los estudiantes en su día. Y los que salen de la secundaria incentivarlos a que sigan estudiando y proponerles que se sumen a un espacio de participación social para que entre todos podamos vivir mejor.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...