Falta de ordenamiento de ambulantes en Perico

El comercio es un fenómeno que crece de manera significativa en la ciudad de Perico, puede que de alguna manera haya beneficios para un gran sector que vive del negocio y de la oportunidad de estar cerca de la feria mayorista, pero también existe una mayoría que se siente perjudicada por la falta de control municipal, en las normas de convivencia, pues la falta de ordenamiento de vendedores ambulantes, remises, vehículos particulares e indistintos compradores a diario, hacen la vida incomoda de los vecinos del lugar.

"Cada mañana tengo un auto estacionado en mi garaje y mi hija no puede salir, mi vereda es una mugre y de día sino es una música fuerte es un altoparlante", afirma Leonor Machaca, una abuela que cuenta los días para irse a vivir con su hijo a San Pedro.

Las ferias comerciales que adquirieron el reconocimiento nacional, ante la pasividad general y la complacencia social de los consumidores, son en la ciudad de Perico verdaderos centros comerciales que han crecido enormemente amparados en un trato diferencial en cuanto a impuestos y alquileres de su lugar de ventas, sino es fácil comprobar cómo otros comerciantes ubicados en el centro de la ciudad, muchos de ellos debieron cerrar por no poder afrontar los costos tributarios.

"Difícil trabajar así, yo traje buena ropa de marca, aposté a Perico porque es sabido que hay una gran demanda, pero los impuestos no se cobran por igual a este rubro, mira yo debía afrontar un alquiler de $15.000 mensuales más los impuestos, dije chau me vuelvo a San Salvador nomás", dijo Alejandro Burgos.

La venta ilegal, un mal que crece con la recesión, la pérdida de poder adquisitivo, la presión impositiva y el crecimiento del empleo informal hizo revivir a un sector que aparentemente estaba controlado por el municipio pero que ahora debe poner más inspectores de control. "Ya de por sí en esta calle Zegada, el tránsito es pesado, todos queremos vender, ahora se instaló un carro tipo colectivo y vende comidas, como si nada, se aparece a la tarde y trabaja toda la noche, esa gente tendrá todas las habilitaciones de higiene, etc. así como a uno que nos pidieron todos los papeles. No es justo porque seguro ahora vendrán más, se estacionan como si nada venden y se van", señaló una comerciante, Cristina Castro.

Una vecina, Ana García, manifestó que "ahora está llegando un carro grande, mire enganchado lo traen, ese mismo viene con un transformador, grupo electrógeno debe ser, pero hace mucho ruido encima, ya avisamos a Bromatología del municipio, y nos dijeron que no está habilitado, pero no sé qué esperan para sacarlo. Aquí también hay problemas con los remises truchos en fin, cuándo controlarán en serio, porque sí hay normas pero hay que poner gente para que exija el cumplimiento de las mismas, sabes que a las 19 ya no hay nadie controlando las calles, todo se llena, cualquiera vende en la vía pública, y con los vehículos, remises, puestos en las veredas, el barrio en un caos".

El presidente del barrio El Progreso, Aldo Sánchez, dijo que "la verdad la feria nos trajo beneficios, pero también problemas, lucho permanentemente para hacer valer los derechos de los vecinos, pero ahora se descontroló, por favor a las autoridades necesitamos orden, limpieza y seguridad", puntualizó Sánchez.

San Pedro: piden se traslade un contenedor

(Por Juan Pinto). Cansados del humo y el mal olor que despide un contenedor de basura que se encuentra ubicado a la vera de la ruta 34, vecinos del barrio Güemes de la ciudad de San Pedro, piden que se controle más, que las personas que prenden fuego a los residuos sean sancionadas o que se busque un mejor lugar para colocar el contenedor. 
Se encuentra justo donde confluyen las calles Santa Catalina y Martín Fierro, del barrio Güemes, en lo que se conoce como el último parque, frente a la ruta. Si bien, el contenedor, fue colocado ahí para brindarle comodidad a los vecinos y para colocar la gran cantidad de basura que en esos edificios se genera, con el tiempo comenzaron a presentarse otros problemas. 

El contenedor siempre está. Algunas veces con más basura que en días normales. El problema surge cuando al estar repleto de residuos, comienzan a desparramarse alrededor, formando un verdadero foco infeccioso. 
Sumado a esto, están los inadaptados, en su mayoría jovencitos, que andan deambulando por el barrio en horas de la siesta y que no tienen mejor idea que prender fuego a la basura del contenedor. Esto genera una espesa humareda, debido a la gran cantidad de plástico que hay y la inevitable contaminación del ambiente. El humo invade los departamentos cercanos y provoca serios problemas en aquellas personas que tienen afecciones respiratorias. 

Los vecinos han solicitado que se analice la ubicación de los contenedores, que se controle para que se vacíe diariamente y que se sancione a los que prenden fuego, que según ellos están identificados y son jóvenes del mismo barrio. 
También mencionaron que el humo que despide el contenedor, al costado de la ruta es sumamente peligroso, porque cuando el viento corre en sentido norte sur, obstaculiza la visión de los que vienen a toda velocidad por la 34. Lo que podría provocar serios accidentes, como ya sucedió en otras oportunidades, reiteraron.
Cabe destacar que barrio Güemes (conocido como los departamentos) tiene dos contenedores, uno frente al polideportivo y otro a la par de la ruta 34.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...