La venta de pan cayó hasta un 40 % en Jujuy

Debido a la crisis económica y a la temporada de calor, en lo que va del año la venta de pan cayó entre un 20 y 40 por ciento, en la capital jujeña. Según señalan algunos encargados, desde hace dos años el sector viene peleándole a la crisis, por lo que ven necesaria una nueva suba del producto.

Pese a que el último aumento del pan se registró a fines de noviembre del año pasado, por arriba del 20%, determinado por el Centro de Industriales Panaderos de Jujuy, a la fecha son varios los locales que no aplicaron todos los precios, en su mayoría, por mantener las ventas. Otros indicaron que debieron adherir a raíz de las constantes subas de impuestos, de insumos elementales como la harina y la competencia que existe con locales clandestinos.

También están quienes entienden que un incremento perjudicaría mucho más las ventas, por lo que buscan estrategias de consumo como las ofertas de bolsas de pan de 2 kilos a $100.

El Tribuno recorrió ayer panaderías de la zona céntrica y de barrios de la capital jujeña y pudo observar que, tanto el consumo del cliente como la cantidad de derivados de pan que producen los panaderos, viene disminuyendo.

"Se especula una nueva suba"

Contrariamente, lo que sufrió un incremento es la bolsa de harina de 50 kilos que pasó a costar de $980 a $1.350, según explicó la vendedora Marta Campos, quien atiende en una panadería del barrio 17 de Agosto.

Mientras preparaba un pedido expresó que, desde hace un tiempo, la venta de pan bajó notoriamente. "Antes el cliente solía comprar un kilo de mignón, ahora sólo lleva por unidad", dijo.

A su vez, recordó que tras la última suba, el kilo de mignón pasó a costar de $65 a $100 y aseguró que "se especula que podría haber una nueva suba".

Mercadería que no se vende

En otro local del mismo sector, señalaron que hacen el esfuerzo de mantener costos menores a comparación del último listado sugerido por el Centro de Industriales y Panaderos. La vendedora Luciana Salvatierra, acotó que a diferencia de la zona céntrica, los precios de pan en los barrios son bajos, indiscutiblemente. En tanto, mencionó que la competencia, además de existir con panificadoras ilegales, se da cuando "el cliente busca comprar el pan en despensas y sacan ‘anotado’ para pagar una vez al mes", mencionó.

Mientras que en una panadería ubicada en la avenida Almirante Brown, el vendedor Ezequiel Olivares apuntó que, frecuentemente, durante la temporada de verano, "las panaderías se ven muy afectadas con la poca producción de pan, la venta bajó entre 30 y 40%. A veces no se puede vender toda la mercadería, por lo que debemos ofrecer lo que queda a un precio menor; yo suelo quedarme con más de 20 kilos de mignón", sostuvo.

Con poca demanda pero se mantienen los precios

En el caso de una panificadora ubicada en el barrio San Pedrito, explicaron que el consumo de pan bajó notoriamente. Esto se debe a que “a medida que subieron los precios de diferentes insumos empezó a bajar el consumo del cliente. Antes llevaban $50 de pan, ahora compran $20”, dijo la vendedora Marleny Condorí.

En verano se consume menos

La situación es similar en una panificadora del barrio Alberdi; la vendedora Raquel Rojas, señaló que “durante la temporada de verano es cuando menos pan consume el cliente y eso nos está afectando con bajas de ventas del 20%.

Hasta ahora nosotros hemos podido mantener los precios y los fines de semana se puede vender un poco más. Tras la última suba, sólo incrementamos un 10% en el valor del pan”, dijo. Por último precisó que el inicio de la actividad escolar favorece las ventas del sector. “Escuché que se habla de una nueva suba, yo no creo que sea necesario”, relató la vendedora.

Disparidad de precios

Tanto en la zona céntrica como en los barrios, el costo de pan se presenta de manera dispar. Por ejemplo, se pudo observar que el kilo de bizcocho se vende entre $115, $120 y $95, el mignón a $64, $80 y $90, la tira de pan se ubica entre $25 y $30, la prepizza en $30 y $35, el pan de viena $35, el kilo de felipes de $85 a $90, grisines por 100 gramos van desde los $25 a $40, el pan de salvado parte desde $75 a $100, el pan rallado de $90 a $70, pan de miga $250 por molde, mientras que las facturas se pueden adquirir a $10, $15, $18 y $20 por unidad, dependiendo la zona.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...