Singular experiencia sonora con Carmen Baliero en Tilcara

TILCARA. Las visitas de Carmen Baliero a Tilcara tienen que ver con su trabajo sobre la libre creatividad musical. Conciertos, talleres y la experimentación en curso sobre la Piedra Campana que, traída desde la Puna, reposa tras el jardín botánico del Pucará. Allí la visitamos para conocer un trabajo que define como "un proceso de investigación que tiene que ver con generar, en la piedra y en su contexto, un concierto".

Nos dice que "la idea es de trabajar con los elementos que hay acá: las piedras, la tierra, el viento. La piedra vino de algún lado y está ahí en el centro, sola, y lo que quiero hacer es generar su visibilidad, porque las cosas al sonar se visibilizan. No golpearla nada más, sino generar que todo este espacio suene, generar cierta sensibilidad con los objetos de la naturaleza sin invadirlos con micrófonos, ni cables, sino trabajar con lo que hay".

Agrega que "es un proceso extraño porque no es que está el concierto hecho, lo primero que tenemos que hacer es investigar las posibilidades sonoras y tímbricas de este espacio, y con ese material se compondrá".

Inés González Prada, del Centro Universitario Tilcara, nos dice que "esto nació porque hicimos dos talleres con Carmen, con un grupo que tuvo continuidad. Los talleres surgieron de la necesidad de integrar algunas herramientas conceptuales vinculadas a la creatividad y al arte".

El Jardín Botánico del Pucará nació con la idea de ser un anfiteatro natural, y allí Baliero nos dice que "queremos darles vitalidad a los objetos del museo, con el aprendizaje de que se puede hacer música con cualquier cosa, que no necesariamente hay que tener una orquesta. Empezamos buscando diferentes formas de toque y de textura en las piedras, con frotación, con golpeteos, con que suenen en diferentes lugares".

En principio, el concierto debiera presentarse en el mes de mayo, pero nos dice que "como es un proceso de investigación, no vamos a apurarnos. Es difícil aprender a tocar una piedra. Yo me dedico a hacer música con objetos, eso que no es un instrumento. Me gusta transformar en instrumento musical los objetos, y transformar en objetos los instrumentos musicales. En la Vieja Estación, por ejemplo, hice un concierto en el que transformé los contrabajos en trenes".

De los participantes del taller, Francisco Núñez Rodríguez nos cuenta que "supe del taller, me sumé y me gustó. Supe que Carmen venía en enero y me prendí". Manuel Pemberton agrega que "llegué al taller sin saber qué era, no le tenía fe pero me cambió la vida. Me abrió la cabeza en un montón de cosas, como un clic, y ya cuando supe que íbamos a hacer un concierto con la Piedra Campana, me dije que tenía que venir".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...